¿Qué es una API y qué puede hacer en mi negocio?

¿Qué es una API y qué puede hacer en mi negocio?

API Innovación?

Un API, Application Programming Interface, no es más que el medio en que una aplicación informática permite utilizar sus funcionalidades desde fuera de la misma aplicación. Nuestro Smartphone tiene decenas de apps instaladas, y lo normal es que todas ellas se conecten con los sistemas que dan el servicio a través de APIs, por ejemplo cualquier app que utilice geolocalización y muestre la cartografía de google, es seguro que esté utilizando APIs de google maps. El origen de las APIs es por tanto, exponer los servicios de una compañía para ser consumidos por agentes internos y externos.

Las API no son nada nuevo, Salesforce y eBay permitieron el acceso a su web a través del APIs en el año 2000, sin embargo en los últimos años la API Economy ha pasado a ser una de las líneas de creación de ingresos de las grandes compañías de software, creando por consiguiente un nuevo canal para las operaciones. Salesforce, Google, Netflix, Twitter, idealista, BBVA…son muchas las compañías de sectores diferentes donde las APIs están cogiendo peso, según Mckinsey, más del 80 por ciento de las APIs de pago siguen alguna variante de pago por uso según el volumen de datos o las comisiones que se determinen. La mayoría está madurando hacia un modelo de pago por niveles (tier) que permite a los desarrolladores experimentar con las APIs gratis hasta alcanzar un número de llamadas en el cual se empieza a pagar. Es por tanto, la generación de ingresos mediante la exposición de servicios y datos lo realmente innovador en el mundo de las APIs.

B2D el nuevo Canal del API Economy

El crecimiento del uso de este nuevo “canal” ha creado un nuevo concepto de negocio, además del clásico B2C y B2B, en el contexto de API Economy aparece el nuevo B2D (Business to Developer Marketing). La idea se basa en poder utilizar a los miles de desarrolladores de todo el mundo para el uso de las APIs y creación aplicaciones de valor añadido basado en servicios de Terceros. Pero en este mundo donde la conectividad y el Software as a Service crecen de manera exponencial, es completamente necesario mantener un control sobre el acceso a nuestros servicios, el API Managment. De igual forma, nuestros servicios sufren una competencia muy alta frente a otros similares, por lo que es necesario ser capaz de posicionarlos para su uso en redes sociales o por desarrolladores de App, tarea principal del API Evangelista en el B2D.

Crecimiento del API Economy

La web ProgrammableWeb posee un directorio de APIs con cerca de 17.000 APIs catalogadas, mientras en 2015 había 15.000 APIs, lo que supone que 3 APIs se añaden al día al directorio. No es este el único directorio de APIs, APIhound por ejemplo estima que hay 50.000 APIs de acceso público a webs. El crecimiento del API Economy no se debe a ningún factor individual, sino a una conjunción de varios que tienen en el centro a las APIs. Por un lado, el gran número de Apps que consumen APIs para crear un valor con base a la agregación de servicios de Terceros. IoT es otra de las actividades que utilizan las APIs como método de comunicación de sus datos. Las Fintech, donde las APIs están cambiando la forma de acceder a la banca personal, permitiendo integraciones más agiles. Finalmente, las Redes Sociales, que basan su creciendo y evolución en desarrolladores y APIs de terceros que juegan por tanto un papel vital en el proceso de expansión. Por tanto, este nuevo canal de generación de ingresos está dirigido a crear servicios que usen nuestros datos y puedan generar un valor añadido en terceros por los que obtener un beneficio.

El Dato un Activo a valorar

Las compañías tradicionales no están acostumbradas a considerar el Dato como un activo, quizás por lo difícil que es valorarlo, pero en este mundo digital tener más datos, significa ser capaces de establecer patrones de comportamiento, y de ello inferir servicios necesarios y demandados por nuestros clientes. Ya todos conocemos lo inteligentes que se han vuelto nuestros smartphones, que nos dicen el tiempo que vamos a tardar en llegar al trabajo, sin habernos preguntado nunca nada. Pero imaginemos ahora nuestra compañía eléctrica, con sus nuevos contadores inteligentes, que pueden medir el consumo eléctrico en cada instante. Parece obvio que serán capaces de conocer en base al consumo y la potencia que electrodomésticos usamos y cuando los usamos, poco se tardará en estimar cuando se va a necesitar una lavadora nueva en una vivienda en base a su tiempo de uso estimado, calculado en base a patrones sobre el consumo, y el tiempo de vida media de la lavadora. Pero, ¿son útiles estos datos para la compañía eléctrica? En principio, para su negocio tradicional no parece ser muy útiles el tener todos estos datos. ¿Podrían ser útiles para alguien? Media Markt o El Corte Inglés, estarían encantados en ser los primeros en ofrecernos una nueva lavadora justo en el momento en que se estropee, sería cuando cerca del tiempo de uso estimado se verifique que ese electrodoméstico no se usa con la asiduidad habitual, son por tanto claros consumidores de los datos albergados por las compañías eléctricas, obtendrán una posición frente a la competencia por la que claramente estarán dispuestos a pagar.

