IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
Argentina: La inflación y el negocio asegurador no marinan bien

Argentina: La inflación y el negocio asegurador no marinan bien

Alex Guillamont
Alex Guillamont
David Barón
Daniel Barón

Escriben: Alex Guillamont y Daniel Barón, Kennedys Insurance Lawyers Latin America & Caribbean 

De momento Argentina sigue siendo uno de los mercados más difíciles de Latinoamérica. Durante el 2014 la inflación estuvo en alza, las tasas de interés no pudieron seguir el incremento de los precios, la moneda perdió valor y continuaron las dificultades para girar dinero al exterior. La industria del seguro se ve afectada por constantes cambios normativos que modifican las reglas de juego, algunos muy relevantes como la obligación de cumplir cuotas establecidas de inversiones “no tradicionales” y la forzosa contratación de reaseguro local. Todo ello obliga a tan importante esfuerzo de constante adaptación que el mercado Argentino bien pudiera utilizarse como “campo de entrenamiento” para ejecutivos de la actividad.

Aunque no hay acuerdo entre los distintos organismos oficiales y grupos privados, la opinión más generalizada es que la inflación Argentina se aproximaría al 40% anual. Como primera consecuencia para las aseguradoras locales, esto socava la capacidad de estimar con precisión los valores de los intereses asegurables -especialmente en lo que refiere a los riesgos industriales o comerciales complejos.

Pero el efecto más negativo tiene lugar una vez establecidas las sumas que se consideran adecuadas, ya que de inmediato habrá desvíos a medida que el valor de los bienes asegurados se va incrementando por causa de la inflación. De esta forma se desnaturaliza el contrato de seguros, que en su formulación e intención original resultaba adecuado para mantener al asegurado totalmente indemne en caso que se produzca alguno de los hechos cubiertos por la póliza.

En este contexto el seguro no cumplirá su finalidad indemnizatoria en forma completa si, al momento de sufrirse una pérdida, el valor de los bienes asegurados sobrepasa la suma asegurada. Pero ese no es el único supuesto en que el objetivo de mantener al asegurado indemne puede malograrse, sino que también sucederá aunque el valor de los bienes dañados no supere la suma asegurada cuando el seguro se haya contratado “a prorrata” (tradicionalmente el riesgo de incendio, entre otros). Si el seguro es proporcional o “a prorrata”, el reclamo se pagará sobre la base de la relación que existe entre la suma asegurada y el valor de mercado de los bienes objeto del seguro al momento de la pérdida. Si, debido a la inflación, la suma asegurada resulta menor al valor de los bienes asegurados al momento de la pérdida, el asegurado recibirá tanto menos dinero como resulte de esa proporción.

De esta forma, el cliente se ve inculpablemente desprotegido en alguna proporción, al mismo tiempo que la aseguradora se ve involuntariamente limitada al pago del siniestro en forma total y eficaz. Esta desprotección del cliente es más marcada cuanto más cerca del final del período de cobertura ocurra el hecho cubierto por la póliza, ya que es entonces cuando la inflación ha tenido más tiempo de causar sus efectos indeseados.

En un sentido estricto, podría argumentarse que es la responsabilidad de los clientes mantener sus sumas aseguradas en los valores adecuados. Pero desde el punto de vista de la practicidad comercial, cuando los asegurados reciben menos dinero del que necesitarán para reparar o reemplazar la propiedad dañada el seguro pierde mucho de su atractivo, se malogran negocios y disminuye la cartera. La industria de seguros ha respondido a esta problemática en forma proactiva y buscando soluciones que favorezcan al cliente. Varios han sido los intentos de salvaguardar el interés de los asegurados como veremos aquí.

Una solución que se ofrece a los asegurados es la inclusión de “cláusulas de ajuste” en las pólizas, mediante las cuales las sumas aseguradas se flexibilizan para cubrir en más hasta el valor de mercado de los bienes. Estas cláusulas usualmente tienen un tope que a menudo es un porcentaje por sobre la suma original, que podría ser del 15 ó 20%. Pero las cláusulas de ajuste se incluyen mediante el pago de una extra-prima y pueden resultar caras. Además no siempre garantizan un buen resultado para los clientes.

Otra solución a la que algunos han recurrido es pactar la moneda de póliza en dólares estadounidenses u otra moneda fuerte. Esta estrategia supone que la cotización del valor de la moneda ayudará a neutralizar la inflación. Ha habido momentos en que le lograba este efecto, pero no hoy en día, quizás principalmente debido a los controles que ejerce el gobierno sobre la paridad cambiaria. Existen antecedentes del uso de una moneda creada especialmente para contrarrestar los efectos inflacionarios, como lo son hoy la Unidad de Fomento en Chile o la Unidad Tributaria de Venezuela, pero esa iniciativa perdió vigencia hace décadas.

Actualmente, en lugar de esperar pasivamente mientras las sumas aseguradas y las primas pierden su valor por efecto de la inflación, los operadores locales prefieren incrementar las sumas aseguradas de póliza ampliando así el límite (absoluto y proporcional) de cobertura. De esta forma se benefician con la recolección de primas adicionales –y en definitiva podría decirse que aumentan sus ventas.

En esta línea de acción, hay agentes de seguros locales que se han valido de la estrategia de exagerar las sumas aseguradas insertas en las pólizas para anticiparse al efecto inflacionario que sobrevendrá con el tiempo. Una estrategia más refinada y eficiente ha sido monitorear los valores asegurados cada semestre, trimestre o con la frecuencia requerida para aumentarlos según resulte adecuado. Pero esto último es arriesgado, ya que mientras se gestionan tantos cambios en la cartera de clientes que tienen diferentes necesidades y opiniones respecto de la contratación de los seguros es demasiado fácil cometer errores. Cuando estos errores ocurren todos se apuntan con los dedos.

Siendo una situación que trasciende la actividad de los agentes, las compañías de seguro locales también han buscado formas de hacer frente a este problema.

Tradicionalmente, hay seguros que funcionan en base a declaraciones de los valores asegurados durante determinados períodos de tiempo. Si las variaciones superan un porcentaje, digamos el 10 por ciento, se hacen ajustes de prima. Pero esta solución no es práctica para todas las coberturas.

En tiempos especialmente difíciles –como cuando hubo hiperinflación-, algunas empresas han tenido la iniciativa de ajustar los valores de las primas en forma masiva, aplicando nuevas sumas aseguradas y cobrando una prima adicional a toda su cartera en determinada línea de negocio, como la de “Automóviles” por ejemplo. Hoy en día, hay una tendencia local de emitir pólizas trimestrales, o incluso mensuales que contienen una nueva suma ajustada (y, por lo tanto, una prima adicional) por cada emisión. Estos contratos han sido diseñados para renovarse automáticamente, por ejemplo cada mes durante un año. Esta solución ha sido más ampliamente implementada en lo que respecta a la cobertura de automóviles, que representa aproximadamente la mitad de las primas totales del mercado (sin incluir las líneas de vida y coberturas afines).

Pero la estrategia que acabamos de comentar no es una alternativa óptima, por la elasticidad de demanda. Los clientes pueden pagar ajustes de prima en tanto sus ingresos lo permitan, y un efecto típico de cualquier proceso inflacionario es la pérdida de poder adquisitivo de la población. En tanto esto ocurra, se afecta la voluntad de asegurar y se pierden negocios. A medida que los seguros cuesten más, la demanda disminuirá. Esto es tan malo para las aseguradoras como para los clientes.

En definitiva, tenemos que concluir que no existe solución ideal, y que la inflación y el negocio del seguro simplemente no marinan bien.

Esta es una muy sucinta descripción de algunos de los efectos y posibles soluciones que plantea el problema inflacionario tal como surgen de la experiencia de Kennedys Latin America gestionando casos en el país, como abogados especializados en seguros y reaseguros. Pero no son las únicas dificultades. Para no extendernos no hemos referido aquí a la distorsión que la inflación se produce sobre los deducibles, o sobre los servicios de ajuste o legales, o a cuestiones
más cruciales incluso como las atinentes al cálculo de las reservas de las aseguradoras o sus estrategias de inversión. Está claro que la industria de seguro en Argentina enfrenta hoy múltiples desafíos y se sostiene gracias a la tenacidad y creatividad de tantos excelentes profesionales que tiene el sector. Estamos seguros de que estos esfuerzos resultarán en una mejora tangible en Argentina en los años venideros -y cuando esto suceda el negocio del seguro y sus componentes podrán disfrutar de una bien ganada madurez.

DANIEL BARÓN, Asociado Kennedys Latin America & Caribbean, Abogado Matriculado en Argentina

Daniel Baron calificó como abogado en Argentina en 1988, y ha estado trabajando en la industria del seguro durante más de 25 años. Su carrera comenzó en una compañía internacional de seguros de primer nivel en Argentina, donde trabajo como Sub-Director de Reclamaciones. Más tarde, comenzó su propia práctica profesional como abogado especializado en materia de seguros, acumulando una amplia experiencia como abogado litigante, representante en mediación y negociaciones extra-judiciales para aseguradoras. También es consultado con frecuencia en relación a cuestiones de cobertura. Daniel ha acumulado su mayor experiencia en el manejo de temas de Responsabilidad Civil General, Responsabilidad Civil Profesional, Responsabilidad de Productos y reclamaciones referidas a la cobertura de D & O. Ha trabajado a lo largo de la Región Latinoamericana, incluyendo Argentina, Paraguay, Uruguay, Colombia, México, Costa Rica, Suriname y Ecuador. Hoy se desempeña como Asociado en Kennedys, donde continúa su trabajo en la región para aseguradores y reaseguradores.

ALEX GUILLAMONT,  Director Kennedys Latin America & Caribbean

Alex Guillamont es el director de la oficina de Miami de Kennedys para América Latina y el Caribe. Dirige importantes casos representando a empresas líderes del sector de seguros y reaseguros en América Latina. Con 15 años de experiencia, Alex está reconocido como un gran experto referente en el sector. Año tras año aparece en la lista Power 50 de la revista LATAMIR como uno de los profesionales más influyentes del sector de seguros, fue galardonado como mejor abogado de seguros de Latino América por Global Law Experts en 2014 y bajo su dirección, Kennendys Latin America ha sido votada por los lectores de Reactions como mejor firma de abogados especializada en seguros y reaseguros de Latino América en 2013 y de nuevo en 2014.

KennedysInsuranceLawyersLatinAmericaMap

 

Biblioteca de publicaciones de Community of Insurance 

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

6 comentarios

  1. Carlos Biurrun

    Felicidades, Jorge, por la sinceridad y profundidad de tu comentario. En ocasiones, se da la espalda a la realidad como si así desapareciera el problema cuando hay que hacer lo contrario, enfrentarse a él, diagnosticarlo bien, definir objetivos y empezar a trabajar para resolverlos.
    Sigamos en contacto por este medio, la Comunidad iberoamericana de los profesionales de seguros en RED

  2. Felipe Hernandez H.

    Muy similar a lo que ocurre en el mercado asegurador venezolano. Alta inflación con devaluación continua de la moneda el Bolívar frente al dólar principalmente. En 2914 la inflación llegó a 68,5% c oficial de Banv

  3. JORGE AMADOR CHAVEZ BOCANEGRA

    DE NUESTRA COSECHA:
    Estimados, Daniel Barón y Alex Guillamont, he leído con mucha atención el artículo que Nos ocupa, no es de extrañarse la situación que transitan, por cuanto desgraciadamente el Gobierno Argentino lamentablemente está siguiendo cuasi a punto, los concadenados Errores de Gerencia País, que cometió en la dirección del Nuestro, el finado Presidente Venezolano Hugo Chávez Frías, y que su “Sucesor” el Sr. Maduro Moros ha seguido desde que “Heredera” la silla Presidencial.

    Lamentablemente, el Sr. Chavez Frías, logro imponer en la Región, a fuerza de Petro Dólares, su Socialismo del Siglo XXI, que hasta la fecha, nadie ha podido explicar: ¿en qué consiste? o ¿cómo se diferencia del simple Comunismo?, que todos conocemos, muy bien. En Nuestro caso, a juzgar por Nuestra experiencia de los últimos 16 años que lleva en el poder este Régimen, el precio que Nuestra Sociedad tendrá que pagar por los concadenados errores por ellos cometidos a lo largo del tiempo citado, será muy alto para pagar, pero, tendremos que pagarlo, y lo haremos, “Porque no hay camino corto a la Felicidad”.

    Los Gobierno de este tipo, todos se parecen, apelan a Beneficiar al Pueblo en las elecciones, y normalmente, el Pueblo al que apelan en Nuestros países es el más Ignorante, y el más necesitado, recordando a este punto, que Ignorante no es solo quien no sabe leer, es quien sabiendo hacerlo, no lee.

    Gracias a Dios en esta Vida, Todo tiene su principio y todo tiene su final, y este gobierno ha llegado a su final, y se caerá solo, y créanme, se caerá, porque el hambre jamás fue buen compañero de viaje de ningún gobierno en la tierra, y cuando hay hambre, se olvidan los colores de los Partidos Políticos, y se parece mucho a un Divorcio, “Cuando se acaba el Amor”, ¡solo queda el Dinero!

