Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
Autos: ¡hablemos claro!

Autos: ¡hablemos claro!

Desde más o menos el año 2002-2003 los resultados técnicos del Seguro de Autos son especialmente favorables, con ratios combinados del orden del 88%. Se oyen voces haciendo referencia a una perspectiva de futuro nuevamente deficitaria en resultados como consecuencia del incremento de la competencia y la reducción de los precios. Ya he indicado que el augurio de una nueva debacle en los resultados futuros no es previsible,…quizás sea inevitable que ese sea el discurso externo del sector, pero no me parece que vaya a ser una realidad, al menos en términos de pérdidas.

Parece obvio que “las leyes de mercado” harán que los beneficios actuales, en mi criterio excesivos en una lógica de mercado libre y competitivo, se reduzcan pero sólo moderadamente. A nivel micro, el planteamiento estratégico sería el de una “gestión eficiente, con crecimientos internos cortos y con un ratio combinado del 95%-96%”. Adoptar medidas de una suscripción ajustada al riesgo, aunque con mayor mutualización que la actual, gestionar adecuadamente las bonificaciones en función de las garantías, experiencia siniestral y perfil del asegurado, y desarrollar políticas de fidelización de clientes son ya habituales, pero la innovación y la diferenciación estará en el acierto práctico de su aplicación. Tanto el mercado y sus estrategias, como los factores externos al seguro, muy importantes, van a favorecer que no se produzca, al menos a corto-medio plazo, una caída brusca de los resultados. La aparición de nuevas entidades, con sistemas más directos de aproximación al cliente, se explican por los resultados actuales y previsibles.

En términos técnicos fácilmente comprensibles, los resultados dependen de la evolución de la frecuencia y el coste medio de los siniestros y de la primas medias. Todo parece indicar que, por diversas razones, como la previsible desaceleración económica, con una consecuente reducción de la “exposición al riesgo” (medida por kilómetros recorridos o consumo de carburantes y un cierto desarrollo de la seguridad vial) y la concentración social, la frecuencia siniestral, especialmente en siniestros graves, va a seguir reduciéndose. Esta evolución resulta fundamental para el sector y posibilita la estrategia de incremento de competencia. La reducción del número de muertos y heridos graves, a pesar del incremento del parque, resulta clave. Los costes medios de los siniestros corporales ya se sabe que, en términos homogéneos, se incrementan en el IPC, pero todo indica que una reducción de la frecuencia va acompañada también de una disminución de la gravedad media de los mismos. En consecuencia, con las herramientas técnico-asistenciales disponibles y la tendencia actual del mercado da la sensación de que el riesgo de deslizamiento de los resultados está controlado. Quizás esta teoría no sea aplicable a todas las entidades y algunas se encuentren en la banda ya peligrosa para soportar reducciones de las primas medias.

La situación actual de mercado exige medidas finas de ajustes de precios y una estrategia desarrollada de fidelización de clientes; la teoría clásica de competir a través de costes ajustados y servicio esmerado vuelve a ser clave. Durante el periodo de malos resultados fue posible una estrategia de segmentación estricta en la suscripción, siniestralidad muy baja y costes altos de retribución a la Mediación pero ahora, parece más difícil de desarrollar. Quizás todavía la innovación en garantías y, especialmente en la gestión de los siniestros, tenga camino por recorrer.

En resumen, exceptuando el riesgo derivado de la quinta directiva, y una consecuente y necesaria elevación de los importes del Baremo, que supongo se está abordando desde la DGSFP y cuantificando en UNESPA, y que requiere una actuación de otros partícipes, las perspectivas de los resultados de los Seguros de Autos los considero razonablemente favorables aunque inferiores a los actuales, que evalúo insostenibles.

Estoy convencido de que esta opinión es compartida por directivos y técnicos del sector…aunque no lo digan en público o por escrito y se muestren prudentes.

El quid está , a medio plazo – quizás hasta 2010 – en desarrollar una gestión controlada y eficiente con crecimientos suaves, mayor fidelización y ratios combinados más elevados pero favorables.

JUAN JOSÉ LECANDA

CONSULTOR DE BIURRUN CONSULTING S.L.

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =