Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
Seguro de Autos, datos y soluciones convergentes

Seguro de Autos, datos y soluciones convergentes

(Quionia Tilve, Adjunta a Dirección de la correduría Llerandi, aporta una visión complementaria a la situación actual del seguro de Autos y propone soluciones de convergencia entre Corredores y Compañías)

En febrero de 2006 escribí para AA un artículo titulado “Guerra de precios en autos: ¿alguien no ha sentido sus consecuencias?”. Comenzaba el artículo haciendo referencia a que todas las compañías con las que hablaba aseguraban que la competencia estaba haciendo locuras con las tarifas, mientras que la que me hablaba aseguraba convencida que no tocaría sus tarifas más que bajo estrictos criterios de necesidad y rentabilidad, a pesar de exponerse a un problema de crecimiento. Casi cuatro años después, seguimos hablando de guerra de precios, pero hoy el discurso de las compañías consiste en confirmar haber entrado a la guerra en un determinado momento, obligada por las circunstancias de mercado, pero que ya han renunciado al juego ante el riesgo de caer de forma irremediable en un problema de rentabilidad.

Confieso que nunca pensé que la guerra de precios pudiera durar tanto. Puesto que ya no me creo nada, para intentar saber qué nos depara el futuro de la guerra de precios he acudido a los números, que mienten menos. Según el informe El Mercado Español de Seguros en 2008, publicado recientemente por Fundación MAPFRE, “la situación económica actual está provocando una contracción en la demanda de aseguramiento, caracterizada por el estancamiento o reducción del número de riesgos asegurables y la preferencia por productos y coberturas  más económicos, lo que origina un crecimiento del índice de anulaciones, y una competencia cada vez más intensa, con presión a la baja sobre las tarifas”.

Se podría decir más alto, pero no más claro, esa es nuestra foto actual. Tras analizar cifras y comentarios destaco:

  • El número de vehículos asegurados no ha parado de crecer en los últimos años, un 32,8% entre 2000 y 2008. Pero el ritmo de crecimiento se ralentizó de forma importante en 2008 (las nuevas matriculaciones cayeron un 30%) y lo continúa haciendo en el 2009 (un 36% a agosto de 2009 respecto al mismo período del año anterior).
  • En el año 2000, el resultado técnico-financiero sector continuaba arrojando números rojos, era negativo. A raíz de aquello se produjo una corrección al alza de la prima media, que entre 2000 y 2004 creció nominalmente un 23%. A partir de ese año se invierte la tendencia y desde entonces ha decrecido invariablemente. Entre 2004 y 2008 la bajada ha sido del 8%. En 2008 decreció 3,4% y para 2009 se estima que continúe esta tendencia.
  • El volumen de primas de seguro directo el año 2008 decreció un 1,8%. A marzo de 2009, el decrecimiento es del 7,3%.
  • Durante 2008, las frecuencias de siniestros se mantuvieron estables para casi todas las coberturas o se redujeron, destacando el descenso de la frecuencia de siniestros de RC corporal, que son las de costes medios más elevados, como consecuencia de las medidas de seguridad vial. El comportamiento de los costes medios fue muy moderado en general, con un repunte del 20% en la garantía de robo.
  • El resultado de la cuenta técnica continúa siendo positivo, aunque cada vez está siendo más ajustado. El ratio combinado a junio es del 96,5%.

A la vista de estos datos, se me ocurren varias reflexiones:

  • El sector asegurador es particularmente estable, rentable y solvente. Lo hemos leído en todas partes. Su regulación es conservadora, y no se ha visto afectado apenas por activos tóxicos. Además, sus directivos tienen fresco el recuerdo de las consecuencias de la anterior guerra de precios. En fin, parece difícil pensar que las compañías vayan a ver comprometida su situación financiera a corto-medio plazo, y parece difícil también que los ejecutivos vayan a permitirse el lujo de volver a cometer errores del pasado. Sí, pero también parecía impensable lo de AIG, Fortis, ING, etc. La base del seguro es la incertidumbre, y esa está ahí, siempre acechando.
  • Una guerra de precios, en si misma, no tiene por qué ser algo malo, sino más bien al contrario, puede ser un mecanismo regulador del entorno competitivo y ajustador de márgenes, que revierta en beneficio del asegurado.
  • Cuando las compañías ya no pueden bajar más los precios, si no se produce ningún cambio estructural que propicie mejoras en el comportamiento siniestral, la solución pasa en un primer momento por reducir los gastos. En primer lugar, los gastos de adquisición, principalmente las comisiones al mediador (no olvidemos que en 2006 desaparecieron definitivamente los rápeles por producción). En segundo lugar, los gastos de estructura, a través de mejoras en eficiencia. Ahora bien, no es fácil conseguir mejorar la eficiencia a corto plazo. Si lo que se recupera en eficiencia es menos que se recorta en gastos, entonces la calidad de servicio se ve afectada, y todos los  participantes del sector se ven también perjudicados; el cliente. En tercer y último lugar, la retención de cartera, consiguiendo que el cliente mantenga su póliza sin variación de prima, cada vez más difícil de conseguir porque el cliente está día a día más informado y tiene una necesidad acuciante de disminuir sus gastos.
  • Me detengo de nuevo en el apartado dos comentado anteriormente, sobre la reducción de gastos de estructura y lanzo un mensaje a las compañías de seguros, la reducción de gastos de estructura no es conseguir trasladarlos a los mediadores, puesto que al final, no se conseguirá la eficiencia buscada. Se hace necesario un acuerdo marco institucional para la unificación de criterios, sobre todo informáticos, de modo que la gestión de pólizas, recibos y siniestros se unifique en la medida de lo posible.

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Pingback: ¿Caerá la prima media del seguro de autos en 2010? « El blog de Carlos Biurrun

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − uno =