Así impacta el Internet de las Cosas en el sector asegurador

Así impacta el Internet de las Cosas en el sector asegurador

Signaturit

Una colaboración del equipo de Signaturit

Actualmente estamos a las puertas de nuevos fenómenos que se enmarcan dentro de la llamada 4ª revolución industrial . Concretamente hay dos tecnologías que destacan, por ser complementarias entre sí y retroalimentarse: Big Data e Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés, de Internet of Things).

Gracias a estas tecnologías, las empresas tienen la capacidad de manejar y traducir grandes volúmenes de información provenientes de distintos canales, muchos de ellos dispositivos de uso diario conectados a Internet.

En el caso de las aseguradoras, estas dos herramientas permiten revisar sus estrategias de negocio y de producto, presentándose como una gran palanca de cambio en el sector.

Objetos “inteligentes” que benefician a usuarios y al sector 

Desde la llegada del Internet de las Cosas, los objetos más comunes son susceptibles de ser definidos como ‘inteligentes’. Eso no sólo significa que están conectados a la red, sino que también pueden estar conectados entre ellos y con  nuestro smartphone.

Desde espejo que te avisa del estado de tu piel, hasta una nevera inteligente que haga la compra al detectar el consumo y la caducidad de los productos. Máquinas cortacésped que detectan cuándo tienen desgastadas las cuchillas y encargan más a la tienda, o cubos de basura a los que podremos hablar para que se abran. Las posibilidades son infinitas.

Relojes, gafas, pulseras, camisetas, electrodomésticos y un largo etcétera ofrecerán servicios que aún no podemos ni imaginar, pero que sobre todo proporcionan a las compañías valiosos datos sobre la actividad diaria de usuarios.  

Esto se traduce en miles de nuevos puntos de contacto entre los consumidores y aquellas empresas que desarrollen y posean las tecnologías insertadas en nuestras vidas.

De hecho, Amazon Echo y Google Home son las dos grandes empresas tecnológicas que ya pelean por entrar al salón de nuestras casas, por poner un par de ejemplos de empresas pioneras en desarrollar dispositivos inteligentes.

Impacto del Internet de las Cosas en el sector asegurador

El Internet de las Cosas en el sector asegurador impactará principalmente en los siguientes ámbitos:

1.Prevención de riesgos.

Un ejemplo para ilustrar el cambio: imaginemos que dejamos la lavadora funcionando mientras vamos a hacer la compra.

Si surge un problema y tenemos instalado en casa un sensor de agua que pueda avisarnos al teléfono móvil del incidente, no tardaremos en regresar. Y por tanto, se los daños pueden reducirse significativamente.

Así, gracias a la alerta a través de un dispositivo, evitamos tener que cambiar baldosas, tarima, contratar a un pintor o incluso tener un vecino afectado que nos deje de saludar en el ascensor. Europe Assistance en España, Axa en Francia o Allianz en Alemania son tres compañías que ya ofrecen seguros del hogar que se complementan con la tecnología del Internet de las Cosas para incrementar el valor añadido aportado al cliente.

2.Personalización de la oferta.

El sector asegurador ya ha comenzado a dar los primeros pasos para crear un nuevo modelo de negocio:incorporando dispositivos que recaban información de cada usuario para ofrecerles un seguro basado en uso.

Así, surgen fórmulas como la de pay as you drive    en el sector automovilístico por ejemplo, donde se paga un prima dependiendo del uso real del vehículo, de forma que el usuario paga por aquello que realmente necesita y utiliza.

El objetivo es ofrecer a cada cliente un seguro totalmente personalizado, teniendo en cuenta su perfil y adaptándose a sus necesidades.

3.Mejora de la relación con el cliente.

Todos estos nuevos puntos de contacto implican además la oportunidad de recuperar el control de las interacciones con los clientes, y con ello la capacidad de generar engagement y cultivar y mantener su lealtad.

Teniendo en cuenta la fuente de ingresos potenciales que supone la Generación Y , es fundamental para el sector disponer de nuevas oportunidades tecnológicas que permitan relacionarse mejor con este segmento de la población.
Se trata de los  consumidores con mayores intereses tecnológicos, mucho más exigentes que el resto de consumidores y menos leales a una empresa, puesto que buscan en cada momento aquella que ofrezca mayor comodidad, rapidez y personalización.

4.Bajada de primas.

En Estados Unidos existen compañías como UnitedHealthcare , que con 48 millones de clientes es una de las mayores del país , cuyos clientes llevan una pulsera que monitoriza su ejercicio diario: número de pasos, intensidad y consistencia.

Si el cliente cumple unos determinados objetivos, obtienen una bajada en su prima anual del seguro de salud – desde 4 dólares diarios hasta 1.460dólares mensuales – puesto que se supone que disminuye el riesgo de sufrir ciertas enfermedades asociadas a la falta de actividad física.

El programa, que se lanzó en 2016 en 12 estados del país a modo de prueba, ha sido ampliado recientemente dado su éxito y ya está disponible hasta en 40 estados.

Conclusión

El Internet de las Cosas es una realidad a la que no es ajena el sector asegurador y los avances permitirán adaptar los productos a las necesidades reales de los clientes, ampliar la gama de servicios a ofrecer, ajustar el precio al perfil real del asegurado y atender de una manera más rápida y eficaz.

Y aunque implementar el Internet de las Cosas para las aseguradoras supone una inversión importante en compras e instalación de dispositivos, se trata de una inversión necesaria si no quieren quedarse rezagadas ante el auge de insurtech.

Desde nuestro punto de vista, un asunto que el sector debe resolver es el tratamiento legal de los datos recopilados en los diferentes dispositivos que instalemos en nuestras casas, vehículos o incluso en nosotros mismos.

En este sentido, hay que tener en cuenta el futuro Reglamento Europeo de Protección de Datos, que tras años de negociación recoge, entre otras cosas, el famoso derecho al olvido, y que otorga nuevos derechos a los propietarios de esos datos personales.

Por lo tanto, está claro que aquellas empresas que den a los consumidores las garantías que necesitan en cuanto a privacidad y seguridad de sus datos tendrán una clara ventaja competitiva en el mundo del IoT.

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + Diez =