IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
Jóvenes atrapados por el futuro

Jóvenes atrapados por el futuro

Toda la información (imágenes, videos y texto) sobre Insurance World Challenges 18

Por Julián Gutiérrez Conde

Para unos padres sólo hay una cosa más complicada que la de orientar a los hijos hacia el futuro y es la de saber mantenerse como “orientadores”; es decir, sin convertirse en pegajosos “protectores” que invaden una vida que no les corresponde.

Antes era fácil orientar porque la proyección hacia el futuro era más previsible. Pero ¿Cómo hacerlo cuando el despiste del orientador puede ser tan grande, o incluso mayor, que el del orientado?

¿Cómo será posible navegar con éxito entre los poderosos Torbellinos de Riesgos y Oportunidades en los que el futuro nos tiene ya inmersos y desconcertados?

Hay mucho escrito sobre las profesiones que previsiblemente garantizarán el éxito, los estudios superiores más recomendados, o la formación profesional más conveniente. Todas tienen un denominador común: Será imprescindible una buena formación intelectual para tener opciones de triunfar. Todas las recomendaciones se centran en construir los mejores cerebros pero ¿será suficiente con eso? Porque son conocidos grandes fracasos cosechados por personas académicamente inteligentes. Por tanto, un nivel de saber amplio será condición necesaria pero no suficiente. Porque el conocimiento cada vez es más fácilmente adquirible y transferible. La tecnología procura importantes herramientas para estos desarrollos.

Si observamos aquello que más ha influido en el trazado vital de las personas quizá sea la “gestión y construcción del carácter”; el factor más determinante. Ese poderoso intangible que tenemos bastante abandonado.

Sinceramente creo que las sociedades más desarrolladas serán aquellas más capaces de generar confianza y cooperación entre las personas y sus instituciones. ¿Cómo serán esas Mentes Emergentes que necesitamos?

Deberán contener, además de Conocimiento Solvente, Capacidad Innovadora y un destacado Talento Relacional Constructivo. Conformarse con el manido “sé como eres” es una falacia que tendremos que sustituir por el “Sé como lo Mejor que puedes ser”. Porque el futuro no va a ser condescendiente con el conformismo ni el acomodamiento. Necesitaremos un barco personal sólido y ágil capaz de navegar en aguas bravas.

  • No renuncies a lo que quieras ser, pero aprende a enamorarte de lo que haces en vez de estar esperando a que aparezca aquello de lo que estás enamorado, porque quizá no llegue o no sea como pensabas que era. Muy probablemente tendrás que acometer profesiones diferentes en tu vida y quien tiene la habilidad de enamorarse de lo que hace amplía su rango de opciones para ser feliz. La versatilidad de carácter que proporciona resultados.
  • Pon tus esperanzas en encontrar fórmulas para ganarte la vida más que en esperanzas de conseguir un trabajo asalariado estable; porque mientras que lo primero te activará para encontrar oportunidades, lo segundo puede ser una aspiración deseable pero no hay garantía alguna de que pueda subsistir.
  • Circula con luces largas porque te encontrarás con giros inesperados cuya sintomatología se deja vislumbrar si miras al horizonte. Procúrate un bagaje liviano que te facilite la movilidad. Y cuando vivas el éxito, empieza a olfatear un nuevo cambio. Y tampoco te olvides de prever para la posible caída. Porque el éxito incita al conformismo mientras que el fracaso induce a la renovación.
  • Predispón tu ánimo y comportamiento hacia la búsqueda de alianzas, porque me temo que el futuro nos deparará la necesidad de hacer confluir diferentes culturas y compartir las habilidades y conocimientos entre unos y otros para conseguir rendimiento mutuo. La nueva era exigirá saber construir asociaciones multilaterales.
  • Creer en los demás siempre acaba revertiendo una inmensa Riqueza; la del Capital Relacional que siempre amplía alternativas. Ver a los demás como enemigos es una necedad que sólo genera miseria y desperdicio de la energía vital que compone tu mejor combustible.
  • Mantén siempre la conciencia de que tu trabajo y esfuerzo te trascienden y contribuye al futuro de tus hijos. Eso te dará fuerzas para superar desafíos y reveses. Un mundo mejor no puede hacerse sin tu contribución. Van a surgir Contrapoderes como reacción a los existentes y ante el riesgo de que se impongan aquellos interesados en promover la destrucción, necesitamos ideas renovadoras con fundamentos positivos.
  • Y finalmente, si tienes la responsabilidad de dirigir personas piensa que es un honor que obliga a la ejemplarización. Sé exigente contigo mismo y riguroso en los principios y valores que exige un comportamiento decente en una organización.

Necesitamos una renovación sustancial que nos permita superar el agobiante “sinsentido” en que nos encontramos para recuperar el fundamento de que la economía tiene sentido en tanto sirve a las personas; lo contrario es un disparate. La generación joven tendrá que asumir el papel de “bisagra del tránsito”. Ningún modelo del pasado es válido así que tendrán que usar toda su creatividad. Su mejor soporte base son los Principios y Valores del Humanismo tradicional. Las filosofías milenarias de China, India, Grecia , roma o el cristianismo ya sabían muy bien cómo somos las Personas. ¡Y no hemos cambiado más que en lo superficial, aunque pese a la prepotente cultura postmoderna!

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =