El seguro en la nube

El seguro en la nube

LosadaJosé Losada es Director en la unidad seguros en everis, profesional con amplia experiencia en proyectos de transformación IT.  José es titulado en Ingeniería en Informática por la Universidad Politécnica de Cataluña y tiene más de 15 años de experiencia profesional, habiendo trabajado para algunas de las principales compañías aseguradoras en España.  Es responsable de liderar la oferta de valor de everis Seguros en Cloud.

 

everis_claim

Podemos simplificar la definición de Cloud como cualquier elemento de TI, software o hardware, ofrecido como servicio que pueda ser consumido de manera autónoma.  Algo que ha abierto infinitas posibilidades, desde nuevos modelos de pago por uso que permiten desacoplar inversión de innovación hasta un nuevo paradigma en elasticidad y flexibilidad en el uso de recursos.

Los beneficios más evidentes son, por tanto, los que están vinculados a la aplicación de economías de escala, reducción de los requisitos de capital y a bajar los tiempos necesarios para el desarrollo de nuevas iniciativas.  Pero el Cloud es mucho más que una forma de ahorrar costes y ganar time-to-market.  Es una nueva filosofía de diseño y consumo de servicios que actúa como habilitador de la transformación digital.

Este es el que consideramos el factor clave.  La adopción del Cloud debe entenderse más como una palanca de transformación digital para ayudar a mejorar el negocio que como un tema puramente tecnológico. La cuestión no es cómo se adopta el Cloud, la cuestión es cómo se mejora el negocio gracias al Cloud.

El mercado asegurador se encuentra inmerso en una dinámica de digitalización y cambios muy relevante, lo que provoca que se vea incluso más forzado a la adopción del Cloud que otros sectores. Algunos ejemplos, son los nuevos dispositivos y sensores que nos facilitan mucha más información sobre el estado y la actividad de los riesgos asegurados.  Información disponible en multiplicidad de fuentes y formatos que necesitamos integrar para conseguir una visión completa que nos permita ser precisos.  Nuevos jugadores, como las Telcos o los fabricantes.  Un ecosistema Insurtech muy activo, que están dinamizando la aparición de nuevos modelos, soluciones y plataformas a interconectar, que nos permiten diferenciar el producto ofrecido.  Y nuevos requisitos de un cliente que demanda cada vez más productos personalizados, modulares, adaptados a sus hábitos, a cómo se comporta, lo que derivará en la evolución de producto a servicio en el mercado asegurador.  Eso significará ser digital.

¿Dónde nos encontramos?

En este escenario, encontramos que las compañías aseguradoras han comenzado a caminar “hacia la nube”, si bien en general y motivado por el momento de cambio actual, sin una estrategia del todo definida.

En líneas generales encontramos que:

  • A nivel de aplicaciones de soporte la tendencia es la contratación de software en modelo SAAS en el Cloud Público. Encontramos en este bloque las soluciones ofimáticas, herramientas de Project Management o Help Desk.
  • Para las funciones corporativas y/o de estructura también se avanza hacia el modelo SAAS, siempre en función de la situación de partida y grado de evolución necesario. En este caso, los proveedores de soluciones horizontales han madurado sus productos y ofrecen modelos muy atractivos.  RRHH y CRM serían los más adoptados.

Con esto, y como comentábamos anteriormente, nos beneficiamos de las ventajas más evidentes del Cloud.  Ahora bien, los beneficios más relevantes a nivel de negocio los encontraremos al profundizar en la información y procesos de negocio:

  • Sistemas informacionales: Necesidad imperiosa de avanzar hacia la nube, sobretodo en la interconexión con plataformas y soluciones que nos permitan aumentar la capacidad de procesamiento e incorporar funcionalidades avanzadas en el ámbito de Analytics e Inteligencia Artificial. Se combina la evolución de las plataformas con la ejecución de proyectos complementarios basados en Cloud, enfocados a casos de negocios concretos.  Cloud permite que se estén llevando a cabo pilotos y pruebas de concepto con un coste acotado para explorar nuevos modelos de retención, propensión a la fuga y demás ámbitos relacionados con la información del cliente.
  • Core Business:
  • Front – relación con mediadores y clientes: La necesidad de una rápida evolución motivada por la digitalización y la omnicanalidad está conllevando que algunas compañías estén adoptando nuevas suites y tecnologías de desarrollo basadas en modelo PAAS para acelerar el lanzamiento de nuevos proyectos. Ya sean nuevas herramientas para clientes y mediadores, nuevas APIs de interconexión con servicios de terceros, integración con un ecosistema complejo de soluciones… la velocidad requiere incorporar piezas que aceleren el desarrollo desligándose de la velocidad de evolución habitual del Core.

Nuevamente, las soluciones Cloud están siendo claves para dinamizar este ámbito, habilitando la IT bimodal, ejecutando proyectos más acotados en tiempos y presupuestos, con una metodología ágil claramente diferenciada a la aplicada de los procesos más estables y con mecanismos de control y medición del beneficio aportado, para redirigir el rumbo tan pronto como sea necesario.

  • Back – transacciones y procesos: Las grandes compañías están trazando la evolución arquitectónica de sus aplicaciones para dotarlas de una mayor modularidad y dejarlas listas para el Cloud. Existen movimientos incrementales e iterativos al Cloud que garanticen el éxito.  Por ejemplo, trabajando las nuevas necesidades directamente en arquitecturas nativas Cloud.   Aunque la filosofía siguen siendo mantener aplicaciones y datos en infraestructura privada (y generalmente consolidada a nivel de regional), se trabaja para poder obtener buena parte de los beneficios que nos aportan los modelos PAAS en lo que a la gestión de recursos se refiere.  Una vez configurado el nuevo mapa de las aplicaciones, que se parecerán más a una ciudad de servicios que a un modelo relacional, se abren puertas muy interesantes para trazar la estrategia de elevar ciertos procesos a la nube pública buscando ahorros, eficiencia y sinergias.

En el ámbito Core es también una tendencia la inversión en el desarrollo de plataformas de DevOps basadas arquitecturas PaaS que permitan ofrecer a los equipos IT herramientas de desarrollo, testing, despliegue y configuración de recursos.  De esta forma, se agilizan los ciclos de desarrollo, se recuden los costes y se mejora la calidad del software producido.

Adicionalmente, la evolución hacia modelos de Business Process As a Service (BPaaS) donde plataforma y operación confluyen, nos dirige hacia la estandarización en procesos, acelerando el desarrollo de soluciones en la nube.

Por último, los fabricantes de productos verticales están trabajando en ofrecer y madurar sus soluciones en Cloud.  Este tipo de soluciones permite minimizar la inversión inicial para lanzar nuevas iniciativas y explorar nuevas geografías, así como para implementar modelos BPaaS.  Será clave en este ámbito la capacidad de los fabricantes para proporcionar suites integradas o fácilmente integrables con todo el ecosistema de piezas y actores digitales que ya tenemos a nuestra disposición y se irá generando los próximos años.

El camino

Obviamente, el camino de adopción del Cloud en seguros tiene también algunas barreras muy relevantes, que resumimos en los aspectos de seguridad y cumplimiento del marco regulador.  El peligro a un posible problema de filtración de datos sensibles y el exigente entorno regulador, es el principal condicionante para las aseguradoras a la hora de elevar procesos a la parte pública.   Es remarcable en este ámbito que los grandes vendors de Cloud pública trabajan estrechamente con los gobiernos a nivel de país para garantizar que cumplen sus requisitos y así garantizar a las empresas aseguradoras que, cuando usen sus Clouds, cumplirán con los temas regulatorios.

Como resumen, los pasos a dar son los siguientes:

  • Alinear la estrategia de negocio de la empresa y su estrategia de tecnologías de la información con la estrategia Cloud. Detección de los casos de negocio en los cuales la empresa quiere obtener un conjunto de ventajas del Cloud.
  • Conocimiento del grado de madurez inicial para el viaje de adopción al Cloud, a través de un estudio basado en modelos de madurez (como Cloud Maturity Model de la Open Data Center Alliance).
  • Análisis desde múltiples puntos de vista, tanto tecnológicos como no tecnológicos: la gobernanza y la estrategia, organización, capacidades, portafolios de servicios, arquitectura, operaciones, infraestructura.
  • Definir una visión y un roadmap de adopción al Cloud para cada uno de esos ámbitos enfocado a los objetivos del negocio.
  • Incorporar las exigencias de seguridad y regulación.

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − cinco =