Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
Una lección de arte y horticultura.

Una lección de arte y horticultura.

Mi amigo Javier

Estimado Carlos: Hoy voy a proponerte otro tema de botánica, pero como siempre con aplicación artística y fotográfica.

Verás, todos más o menos sabemos que en la antigua Grecia se utilizaban principalmente tres tipos de capiteles, las partes altas de la columna donde se apoyan el arquitrabe y el friso.

a1
a2

a.- Dórico (a1),   b.- Jónico (a2),    c.- Corintio (a3). Había otros como el Eólico pero esos no han pasado al conocimiento popular.

A todos nos enseñaron que el Dórico era recto, el Jónico que llevaba dos elegantes volutas y el Corintio que se adornaba con hojas de acanto. Había una diferencia entre el acanto romano y el griego más puntiagudo, pero eso era ya para nota.

a3

Y bueno…así quedó la cosa.

Pero pasan los años y a veces a uno por casualidad le entra la sana curiosidad y un día se pregunta: ¿qué será eso de hojas de acanto? (nota: iba a poner, qué coño será eso de hojas de acanto, que tenía más fuerza, pero no me he atrevido, se ve que te tengo respeto).

Y si se mira el diccionario pone: 1.-Planta de la familia de las acantáceas, perenne, herbácea, con hojas anuales largas rizadas y espinosas. 2.-Adorno hecho a imitación de esta planta característico del capitel del orden corintio.

a4

Y entonces se cae en la cuenta de que no se trata de una planta mitológica de las que podíamos imaginar que Iris, la mensajera de los dioses daba de comer a Pegaso, el caballo de Zeus. Se trata de algo más prosaico, más rural, y un día al tropezarnos con ella en un jardín (a4)  notamos la alegría que se experimenta al encontrar esa pieza del puzzle que se nos resistía.

a5

La misma que se siente al descubrir el sentido de alguna frase, en principio oscura, que los maestros del conceptismo, Quevedo, Gracián, deslizaban en sus bellas páginas. Descubrir que la batalla nabal, no era en el mar sino en tierra, arrojándose nabos o que los cardenales que le acompañaban a la salida de la cárcel no rezaban, al ser las señales de los golpes recibidos.

Bueno, después de esta larga introducción, lo que te quería contar, Carlos, es que el acanto, como toda planta que se precie no sólo tiene hojas, sino que además florece (a5).

a6
a7

Y nuestro acanto desarrolla  una espiga floral con flores entre 3 y 5 cm. de longitud, blancas y protegidas por brácteas espinosas(a6). El labio superior de la corola suele estar teñido de violeta o de verde (a7).

Ya sabes que todas las flores, de cerca, son muy bellas (a8).

a8

Por cierto que en el  jardín exterior de la casa siguiente a la tuya, en Getxo, puedes admirar, pegados al muro, 3 bonitos macizos de esta planta tan inmortalizada.

Y ya como colofón te propongo una actividad. Como hasta mayo – julio, no vas a poder ver la flor del acanto, porque al igual que otras muchas tiene la costumbre de salir en primavera, te propongo que mates la espera fotografiando capiteles. Es una colección preciosa que puedes enriquecer en los innumerables y no muy bien conservados monumentos que jalonan nuestra geografía (a9) (a10).

a9

Esto suele ser un plus en las visitas turístico- artísticas que realizamos y luego en casa al ver juntos capiteles de mil lugares, la imaginación no para de trabajar, que es lo bueno.

a10

Hasta pronto y saluda a todos los de tu blog de mi parte.

Un abrazo de tu amigo,

Javier

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 8 =