IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
“QUE TANTA PAZ TE LLEVES, COMO DESCANSO DEJAS”

“QUE TANTA PAZ TE LLEVES, COMO DESCANSO DEJAS”

José Luis Latorre
José Luis Latorre

Escribe: José Luis Latorre

Cuando Carlos me pidió que escribiese un artículo no relacionado con el seguro y abriendo una nueva sección, pensé…: ¿de qué voy a hablar? Pensé en multitud de temas,  iba por la calle y miraba lo que a la gente le interesaba o preocupaba. Y no acababa de encontrar el tema, con el que sentirme satisfecho de iniciar la sección, por lo decidí escribir algo que nos hiciese reflexionar a todos, por ello quiero presentaros a mi vecino más especial, se trata de Enrique.

Enrique es un gran lector, se pasa el día enfrente de la biblioteca municipal, tiene entre 55 y 60 años, todo el barrio le conoce, es una persona tranquila y apacible, lleva una mochila siempre con una raqueta de Bádminton, con la que a veces juega con algún amigo en el parque enfrente de la Sagrada Familia, Enrique es una persona muy especial, es querido por todos los comerciantes y por la gente del mercado municipal del barrio, Enrique es mí vecino.

Estamos siendo masacrados por una crisis como no somos capaces de recordar otra, abrimos la conversaciones de negocios, con expresiones como “ …Con la que está cayendo…” y lo hablamos con total normalidad, nos hemos habituado a ello, mi teoría al respecto es que nos pasa algo parecido como cuando rebasamos el umbral del dolor y sufrimiento, que una vez superado dejamos de sentir. En la Televisión, radio y prensa escrita ya no es noticia de portada pero sigue siendo tema de tertulias y debates, lo vemos en Televisión y  lo vemos en la calle…

¿Lo vemos en la calle…? ¿O miramos hacia otro lado?

JLL1

“Donde hay justicia no hay pobreza” Confucio

Miramos, que no vemos, en la calle gente que sufre, que no tiene donde vivir, ni que comer; o viven y comen de la beneficencia…Que están a nuestro lado y les ignoramos, o nos molestan cuando se acercan y les vemos, gente que son como tú y como yo, seres humanos. Uno de ellos, una de esas miles de personas es Enrique. Enrique vive en un banco durante el día enfrente de la biblioteca, fuma en pipa, devora libros, juega con los niños y los perros que se le acercan y duerme en su coche en mí parking, a unos coches de mi plaza, Enrique cada noche se mete en un Peugeot 205 marrón, que ya no puede salir de la plaza…lleno de cosas, embargado según me dice y duerme…, el propietario del parking le deja dormir y asearse diariamente gratis. Los comerciantes vecinos le traen comida cada día, Enrique vivía en uno de los pisos del Barrio, es un hombre normal que tuvo un golpe de mala suerte, se quedó sin trabajo, sin piso en la calle, la mujer le abandonó y no tiene hijos; pero tiene muchos amigos en el Barrio y todos le ayudan, porta una barba bien cuidada, aseado, se viste y come en la parroquia, cualquiera puede hacer amistad con Enrique, no mendiga y si alguien del Barrio necesita algo de él se lo pide, y si quieren le dan la “voluntad”. Tiene mucha conversación, no está viajado, pero si muy versado, es un tipo encantador que si aún tuviese su piso sería el presidente de la comunidad permanente, por su afán de ayudar al prójimo, yo le miro y le veo, a veces me siento en un banco…a distancia, le veo actuar… os encantaría.

A veces desaparece unos días o semanas y pregunto al guardia del parking por él y me dice está ingresado o ha ido a visitar a un amigo.

Vemos en la calle gente como Enrique, que sufre, que no tiene donde vivir, ni que comer, o viven y comen de la beneficencia…que están a nuestro lado,  les ignoramos o nos molestan cuando se acercan o les vemos. Seres humanos que se nos han vuelto invisibles, que el paso del tiempo sólo tiene como fin alargar su soledad agónica, gente sin recursos en cualquiera de nuestras ciudades, un inframundo en nuestro Mundo.

Es sabido que el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor…y pienso que esta es una de nuestras características como especie, no conozco animales que sean capaces de comportarse como el ser humano, los animales matan para alimentarse o por su territorio, nosotros matamos hasta por codicia. Hemos perdido la brújula de nuestro destino, no sabemos si hemos de ir al norte o al sur, si subir o bajar, y lo peor es que tampoco nos importa, nos hemos adaptado al medio, seguimos en manada sin mirar a nuestros lados, avanzando hacia no sabemos muy bien donde.

JLL2

“Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo” Alexei Tolstoi

Hemos perdido el rumbo que nos hizo ser la especie que ha dominado la tierra estos últimos miles de años, hemos perdido la fe en el hombre, navegamos como un barco sin rumbo, en una crisis sin precedentes;  seres humanos mueren diariamente intentando alcanzar un sueño inalcanzable y los que llegan a su “Dorado” sólo se pueden sentar al lado de Enrique.  Ya los muertos ni tan siquiera son noticia si no son decenas.

Cuando miro a Enrique pienso que aún es posible cambiar y tomar el rumbo adecuado, que la sociedad se puede movilizar y que los políticos se dejarán arrastrar, la “casta” política no es capaz de liderar ya nada, han perdido la credibilidad, pero las personas podemos romper esta crisis con pequeños gestos, gestos de acercamiento y humanidad gestos de amor, en una sociedad en que el amor se demuestra a oscuras y el odio en público.

JLL3

“Es imposible encontrar grandeza, allí donde no hay sencillez” León Tolstoi

Tenemos un problema y nuestro problemas tiene nombre y apellido se llama “Crisis de valores”…  la crisis pasará, pasará la financiera e inmobiliaria, pero sólo nosotros tenemos en nuestra mano acabar con la crisis de valores, ya que “El único capaz de salvar a un ser humano es otro ser humano”

JLL4

“Quién salva una vida salva a toda la humanidad” Talmud ( Libro sagrado judío )

Nuestro recuerdo hacia los que en un último acto de desespero, se quitaron la vida al perderlo todo, duró lo que el grito de la caída. Enrique es un valiente, Enrique lo ha perdido todo… ¿Todo?  No, la valentía de seguir luchando, el orgullo de ser como es, su integridad, la voluntad de ayudar a otros que están peor que él y de seguir luchando con su derrota y su hundimiento, esa valentía la sigue teniendo.

Todos tenemos hijos, sobrinos, nietos, hermanos más jóvenes, que tendrán hijos a los que si no les cuidamos el presente, este será su futuro:

JLL5

 

“Los malos tiempos tienen siempre un gran valor: la capacidad de enseñanza”. Ralph Waldo Emerson

Hoy no he visto a Enrique el día amenazaba lluvia y cuando llueve busca otros cobijos… Como seres humanos que somos, siempre tenemos motivos para la esperanza y espero un día poder decir sobre esta crisis de valores, “Que tanta paz lleves, como descanso dejas”

“No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma” Jiddu Krishnamurti

Este relato es verídico y lo único cambiado es el nombre.

José Luis Latorre

@jllatorref

https://www.flickr.com/photos/jl_latorre/

 

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

4 comentarios

  1. Carlos Lluch

    Estimado José Luis, persona y amigo,por ese orden,

    Me alegra tenerte por amigo. Es un lujo al alcance de muchos pues también eres, como Enrique, persona que das. Me alegra que seas capaz de sentir como lo haces, de leer la realidad tal cual es porque solo así se cambian las cosas. Y me alegra que hayas tomado el pulso al teclado y hayas hecho de tu vivencia un excelente artículo sobre una miserable realidad.

    El deber de un Estado es proteger a sus ciudadanos y ayudarles a conseguir algo parecido a la felicidad; no sirve para otra cosa. Así las cosas el Estado falla estrepitosamente si no proporciona los medios para que Enrique tenga una vida consecuente con su dignidad humana. Pero no solo falla sino que puede tener otros tintes si determina políticas orientadas a acelerar la destrucción de las personas que están en condiciones de exclusión social. De forma organizada y sistemática.

    No sé muy bien si hemos perdido el norte o por el contrario lo que ocurre es que nos han marcado una dirección muy bien definida hacia la que nos encaminamos como borregos. De ser así el gran beneficiado no es el ser humano sino algunos de los más inhumanos seres de este planeta.

    No he visto a la gente lanzarse a la calle porque nos hemos cargado a unos negros con balas de goma aunque tal vez sí nos habríamos movilizado si hubieran sido de plomo. No he visto a la gente movilizarse al enterarse de que nuestros parados de larga duración dejan de tener qué comer o se quedan sin asistencia sanitaria. No he visto a la gente gritar de dolor por tener entre nosotros a 2.826.549 niños (Save the Children 2014) en exclusión social. En Castilla-León más del 11% de los niños no ha comido carne en una semana.

    Nuestro Gobierno ha anunciado un Fondo de 17 millones de euros para luchar contra la pobreza: 6 E por niño al año. ¿Es un jodido chiste? ¿Estamos cachondeándonos o es que no tienen ni idea de lo que hacen? Mientras, recordemos que en contraste con esos 17 millones las ayudas a otros “ciudadanos en riesgo de exclusión” han sido muy distintas: Según publicaba 20 Minutos “El dinero público recibido por las entidades financieras españolas oscila entre los 55.752 y los 589.073 millones, según distintos cálculos.” (Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1734547/0/ayudas/publicas/banca-espanola/#xtor=AD-15&xts=467263 )

    ¿Qué mierda de gente somos si permitimos que esto suceda entre y ante nosotros?

  2. José Luis Latorre

    Hola Benito y Carlos:
    Gracias por vuestros comentarios, lamentablemente por ser verídico es más triste y esta crisis de valores se esta llevando por delante a muchos “Enrique’s”
    Un abrazo a todos.

    José Luis

  3. Benito Rius

    Estimado Jose Luis.
    Me gusta el tema que has tocado con tu artículo con el que estoy totalmente de acuerdo. En una sociedad en la que tiene más derechos el que más protesta y ruido hace, en la que todo está politizado y magnificado a antojo de los mismo intereses, es importante fijarse en las “pequeñas” personas que en silencio viven el día a día a nuestro lado. Un abrazo.

  4. Carlos Galcerán

    Qué gran verdad lo que explicas, qué claro que lo expones y ojalá jóvenes y mayores lo leyeran para que les quede bien grabado. Si la cura de humildad a la que nos ha sometido esta situación no va acompañada de buenas intenciones, no habremos aprovechado la oportunidad.
    Te felicito, José Luis. Muy bien!
    Un abrazo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once + 18 =