Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
La unificación de tarifas se aplica sin novedades dignas de mención

La unificación de tarifas se aplica sin novedades dignas de mención

Enrique GonzálezEscribe: Enrique González, Actuario de seguros

El pasado 21 de Diciembre 2012, como todos sabemos, se terminó con la discriminación de género en las en las tarifas de seguro, ¿Qué ha sucedido con las tarifas?. Se han unificado,  naturalmente, no podía ser de otra manera. ¿Pero cómo se ha hecho? ¿Se han creado nuevos  productos sesgados?

Resulta muy curioso constatar que en nuestro mercado, parece no haber pasado absolutamente nada, se ha producido obligatoriamente una unificación tarifaria y la innovación de productos, por el momento ha sido muy marginal, algún producto de los denominados rosas y poco más.

En el seguro de vida, que fue de los pioneros en esta discriminación tarifaria, inicio su aplicación en 1.977, no ha brillado ahora con una nueva generación de productos novedosos; hay muy pocas novedades y la mayoría ya existían.

El mercado asegurador español, en seguros de Vida Riesgo, parece haber optado por el camino más fácil; a saber, inclusión de una garantía de Graves Enfermedades restringida a “enfermedades femeninas”, la incorporación de una renta de orfandad, la muerte simultanea del cónyuge en el mismo accidente, una garantía en capital o renta en situación de de dependencia severa, y alguno ha ligado la contratación del contrato a una contribución del 1 % de las primas del producto a la investigación del cáncer a través de una fundación. Esta si es toda una acción innovadora y según este organizada puede ser muy rentable para el asegurador.

La perplejidad es el sentimiento que más he sentido por tan  brillantes y arriesgadas ideas y garantías innovadoras, mientras buscaba las reacciones del mercado en este tiempo y para esta nueva situación; como decían antes en los circos, lo nunca visto, lo más espectacular; y yo añadiría, y lo inconcebiblemente inesperado.

Quizá sea un efecto desorientador, causado por la coincidencia en el tiempo por los efectos causados por la eliminación de la discriminación de género en las tarifas, la descatalogación de las tablas de mortalidad GKM 95 y GKF 95 y la imposición por la Dirección General de Seguros de las tablas de mortalidad Pasen 2010.

Demasiados acontecimientos para tan corto espacio de tiempo, eso es lo que ha pasado, seguro, ¿O no ?

Admito que la tentación más simple de toda esta situación es lo que se ha hecho, unificamos las tarifas hombre – mujer y fin de la historia, seguimos todos a lo nuestro. Aun así de sencillo, esta unificación se podía hacer de varias maneras; la mas facilona “ Todos los contratos nuevos con tabla PASEN 2010 masculina”; ciertamente es muy cómodo y sencillito y no hay que meterse en la historia y los líos de diseño y arranque de nuevos productos.

La opción de unificar con una tarifa mezclando mortalidad de hombres y de mujeres, lo que supone una mejora en el nivel de prima para los hombres y un encarecimiento para las mujeres, pero bastante menor para ellas que utilizar solo la tarifa de hombres; no es esta una mala salida.

Para mí, y aun a riesgo de que me acusen de populista, de carecer de principios técnicos, de desconocimiento de la realidad del sector, de las penas del infierno, y de cosas peores que no me preocupan, pues aunque me ducho diariamente, allí no pienso ir; la opción que me parece más resultona, teniendo en cuenta los tiempos que corren es aplicar la unificación con la tabla de mortalidad Pasen 2010 femenina; ya va siendo hora de unificar por lo bajo.

 

Por favor, si a Vds. les digo, a los que más gritan, ¿Me dejan que explique mi punto de vista ?

¡ Sigan Vds. mi argumentación y no pierdan detalle ! ¡ Luego me ponen a caldo! ¡ Me lo merezco por radical ¡

Desde que se implanto el uso de las tablas de mortalidad GKM; primero las 70, luego la 80 y así hasta la última del 95, el mercado a venido utilizando para el cálculo de las primas solo un % de la Qx de la tabla de mortalidad, y ello en base a un principio general de que la selección que se realiza en la suscripción permite hacer disminuir la Qx del riesgo concreto. Esta hipótesis de la bondad de la suscripción ha llevado a concluir hace ya varios años, que el margen de mortalidad de la GKM y GKF 95 estaba en el entorno del 52% de la Qx.

Esta realidad, compartida por la mayoría si, no por todos los reaseguradores internacionales que actúan en nuestro mercado;  es la que determina las tasas de primas de cesión de los excedentes de capital suscrito sobre el de propia retención de las entidades de directo a sus reaseguradores, que aun hoy siguen fijando sus tarifas de cesión en función de la GKM 95 y de la GKF 95, pues la discriminación de género sigue existiendo en el reaseguro, que no se ha visto afectado por la famosa sentencia.

Ciertamente, la consideración del efecto de la selección en la suscripción y teniendo en cuenta la incidencia, que en el mercado de reaseguro, tienen los aumentos de la capacidad de retención propia de las aseguradoras, ese margen de mortalidad para ellas es muy importante; tanto que incluso hay cotizaciones por debajo del 45% de la Qx de la GKM 95 y GKF 95; debe pues concluirse que es un negocio rentable para el reasegurador.

Entiendo por tanto como una política de tarificación perfectamente viable, en seguro de riesgo vida, que el asegurador optase  por la unificación de tarifas a PASEN 2010 mujeres, al 100% de la Qx, para operaciones de riesgo masa con capitales hasta 100.000 €, y menores de 50 años de edad, aun cuando se trate solo de una aplicación provisional de 5 años a cada póliza,  pasando después de ese tiempo, a una aplicación unisex del 80% de la Qx,. Creo situaría al seguro de vida riesgo en la lanzadera que se precisa para que su uso se extienda a una buena parte de la población, aun en tiempos de crisis.

Con seguridad, los resultados serán buenos, y solo con  una declaración de salud sencilla. La gente dice normalmente la verdad y no hay que tener miedo a que nos traten de engañar en  la suscripción, pues cuando lo hacen, o bien es porque están dirigidos por quien sabe hacerlo y estos nos seguirán colando goles, o bien es porque nadie le preguntó, que pasa demasiadas veces.

El seguro de vida  riesgo necesita una explosión demografía de clientes no ligados a bancos, de forma que seamos capaces de hacer de él algo normal, convertirlo en una necesidad, que nos preocupe a todos su falta.

Esto es compatible, pues nada lo impide, que con un criterio de selección médica, con los estudios clínicos y médicos correspondientes, según el capital a suscribir y la edad del candidato, puedan establecerse, sea cual sea la tabla de mortalidad base de cálculo de las primas, los descuentos tarifarios que correspondan según el resultado de las pruebas, llegando así a la situación optima de personalización de las tarifas, no solo para agravarlas con sobreprimas por estado de salud, actividades deportivas y de ocio, como se viene haciendo hasta el momento.

En el seguro de vida riesgo no es todo producto, garantías y tarifas, sino criterios de  selección y tarificación que deben considerarse en la innovación del sector.

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Fran Abián

    Comparto contigo, Enrique, que se debería de haber unificado con la PASEN 2010 mujeres

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =