IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
Mientras tanto…

Mientras tanto…

IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01

"Sin duda, como muchos otros, siento que me he pasado media vida soñando en el futuro. Cambiemos eso." (Carmen Dolz, fundadora de Mujeres Sin Edad)

Por Carmen Dolz

MIENTRAS TANTO…

Mis vacaciones ya se han esfumado… Y aunque parezca extraño, sigo feliz. Este año he podido disfrutar de un auténtico veraneo.

Me he dedicado a contemplar el sol, la luna, la arena blanca, a prestar atención al ruido de las olas del mar golpeando la orilla rocosa, al silencio y, por supuesto, a conversar con los míos y especialmente conmigo. Porque hay demasiado ruido alrededor de nosotros todo el año: hijos, familia, trabajo, amigos,… apenas puedes reconocerte en el otro y no te digo, contigo mismo! Suena algo tópico¿verdad? porque eso es lo que nos aconsejan cada verano multitud deartículos, revistas vinculadas al bienestar y frases hechas en las redes sociales. Y, honestamente, es lo que cada verano no hacemos y menos aún el resto del año.

Pensando en un futuro mejor,  me había olvidado del poder del Mientras TantoLa cuestión es que lo ignoramos por estar ocupados en planificar nuestro futuro. Más allá de nuestras responsabilidades, lo hacemos pensando en todo tipo de “tengo que hacer” “quisiera  tener” “ cuando esté listo, acudiré”, “ lo conseguiré más adelante” “ahora no tengo tiempo…”…Y así, día a día, nos olvidamos de algo tan preciado como el propio presente, en este momento. Ese “Aquí y ahora” en el que se basaba la novela “La isla” de Aldous Huxley, escrita en 1962.

“Pensando en un futuro mejor,  me había olvidado del poder del Mientras TantoLa cuestión es que lo ignoramos por estar ocupados en planificar nuestro futuro.”

Y vinculado con el deseo de tener porque no tengo, nos empeñamos casi siempre en darle forma de futuro. La inmortalidad no existe, aunque el profesor Cordeiro y algunos otros científicos  se empeñen en afirmarlo. En cualquier caso, si así fuera y siguiendo sus teorías, lo será después de que una o dos generaciones dejemos de existir.¿Por qué no pensamos mucho más y mejor en nuestro presente, en lo que es real?

Fruto de esta inquietud por el mientras tanto he revisado en cuántos otros órdenes de la vida no se aplica este concepto y que debería incorporarse como una prioridad.

Conectada con la realidad del entorno, contemplo por ejemplo, cómo la clase política enfrascada en sus castas, produce discursos y constantes promesas de futuro, frente a lo que importa de verdad sobre el bienestar a la mayoría de los ciudadanos. Según el interés partidista, nos ilustran sobre esa o aquella promesa dada, deseando que se convierta en una realidad futura o en un billete de vuelta a empezar.

En nuestras ciudades, el urbanismo avanza y se transforman o se conforman nuevos barrios. Planes de futuro que tardan muchos años en desarrollarse y que olvidan en muchos casos el valor del momento presente. Por miedo, por falta de iniciativa o por interés, no se considera oportuno abrir muchos espacios al mientras tanto. Hay algunos buenos ejemplos de ello en nuestro país, pero todavía escasos y sin que las administraciones les presten el suficiente apoyo. Yo conozco el caso de Bilbao donde en la futura isla de Zorrotzaurre se está desarrollando un proceso muy interesante, donde las antiguas fábricas están dando lugar a múltiples actividades creativas.

En otros países, un ejemplo muy bonito es el proyecto Les grands voisins desarrollado en el antiguo hospital San Vicente de Paul, en pleno centro de París, que va a ser demolido para dar paso a una promoción inmobiliaria. Mientras tanto, el Ayuntamiento de París convenció al promotor inmobiliario para que cediera las instalaciones del hospital a varias ongs su uso provisional. Así, desde 2015, el hospital se ha convertido en un lugar en el que viven o trabajan 2.000 personas desarrollando múltiples proyectos que van desde la acogida a los sin techo, a incubadora de empresas, pasando por talleres de artistas. Un buen ejemplo de cómo dinamizar la ciudad mediante una programación cultural y el apoyo a proyectos de emprendedores.

Sin duda, como muchos otros, siento que me he pasado media vida soñando en el futuro. Cambiemos eso. Con errores y con aciertos, pero valdrá la pena. Vivamos el aquí y ahora. Es cierto que la madurez es una gran ventaja y los jóvenes necesitan de nuestra madurez como sociedad, para ayudarles a crecer en el tiempo real. Y eso empieza por uno mismo.

A partir de ahora, el mientras tanto es y será mi lema de cabecera. Pensaré en la abundancia de lo que tengo.

Yo me quedo con el mientras tanto¿y tu?

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =