Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
Hablar menos y hacer más, actitud ante la crisis

Hablar menos y hacer más, actitud ante la crisis

(Acabo de recibir de mi amigo Josechu Borrue la historia que a continuación transcribo y que contiene una buenísima moraleja, en línea con mis deseos de primeros años en este mismo blog de hablar menos y hacer más. Me gustaría iniciar un flujo de opiniones alrededor de esta historia. Invito a los lectores a participar) florconmosca21

Había una vez una persona que vivía al lado de una carretera donde vendía unas ricas albóndigas con pan. Estaba muy ocupado y por lo tanto no oía radio, no leía los periódicos ni veía la televisión.

Alquiló un trozo de terreno, colocó una gran valla y anunció su mercancía gritando a todo pulmón: ‘Compren deliciosas albóndigas calientes’. Y la gente se las compraba. Aumentó el consumo de pan y carne. Compró un terreno más grande para poder ocuparse de su negocio, y trabajó tanto que dispuso que su hijo dejara la Universidad donde estudiaba Ciencias Comerciales a fin de que le ayudara.

Sin embargo, ocurrió algo muy importante; su hijo le dijo: “Padre, ¿tú no escuchas la radio, ni lees los periódicos, ni ves la televisión…?.. Estamos sufriendo una grave crisis. ¡La situación es realmente mala; peor no podría estar!.

El padre pensó: Mi hijo estudia en la Universidad, lee los diarios, ve televisión y escucha la radio. Debe saber mejor que yo lo que está pasando…

Compró entonces menos pan y menos carne. Quitó la valla anunciadora, dejo el alquiler del terreno con el fin de eliminar los gastos y ya no anunció sus ricas albóndigas con pan. Y las ventas fueron disminuyendo cada día más. “Tenías razón hijo mío”, le dijo al muchacho. “Verdaderamente estamos sufriendo una gran crisis”.

MORALEJA

No sigamos hablando de crisis. Hablemos sólo de hacer buenos negocios, buenos trabajos y buenas tareas.
Si nos programamos para fracasar, fracasaremos.
Si nos mentalizamos para ganar, ganaremos. Es una simple elección personal.

“Para tener éxito no tienes que hacer cosas extraordinarias. Haz cosas ordinarias, extraordinariamente bien

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Cesar

    Efectivamente, hay una desconfianza en la calle, que lo único que genera es más desconfianza y negatividad en el resto.

    Ha hablado con varios colegas, y no todos, pero si unos cuantos, están de acuerdo en que hay que proponer más líneas comerciales dentro de nuestros negocios, en mi caso Correduría de Seguros, sin miedo, pero también sin ir contra la línea de flotación en cuanto a costes.

    Es necesario salir a vender, ser proactivos con nuestros clientes y con los potenciales clientes, y no quedarse parado, ya que el efecto de hacerlo sería como el de dejar un montón de arena en la mano y ver como se va esfumando entre los dedos.

  2. Carlos

    Efectivamente este efecto se conoce como el de “profecía autocumplida”. Hace años se hizo un experimento con estudiantes americanos. A unos niños de una clase se les dividió en tres grupos en función de su coeficiente intelectual. Pero a los profesores se les indicó al revés los grupos. Al final del periodo sacaron mejores notas los que realmente tenían menos coeficiente. La conclusión que sacaron es que los profesores pensando que el grupo C eran los que tenían menos coeficiente les dedicaron menos tiempo, los dieron por perdidos. Lo que llevó a que aprendiesen menos.
    Llevándolo a nuestro caso, si todos pensamos que es imposible salir de la crisis no se invertirá en nuevos proyectos lo que hará que efectivamente cueste menos salir de la crisis.
    Pero por otro lado está claro que la crisis es una crisis tremenda. Por poner un ejemplo, Fagor en la crisis del 93 descendió en sus ventas un 6% mientras que este año la caída ha sido del 20% !!!. La clave: generar confianza. Y los principales actores para ello: los bancos. Ahí es donde hay que actuar y no se entiende que el Gobierno no actúe de forma más incisiva.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 13 =