IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
PROGRAMAS DE SEGUROS INTERNACIONALES DE SEGUROS: RETOS y OPORTUNIDADES.

PROGRAMAS DE SEGUROS INTERNACIONALES DE SEGUROS: RETOS y OPORTUNIDADES.

Diego Dominguez, director corporativo de Seguros de Prosegur

Sobre el autor: Diego Domínguez es licenciado en Administración y Dirección de Empresas con especialidad en Ciencias del Seguro por la Universidad Pontificia de Salamanca.

Con más de diez años de experiencia en el sector, actualmente es director corporativo de Seguros de Prosegur, compañía a la que se incorpora en 2007. Asimismo, ha desarrollado su experiencia profesional en importantes empresas aseguradoras como Willis Iberia y Mapfre, entre otras.

El artículo que puedes leer a continuación forma parte de la e letter nº 19 “Riesgos globales y su aseguramiento” que puedes descargar gratuitamente:

[btn link=”http://www.calameo.com/read/000365932d58c868cf073″ color=”red” size=”size-l” target=””]Descarga aquí[/btn]

 

Cuando hablamos de programas Internacionales de seguros, no solo nos referimos a una método de  aseguramiento de los riesgos en diversos países a través de un contrato global, sino también nos referimos a un proyecto y compromiso que adquieren todas las partes intervinientes, bien sea asegurado, corredor, compañía de seguros, de reaseguros, inspectores de riesgo, etc. para garantizar la l correcta cobertura de los riesgos del asegurado.

Destaco el compromiso de los intervinientes porque considero que es la clave para el éxito de programa internacional de seguros. Desde mi punto de vista, el éxito se alcanza, no sólo con en el propio diseño y lanzamiento, que ya de por sí es complejo, sino con el mantenimiento del programa durante años siendo económicamente  beneficioso tanto para la compañía de seguros como para el asegurado. Un programa que perdura y se consolida, hace frente las necesidades de nuevas coberturas que el asegurado pueda precisar para los nuevos riesgos y es capaz de batir los envites de la siniestralidad.  Para ello, es necesario que todos los intervinientes acepten la responsabilidad que les atañe.

Como asegurado, adoptamos diferentes responsabilidades, tanto dentro de nuestra compañía como fuera, frente a las compañías de seguros.  Internamente, somos compradores de seguros y gerentes del riesgo. Como compradores, debemos garantizar que la compra es eficiente, que adquirimos las coberturas necesarias para que nuestros riesgos estén bien aseguramos y que pagamos el precio adecuado a nuestras necesidades.   Como gerentes del riesgo, trabajamos para  que la cuenta de resultados no se vea afectada por la siniestralidad, identificando el riesgo, analizándolo, determinando el nivel de retención de la compañía en el riesgo, qué franquicia es asumible por siniestro y año, qué nivel de límites y sublímites debemos contratar para garantizar la correcta cobertura, etc. realizamos el trabajo interno de recopilación de información,  análisis y posterior traslado con las explicaciones pertinentes al bróker y a la compañía de seguros.

La creación de una política de gerencia de riesgos interna fortalece la continuidad de los programas internacionales en el tiempo. Adoptando mecanismos de identificación, prevención,  control y reducción de riesgos,  se consiguen mejores condiciones de cobertura en un entorno bueno de siniestralidad y de mercado, pero también ayudan a frenar los impactos negativos de alta siniestralidad y mercado duro. Al final se trata de demostrar que tenemos las suficientes herramientas internas para controlar diferentes escenarios. La función de gerencia de riesgos dentro de la compañía, ejerce un papel fundamental en los programas internacionales  y estamos obligados a implantarla  y demostrar a la compañías que nos preocupamos por los riesgos que en los que participan.  Cuanto menos gerencia de riesgo se realice peores condiciones de cobertura y económicas obtendremos y menor confianza del mercado tendremos.

Como gerentes de riesgos y promotores de programas, también debemos tener en cuenta la necesidad compleja de encontrar el equilibrio necesario entre cumplimiento 100% legal/fiscal y la estructura del programa. Existe un abanico amplio de legislaciones locales sobre el ámbito asegurador que nos obliga muchas a veces a poner encima de la mesa qué sentido tiene un programa internacional y a veces directamente a no plantearlo dado las circunstancias locales. Países con regulación local clasificada “Non Admitted Permitted”, donde la cobertura de los riesgos locales se permite realizarla desde otro país (abonando los correspondientes impuestos locales) favorece gratamente la posibilidad de creación de programas internacionales consiguiendo niveles de cobertura eficientes y con mayores posibilidades de negociación. Por otro lado, aquellos países que no permiten la cobertura desde otro país (“Non Admitted Prohibited”) nos obligan a  buscar la cobertura más eficiente en el mercado local, no pudiendo utilizar sinergia de compra ni capacidad de grandes compañías de seguros y reaseguros de otros mercados. Esta doble actuación, obliga a que el asegurado tenga que reinventarse continuamente, negociar localmente o globalmente, controlar más el gasto y gestionar el riesgo in situ o desde el área corporativa.

