Banner superior logo
Banner superior logo
Banner superior logo
La mujer ha sido muy importante en mi vida

La mujer ha sido muy importante en mi vida

II Plan Comunicación Mujer y emprendimienFoto CV + Bio MiniEscribe: Gabriel Masfurroll 

Estoy delante de mi ordenador a la espera que las musas me iluminen. Fijaros que he dicho musas y no “musos” palabra que no tengo ni idea de si existe pero suena a masculino y las musas inspiradoras son mujeres. Esto empieza bien. Debo escribir sobre la mujer y mi experiencia profesional a lo largo de mi vida con ellas. Deciros de entrada y quizás pueda parecer insolente, pero nadie me ha pedido jamás un artículo parecido sobre hombres y quizás sería necesario. Tener que escribir ad hoc sobre las mujeres en su ámbito profesional ya es de por si, una discriminación hacia ellas y lo dice todo del mundo en que vivimos, aunque bien es cierto que el mundo occidental podría ser el paraíso comparado con otros ámbitos del planeta donde la mujer es discriminada de forma brutal. Dicho esto, voy a tratar de cumplir con rigor mi misión, mezclando racionalidad y sensibilidad. A ver si acierto.

Empezare diciendo que juego con ventaja. De hecho, personas que me conocen bien, dicen que tengo una parte de mi que tiene un toque femenino. Otros hombres seguro se sentirían ofendidos, yo no, todo lo contrario, me honra y dejadme que os diga que me da muchas ventajas.

Os preguntareis el porque. Yo también lo hice. La razón es obvia. Nací en el seno de una familia de mujeres empresarias. Ellas y no sus maridos eran las emprendedoras, las líderes de la empresa. Dos mujeres, mi abuela paterna y su nuera, mi madre, que en la segunda mitad del siglo XX de la nada, desde Manresa, crearon una empresa de moda de mujer, llamada Carmen Mir que acabo convirtiéndose en pionera en nuestro país. Ellas junto a Pertegaz, Santa Eulalia , Pedro Rodríguez, Elio Berhanyer y pocos mas, consiguieron logros que hoy en día deberían ser considerados heroicidades empresariales. Que nadie olvide que salíamos de la postguerra y que España era un país pobre, poco conocido y considerado. Si a ello añadimos que en aquel entonces las mujeres para viajar , salir del país y obtener el pasaporte, debían pedir permiso a sus maridos o padres, solo con este detalle se entiende todo. Pues bien, este par de mujeres, lograron crear una marca de prestigio y llegaron a exportar allende de nuestras fronteras, a países como EEUU, ciudades como NY, LA y Houston y vender a clientes como Saks y Begdorf Goodman. Y yo me crié en este ambiente. Esto influyó muchísimo en mi.

La mujer ha sido muy importante en mi vida. Mi primer empleo como economista en un hospital, me llego a través de la Directora Económica del Hospital de Sant Pau, María Dolores Subirana, que fue mi primera jefa, eso si, con la bendición de la entonces súper gerente y gurú de la gestión hospitalaria, Esperanza Martí. Así pues, de nuevo, empiezo mi andadura profesional, bajo el mando de dos extraordinarias mujeres de las que aprendí muchísimo y a las que debo mucho, pues parte de lo que soy, se lo debo por haber confiado en un pipiolo de 23 años que poco o nada sabia de hospitales. Ellas confiaron en mi y creo que correspondí como merecían.

Es más, Esperanza Martí, a la sazón, también gerente de la Fundación Puigvert, al cabo de tres años me ficho para dicha Fundación. Luego a lo largo de mi carrera profesional, siempre me he rodeado de mujeres muy potentes, eso si, sin desdeñar a los hombres, pues yo creo en la importancia de la armonía en los equipos. Mi mano derecha y que ha estado siempre a mi lado, a las verdes y a las maduras, es Sol Jorge, un prodigio de mujer en todos los sentidos. Dura como el acero y sensible y generosa como nadie. Otras muchísimas mujeres que me han ayudado y a las que también he ayudado en todo lo que he podido, están por estos mundos de Dios desarrollando con éxito sus carreras profesionales y algunas aun siguen conmigo. Destacar porque lo merecen a Esther Sultán, un prodigio de sentido común e inteligencia. Paula García, que cuida y vela por la Fundación Alex ( www.fundacionalex.org) y muchas mas cosas de mi entorno profesional. Satisfecho y orgulloso de todas ellas. Algunas, al igual que hombres que colaboraron conmigo, unas han sido mas agradecidas que otras. Yo lo estoy a todas ellas pues de todas aprendí y me hicieron mejor. También creo que di todo lo que tenía y sabia para que crecieran y prosperaran.

No querría terminar estas líneas sin citar a dos personas cruciales en mi vida. Cris, mi esposa, una profesional de la enfermería con una vocación infinita que sigue preservando de forma muy íntima  y a la que conocí a la semana de estar en el Hospital de Sant Pau y que a pesar de todos los avatares vividos, llevamos casi 40 años juntos y unidos. Hemos pasado momentos fantásticos y también muy duros, pero juntos conseguimos crear el proyecto más importante de nuestras vidas, nuestra familia. Tuvimos tres hijos. Uno de ellos, Alex que nació con el Síndrome de Down, falleció a los 3 años. Fue durísimo. Estas situaciones o te unen o te destruyen. Lo superamos pero no fue nada fácil. Luego nació Paola y estuvo casi tres años al borde de la muerte. Ahí Cris sacrificó su profesión y se dedicó 100% a ella igual que hizo con Alex. Luego con el tema resuelto y al empezar mi aventura como empresario, dejó la enfermería para velar por el back office familiar que para nosotros era y es nuestro gran proyecto. Somos padres pero también abuelos de dos peques a los que adoramos y nos dan vida. Son hijos de nuestra nuera, vaya , es ya una hija mas y a la que queremos un montón, la abogada y súper madre Catiana y de Gaby nuestro hijo mayor que es quién en silencio y desde muy niño ha vivido y ha asumido muchas veces el papel de catalizador de muchas cosas. Siempre ha sido mas maduro de lo que su edad significa. El ha sido un pilar familiar y se lo agradecemos. Aunque puede parecer divertido y curioso, Gaby a veces nos ha hecho de padre y mentor, muy curioso pero también muy necesario en algunos momentos críticos de nuestras vidas. Por su parte, hoy en día Paola, nuestra súper hija es una mujer fantástica. Estudió con brillantez y además practicó el hockey hierba con éxito . Ha trabajado en Londres en el durísimo mundo financiero. Ahora sigue en él pero ya en España y también con éxito. Es respetada y a la vez querida por los que la rodean. Tiene un ángel especial, brillante y empático. Perfeccionista y auto exigente, algo muy común en las mujeres que para llegar a alcanzar la altura profesional de los varones, tienen que esforzarse mucho mas. Esto es a grandes trazos la importancia de la mujer en mi vida y mi vida con las mujeres. Me siento cómodo trabajando con ellas y creo que ellas conmigo. Tengo muchísimas buenas e intimas amigas mujeres con las que he compartido y sigo haciéndolo, trabajo, amistad, afecto y complicidades. Respeto y amor. Así debe ser la vida aunque no siempre lo es. Espero haber cumplido con la misión encomendada, es mas, creo que estas líneas son bastante mas, casi un striptease personal.

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − cinco =