    Lamentablemente para Nuestra Industria Aseguradora, que vive del Amor y del Miedo, las decisiones País Nos afectan directamente, como de hecho, está afectando la Nuestra; ¿Cómo hacemos los Asesores Profesionales de Seguros, para mantener los Activos a Riesgo cubiertos por los Programa de Seguros Patrimoniales que para la Industria y/o Comercio Representativo diseñamos en Nuestra Corporación Asesora?,……. Para, ¿mantenerlos fuera del Infra- Seguro y/o Seguro Insuficiente con tres tipos de cambio oficial y uno Paralelo?

    El problema que UDS. están enfrentando lo veo reflejado en Nuestra realidad, y es uno de los más graves problemas con el que Hoy estamos lidiando en Venezuela. Uds. muy bien los explican, nosotros estamos mucho más allá en el tiempo de lo que Hoy UDS. están viviendo, sobre todo para mantener el Interés del Asegurado, en mantenerse Asegurado, y el esfuerzo que están haciendo para contrarrestar en las Pólizas vigentes una posible materialización de un Siniestro que cubierto por el contrato de Seguros, encuentre al Asegurado, en una situación de INFRA-SEGURO, y/o con Una Cobertura de Seguro, Insuficiente.

    Los fenómenos que en el área de la Economía y las Finanzas están constatando, debido a las
    Malas decisiones del Gobierno de Turno en Venezuela, en Argentina y/o en cualquier País, que Gobierne de la misma forma, se notan cuando se comienza a perder credibilidad en el Gobierno, en sus Instituciones y finalmente en el País, como en cascada, todo comienza a afectarse especialmente en la industria Aseguradora, en que Comercializamos una promesa de Pago a futuro, el valor Asegurado en las Pólizas de Incendio, merma cada mes, y comenzamos a dar brincos, a ver cómo hacemos para evitar el Infraseguro en la Vigencia de las pólizas a Riesgo.

    Es evidente por estas fechas, la confianza se esté deteriorando en forma generalizada, incluyendo la Confianza de Nuestros Asegurados, que es en donde radica Nuestra Actividad. A mi mejor entender Yo veo a la Argentina, siguiendo los pasos desafortunados de Venezuela, en todo, y pienso que su futuro Político se ira pareciendo cada vez más al de Venezuela, y Dios libre a la Patria de San Martin, que se llegue a parecer al Socialismo del Siglo XXI que estamos sufriendo en la Patria de Bolívar.

    Si tuviéramos como recrear, los tiempos que hemos pasado los Venezolanos, viviendo Hoy en Buenos Aires, estaríamos recordando a Caracas, a fines del año 2007 y 2008, cuando la crisis económica Financiera sacudió a esta parte del mundo, iniciándose en Wall Street, Por ahí comenzó a “agravarse el enfermo” comenzaron los verdaderos escándalos a publicarse, comenzó a subir el Dólar paralelo, a agravarse la Inflación y comenzaron los enroques de Ministros, como si todos fueran graduados de Harvard, toderos que los sabían ¿todo?,……… pasando de cargo en cargo, de Responsabilidades en Responsabilidades, que jamás llegaron a cumplir.

    En fin, se multiplicaron las “Inauguraciones” y “las promesas” las Expropiaciones de todo tipo, que le permitirían al Gobierno garantizarle una mejor calidad de Vida “Al Soberano”, al Pueblo, que Hoy en su mayoría cobra a partir de éste mes de Febrero unos Bs. 5,682.00 (Este es el sueldo mínimo, aprox. Se ve fabuloso, cuando lo dividen entre Bs. 6.30 que es el cambio oficial, pero se ve Horrendo, cuando lo divides en el Dólar Paralelo, Bs. 185.00 X cada Dólar Americano) y Hoy, Venezuela es el hazme reír del mundo entero, por Dios, ¿Qué pena ajena?, no se lo deseo a ningún país del mundo y menos a la tierra que viera a Mi primera Esposa nacer.

    En lo nuestro, en el Seguro, entre las muchos “Inventos” a los que hemos tenido que recurrir, está la CLAUSULA DE PRE-EXSISTENCIA Y CONDICIONES DE LIQUIDACION DE SINIESTROS, (se las adjuntamos, a los fines consiguientes) creada para las Pólizas de Incendio y Riesgos Aliados, Robo, Asalto y Atraco y todo lo que es Equipos electrónicos, de Computo y Comunicación, Rotura de Maquinarias, en fin, para garantizar el Cobro del valor de Reposición / Valor Convenido, en todo aquello que es importado y/o en lo producido aquí (aquí no se produce nada) gracias a Dios en Argentina, Sí, todavía y “Por Ahora” que tenga partes y piezas de Origen “Off Shore”.

