IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
Transformación del seguro de salud: de la gestión de la prestación a la gestión integral de la salud

Transformación del seguro de salud: de la gestión de la prestación a la gestión integral de la salud

JuanPedro-Claudio1Juan Pedro Claudio, Executive Director (Global Head of Health Insurance) at everis

Los sistemas sanitarios de los países occidentales se enfrentan a importantes retos que pueden hacer peligrar la sostenibilidad futura de los mismos como son: el control de los costes, la calidad del servicio prestado y la tendencia imparable hacia el envejecimiento de la población.

A nivel global, el mercado sanitario privado tiene una importancia creciente por las dificultades de financiación de los sistemas sanitarios públicos. Los sistemas sanitarios con financiación sólo pública no serán sostenibles en el futuro y, por tanto, necesitarán compartir responsabilidades con el sector privado que actualmente tiene un peso del 27% del gasto sanitario total en los países de la OCDE.

Justificarlo más si deciden mantenerlo: se mantienen los años de cotización en el sistema público.

Pero el gasto sanitario se prevé siga creciendo por una serie de factores que hay que analizar:

  • La esperanza de vida en los países de la OCDE ya supera los 80 años, habiéndose incrementado en más de 10 desde 1970 con una tendencia alcista imparable. Se estima que para el 2050 el porcentaje de población de más de 65 años pase del 16% actual al 26% con un 11% de población por encima de los 80 años.
  • Algunas enfermedades crónicas como la diabetes y la demencia están incrementando su prevalencia. Cerca del 7% de las personas entre 20 y 79 años en los países de la OCDE (aprox. 85 millones de personas) son diabéticos y un 25% de las personas mayores de 80 padecen algún tipo de demencia. Se estima que en el 2030 un 75% del gasto sanitario será provocado por las enfermedades crónicas.
  • El progreso en los tratamientos de enfermedades potencialmente mortales como infarto o cáncer ha incrementado los ratios de supervivencia de los pacientes. De media en los países de la OCDE la tasa de mortalidad tras un infarto se ha reducido en un 30% entre 2001 y 2011. La supervivencia también se ha incrementado sustancialmente para la mayoría de los tipos de cáncer.

Centrándonos en el seguro de salud y para hacer frente a esta situación nos encontramos que existe una oportunidad de transformar el negocio desde una visión de gestión de las prestaciones hacia una visión de gestión integral de la salud de los asegurados:

  • Manteniendo sana a la población que está sana.
  • Reduciendo o eliminando los riesgos asociados al estilo de vida.
  • Optimizando la atención y cuidados en casos graves y patologías crónicas.

Con dos objetivos fundamentales: por un lado fidelizar al cliente mediante programas personalizados de gestión de su salud y por otro controlar el coste asistencial.

Estos programas personalizados de cuidados de la salud cada vez estarán más conectados con la vida diaria de los asegurados. Las tecnologías móviles están ofreciendo a los clientes mayor información y control sobre su salud personal.

Aplicaciones para “smartphones” y dispositivos médicos conectados de forma inalámbrica están generando datos en tiempo real que pueden dar lugar a alertas por empeoramiento de las condiciones de salud también en tiempo real. Fabricantes de teléfonos inteligentes estás poniendo a disposición de sus clientes diferentes plataformas base para la recogida de información personalizada como: Health (Apple), FitBit (Google) o Digital Health (Samsung).

Las redes sociales están conectando pacientes y proveedores asistenciales de formas antes desconocidas, mientras que las tecnologías portátiles y “wearables” están ayudando a los clientes a manejar su salud dondequiera que se encuentren en su vida cotidiana.

La incidencia de las enfermedades crónicas tiene una tendencia imparable en el mundo, y además su tratamiento requiere ciertos cambios de comportamiento más allá de lo puramente médico o farmacológico.

El mundo se enfrenta a una más que segura epidemia de enfermedades crónicas, que sólo hará que aumentar en los próximos años debido fundamentalmente al envejecimiento de la población. El número de personas con enfermedades crónicas en todo el mundo se ampliará debido al aumento de los ingresos, cambios en la dieta y estilo de vida cada vez más sedentario. Una gestión integral de las enfermedades crónicas pasa por impulsar un cambio de comportamientos de los pacientes, lo que requiere nuevos enfoques multidisciplinares para lograrlo.

Así las compañías que quieran tener éxito en los próximos años en el negocio de la salud deben ir alineando sus estrategias de negocio al nuevo paradigma, transformándose de una organización centrada en la gestión de las prestaciones hacia una organización focalizada en la gestión integral de la salud de sus asegurados.

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − cinco =