La misma compañía eléctrica podría tener una API de gestión del contrato, algo priori más de consumo interno de la compañía, pero que consumido por una APP que permitiese gestionar no solo este contrato sino cualquier otro, el agua, el gas, el gimnasio, internet, el móvil, etc…, también aportaría un valor del que se estaría beneficiando la APP y que si no le aporta otro beneficio a la compañía es susceptible de ser considerado una nueva fuente de ingresos.

En resumen, las compañías disponen de dos principales tipos de activos API, el primero el tradicional que normalmente ya se encuentra explotado internamente y que puede aportar un valor pero mínimo, y el segundo desligado del negocio tradicional y que por su grado de diferenciación aportaría un valor muy superior al primero. En los primeros el objetivo es llegar a más mercado a través de acuerdos con terceros, mientras en los segundos el objetivo es obtener Ingresos Directos, derivados del pago por transacción o por uso. Pero las APIs pueden tener otros objetivos como promocionar un producto, Publicidad, Generación de tráfico, Promoción de marca, que no persiguen una monetización directa, pero si un incremento del número de clientes.

API en Seguros

En seguros tenemos compañías como Allianz, que disponen de APIs para obtener información de productos, cotizaciones de seguros y venta de pólizas por parte de terceros, hasta aquellas como AXA que dispone de una plataforma de API para permitir la conectividad de IOT del Hogar a proveedores.

Muchas más son las que bajo su ecosistema incorporan APIs de terceros para mejorar sus servicios, Google maps para gestionar la ruta de visitas o Webchats para atención al cliente, etc…

Lo cierto, es que las compañías aseguradoras, comparativamente con otros sectores, tienen actualmente escasas interacciones con sus clientes, por lo que el volumen y calidad de los datos es muy limitado, sin embargo, igual que el resto de sectores, las Apps consumidoras de APIs, IoT Home, Auto y Health y las Insurtech presuponen un crecimiento del API Economy en este sector.

Uno de los casos más claros, es el de IoT, los dispositivos aportan infinidad de datos sobre nuestros clientes que permiten inferir comportamiento y por tanto ayudar en la cobertura de necesidades. Por ejemplo, el expediente médico, cuantos análisis y pruebas hemos realizado, con la necesidad de ir a recogerlas en persona para llevárselas al médico que prescribió la prestación. Todo el proceso desde la cita para la prestación, hasta la entrega de la prueba al prescriptor puede ser gestionado mediante APIs. En este sentido, Doctorly ofrece una API que permite la gestión del Registro Electrónico de la Salud, EHR, casi en tiempo real usando las aplicaciones creadas con el sistema, obviamente con todas las medidas de seguridad y protocolos requeridos en estas situaciones. Se trata de un servicio ofrecido fundamentalmente a Hospitales y Clínicas.

ApiMedic es un servicio desarrollado por médicos suizos que proporciona un verificador de síntomas que los pacientes pueden usar para tener una idea de lo que podrían estar sufriendo, testeado en más 100.000 pacientes y usado en numerosos centros médicos europeos a un precio máximo de 0,02 €/transacción.

Otro ejemplo, fuera del ámbito de la salud, el coche conectado. No sólo nos da información sobre nuestras capacidades como conductores, sino además nuestras rutas frecuentes, las paradas habituales, las gasolineras preferidas y un largo etc… de datos que otros sectores como talleres, gasolineras, parkings, considerarían de gran utilidad en caso de disponer de ellos en tiempo real.

En resumen, en nuestro día a día generamos un montón de datos que ya están siendo capturados y tratados mediante la utilización de APIs para prestarnos nuevos servicios y ayudarnos en las actividades cotidianas. Las compañías pueden tomar el Rol de gestores de estas APIs y los datos a los que acceden, o esperar a que otras compañías desarrollen las APIs y consumirlas. ¿Qué Rol crees que va a jugar tu compañía en el API Economy?

web_Julián_García-CiañoJulián García-Ciaño es gerente de seguros en everis con especialización en P&C. Julián es Licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad de Oviedo y tiene más de 15 años de experiencia desarrollando proyectos en las principales compañías aseguradoras y bancos españoles.

everis_claim

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 10 =