    Nuestro problema es realmente grave, porque la retención de Riesgo de las Aseguradoras a Riesgo es mínimo cuando los millones de Bolívares los llevamos a Dólares, por varias razones, primero porque todavía tenemos tres paridades de cambio para la moneda Norteamericana, está el cambio oficial que ahora solo la usa el Gobierno para comida, medicina y fármacos, el SICAD I que se mueve alrededor de Bs. 12.00 X cada Dólar, el SICAD ll que a partir de este Jueves su cambio obedecerá al “Libre juego de la oferta y la demanda” ahora supuestamente lo comercializaran las casas de Bolsa, con la participación y supervisión del gobierno, ¿Cómo?,….. nadie lo sabe todavía!!!

    De la lectura de la Cláusula adjunta, como buenos Abogados, podrán en reciprocidad darnos luces para ajustarla lo más posible a la voluntad Tripartita que en ella se muestran en acuerdo y asi se Honrará el principio de máxima buena fe entre las partes, principio Universal del seguro.

    Espero que Mi modesta y sincera Opinión, sea interpretada por UDS. con el mismo sentido constructivo con que fue fraseada, deseándoles mucho Éxito en sus quehaceres, me suscribo de UDS.

    Atento Amigo y S. S.
    JCHB.
    Lic. Jorge Amador Chavez Bocanegra
    Presidente Ejecutivo
    http://www.coragerse2010.com.ve

    ANEXO; CLAUSULA DE PRUEBA DE PRE-EXSISTENCIA Y CONDICIONES DE LIQUIDACION DE SINIESTROS

    PARA SER ADHERIDA Y FORMAR PARTE INTEGRANTE DE LAS PÓLIZAS DE INCENDIO, ROBO, ASALTO Y ATRACO, ROTURA DE MAQUINARIAS, EQUIPOS ELECTRONICOS Y DE COMPUTO Y COMUNICACIÓN, Y LAS QUE EN EL FUTURO SEAN EMITIDAS POR SEGUROS ALTAMIRA, C. A.
    A FAVOR DE BURGUER HOUSE, C. A. Y/O DESARROLLOS CARNICOS 153072, C. A.

    Atendiendo a lo pautado en el Articulo # 58 de la Ley del Contrato de Seguros, cuando Regula el principio Indemnizatorio, es entendido, comprendido y acordado entre las partes, que esta cláusula de: Prueba de pre-existencia y condiciones de liquidación de siniestros, prevalecerá sobre cualquier otro término y/o condición de póliza existente en el y/o los contratos de seguros que la Aseguradora a Riesgo haya Emitido a favor del Contratante, Asegurado al momento de la materialización de un siniestro cubierto por la pólizas que en su Conjunto componen El Programa de Seguros de Riesgos Patrimoniales que motiva esta Clausula.

    La Aseguradora acepta que los valores declarados a riesgo por el asegurado son consecuencia de sus más recientes inventarios y/o Avalúos para Aseguramiento, de sus Edificaciones, Maquinarias, Equipos Electrónicos y de Computo y Comunicación, sus partes, piezas y repuestos de todo aquello cubierto por las Pólizas aquí citadas, incluyendo las maquinarias con que cuenta la empresa asegurada, a la fecha, las mismas que están a la vista, operativas y a la orden de Seguros Altamira, C. A. para su inspección y auditoria.

    Teniendo en cuenta lo que antecede, las partes acuerdan en asegurar a TODO lo declarado
    por el Asegurado a valor Convenido, y exonera al Asegurado de hacer uso de la Cláusula de Infraseguro y/o Seguro Insuficiente, sujetas únicamente a los valores declarados por el asegurado en su último inventario.