Por otro lado, el Bróker debe demostrar que tiene la capacidad de asesoramiento, gestión, negociación y coordinación entre los intervinientes del programa. Su papel es muy relevante, dado que la administración diaria puede ser elevada y sobre todo, si tenemos un abanico amplio de países dentro del programa. La coordinación entre oficinas y sobre todo conocer el funcionamiento de un programa, pólizas locales sobre Master, siniestros, instrucciones….. hace que no todos los bróker puedan participar en este tipo de aseguramiento. El bróker debe hacer el ejercicio de presentar las condiciones del programa habiendo hecho la labor de confirmar que las condiciones son competitivas (tanto en precio como en coberturas) con respecto a las condiciones locales donde se quiera implantar el programa.

El otro interviniente  en la ecuación, es la compañía de seguros.   Considero que, al igual que los brókers y clientes, no todas valen para hacer programas Internacionales. Para poder gestionar un programa internacional es necesario una estructura  interna que sea capaz de movilizar los recursos de la compañía en los países donde se emite el programa.  Un gobierno corporativo con liderazgo en el país productor que sea seguido fielmente por las filiales o partners y con una política de transparencia y compliance activa. Las compañías que invierten en aplicaciones internas de instrucciones, compliance, gestión del programa, sin ninguna duda están a la cabeza en la gestión de programas, y sinceramente, se nota. Los programas  cuya administración y gestión no son agiles, acaban por destruirse o consumir un elevado tiempo de trabajo al asegurado y al bróker.

La labor de las compañías de seguros, puede ser compartida con el propio asegurado, si éste introduce herramientas alternativas de transferencia, bien sea cautivas o fondos de auto seguro, alternando el papel de comprador con suscriptor, con las consecuencias que conlleva esta función. Estas herramientas son fácilmente aplicables cuando se trata de programas Internacionales, simplificando la cesión del riesgo, centralizando la negociación, y evitando costes de gestión y administración que puede conllevar esta estructura de aseguramiento a través de póliza individuales  fuera de Programa Internacional.

La compañía de seguros ayuda a potenciar la gerencia de riesgos dentro de la compañía con herramientas de reporting, que miden a su vez también miden la salud del programa: emisión de pólizas y primas, estados de los pagos, siniestralidad, estado de las indemnizaciones, y sobre todo evaluación de las reservas.  Aquí destacan las compañías que invierten en desarrollos internos informático para poder dar la foto necesaria cuando se precise. Un buen reporting, ayuda a que el programa también sea flexible, y se puedan tomar decisiones rápidas tanto dentro del asegurado como en el asegurador.

Beneficios de un Programa de Seguros:

Hay programas de seguros internacionales cuyos beneficios son incuestionables, como obtener mejores condiciones de cobertura tanto en condiciones como en límites a nivel global y local, se puede establecer límites agregados, se renuevan en un solo proceso de negociación, se obtiene un mayor control de los riesgos desde el área corporativa, son medios de implantación de políticas corporativas de riesgos, se obtienen sinergias económicas en concepto de  primas, te permiten implantar herramientas alternativas de transferencia (Cautivas, auto seguros, etc.), se alcanzan mercados tipo Londres donde la colocación de los riesgos internacionales es más fácil, se aplica el principio de solidaridad dentro del programa, donde
los riesgos con buena siniestralidad ayudan a compensar los efectos de los riesgos con mala experiencia. También hay que tener en cuenta, que un programa de seguros descarga muchas veces de gastos de estructura al asegurado, dado que ya no es necesario equipos de negociación local. Si la gestión del programa se centraliza en un área corporativa, la negociación y la gestión de siniestros ya no es tan necesaria como si tuviésemos una estructura de aseguramiento fuera de programa, a través de pólizas individuales.

Pero, por otro lado, hay diversos riesgos que presentan complejidad de aseguramiento a través de programas internacionales, y que dificultan la visibilidad de los beneficios de un programa de seguros, pero que finalmente se pueden encontrar. Me refiero a los riesgos masa, tipo  flota de vehículos o salud. Nos encontramos ante un tipo de seguro donde los mercados locales ofrecen la capacidad necesaria para asegurarlo localmente y las condiciones económicas son muy competitivas, sobre todo al principio por el esfuerzo de captación que realizan determinadas compañías de seguros para incluir en su portfolio una flota de vehículos que les aporte volumen. La implantación de un programa internacional de seguros para este tipo de riesgos pasa porque el asegurado tenga una política corporativa de seguros muy fuerte y estricta, que sea capaz de: 1) resistir a una oferta local agresiva de captación  y 2) implantar medidas de control y prevención de riesgos para mitigar la siniestralidad para que el programa de un resultado positivo para el asegurado y el asegurador.  Al haber una competencia elevada, las primas se reducen y por lo tanto los ratios de siniestralidad están muy ajustados. Corregir esta siniestralidad supone un esfuerzo en extra del asegurado.  La mayoría de los Departamentos de Seguros de las compañías tiene en sus objetivos el control y reducción del gasto en primas, y la “venta interna” que supone este tipo de programas solo tiene éxito si la política de aseguramiento está clara y es prioritaria ante políticas de control y reducción de gasto.

En conclusión, cualquier compañía con riesgos en diferentes países tiene a su alcance la posibilidad de hacer programas internacionales con un buen asesoramiento ofrecido por el bróker , una buena política interna de gestión de riesgos y una compañía de seguros seria, con capacidad, solvencia y estructura para gestionarlo.

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 3 =