    Cuando las Maquinarias Aseguradas tengan más de cinco años un día de uso, (5.1 día) estas quedaran aseguradas al valor en que se encuentren a la fecha de suscripción de la Póliza, bajo lo dispuesto en: “valor convenido” y a partir de esa fecha en adelante, al valor del más reciente inventario que el asegurado haga llegar a la aseguradora a riesgo, en cada renovación de póliza, o cuando estas convengan por escrito un nuevo “valor convenido” siendo estos los valores asegurados en las pólizas, a todo efecto. (Valores declarados a riesgo)

    Por tanto, al momento de la materialización de un Siniestro cubierto por los alcances del contrato de Seguros, la Aseguradora liquidara la pérdida verificada por el monto del Valor declarado a Riesgo, sin ningún otro requisito que el que este Inventario cumple en este acuerdo a los fines Consiguientes. Adicionalmente tratándose de Maquinarias, La Aseguradora conviene en ratificar por esta vía, que está Cubriendo todas las maquinarias que figuran en los Inventarios, a lo largo y en todo el proceso de Producción en línea necesario para contar con el producto final a puerta para su entrega y comercialización.

    Este Documento sustituye el anterior y de él se hacen tres (3) ejemplares, uno para El Asegurado, uno para La Aseguradora a Riesgo, y otro para CORAGERSE 2010 C. A., Sociedad de Corretaje de Seguros, los Asesores e Intermediarios del Asegurado.

    ES CONFORME:

    CORAGERSE 2010 C. A., SEGUROS ALTAMIRA, C. A.
    Sociedad de Corretaje de Seguros Gerencia Técnica
    Presidente Ejecutivo

    DESARROLLOS CARNICOS 153072, C. A. BURGUER HOUSE, C. A.
    Presidente Presidente

    Caracas, 10 de Enero del año 2,015

    NOTA DE GERENCIA DE RIESGOS Y SEGUROS:

    Noticia de Último minuto;
    NUEVA TASA DE CAMBIO ES 27 VECES MAYOR QUE EL TIPO DE CAMBIO OFICIAL
    Publicado el 13 de febrero de 2015 a las 8:36 am en Destacados, Economía Nacional
    El Banco Central de Venezuela publicó la tasa para el nuevo mercado de divisas creado la semana pasada.

    El precio asignado en el primer día de operaciones del llamado Sistema Marginal de Divisas (Simadi) quedó a 170 bolívares por dólar.
    Se trata de un cambio casi 27 veces mayor que la tasa oficial básica de 6,3 bolívares por dólar, que el gobierno destina para importaciones prioritarias de alimentos y medicinas, resalta BBC Mundo.

    La semana pasada, el gobierno de Nicolás Maduro anunció un nuevo sistema de tres cambios oficiales con el que aspira a equilibrar la economía y eliminar el llamado dólar negro o extraoficial, que es en teoría ilegal.

    Además del Simadi y la básica, existe un cambio intermedio, llamado Sistema de Cambio Diferencial (Sicad), destinado para todas las demás importaciones y para viajes, que empezó a operar a 12 bolívares por dólar en un sistema de subasta.

    Mientras tanto, el llamado dólar negro transó a 190 bolívares por dólar este jueves.

    La apertura de la tasa Simadi a 170 bolívares fue más alta de lo que la mayoría de los economistas habían predicho (entre 120 y 150 bolívares).

    “Muchos venezolanos interpretan esta media y esta tasa como una legalización del mercado negro de dólares, que era identificado por el gobierno como un plan de lo que llama “la derecha” para desestabilizar al país a punta de inflación”, añade el corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Daniel Pardo.

     ¿Es esta una Medida de buena Gerencia País? Con Gobiernos como el que tenemos que hacen lo que sea para permanecer en el poder, nada puede cambiar para progresar, el Cambio en Venezuela pasa por un cambio de Gobierno por la vía Pacifica y Electoral prevista en Nuestra Constitución.
    Este Gobierno le acaba de Asignar unos Ocho mil quinientos Millones de Dólares Americanos al cambio Oficial de Bs. 6.30 por cada Dólar Americano para Importar Comida y medicinas para lo que queda del Ejercicio en curso;……….una actividad que el Gobierno de Turno se reservan para su ¡ uso exclusivo!

    Hasta aquí se los dejo, “Por Ahora”. Saludos Jorge, JCHB. http://www.coragerse2010.com.ve

  4. Carlos Biurrun

    Hola Fernando, es interesante la cuestión que planteas y lo podemos comprobar en España donde estamos con varios meses de IPC negativo. Me atrevo a afirmar que para el seguro de vida es más peligroso un escenario inflacionista que en deflación. Sigamos de cerca lo que pasará este año en España donde creo que el seguro de vida como mecanismo de ahorro va a crecer ante la desconfianza hacia otros activos. Es un placer compartir ideas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − siete =