IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
El cuadro “La virgen de la pera” guardaba un secreto.

El cuadro “La virgen de la pera” guardaba un secreto.

bj1

También guardaba un secreto

Escribe: Javier López, Asociación de amigos de la Basílica de Santa María de Portugalete

Estimado Carlos: Los ecos del interés que despertó el descubrimiento en la Basílica de Portugalete de un tríptico que muestra la Coronación de la Virgen por una Trinidad antropomorfa aún no se han apagado, cuando otro hallazgo ha venido a poner el tema de las tablas flamencas del siglo XVI que adornan las paredes del templo, en rabiosa actualidad.

Estoy seguro que recuerdas que la Basílica portugaluja está bellamente ornamentada con un colosal retablo obra del lorenés Guiot de Beaugrant. Este autor renacentista apareció por Bilbao en el segundo tercio del siglo XVI proveniente de Flandes, donde se había destacado como escultor y tallista con un fantástico trabajo en la chimenea que adorna la Cámara de los concejales de la Libertad de Brujas.
Muy pronto destacó en la zona norte, pues al poco de llegar ya fue contratado para un retablo en la iglesia – hoy catedral – de Santiago en Bilbao, en la de Portugalete y otras muchas, desde Valmaseda a San Vicente de la Sonsierra.bj2
Pero además de hábil tallador de madera, era ingeniero de obras, con trabajos en la barra de la desembocadura del puerto de Bilbao y ejerció como marchante de arte, explotando sus contactos con Brujas, que en aquel tiempo tenía un floreciente comercio de lana con Castilla, que la exportaba por el puerto de Bilbao y a veces por el de Portugalete.
Él fue quien se encargó de la ornamentación del templo que por aquellos años de 1532 se construía a orillas de la turbia cinta del Nervión.
bj3
En la Basílica y en la nave de la epístola, colgó otra bella tabla flamenca. Al igual que el tríptico con la Ascensión, la Asunción y la Coronación de la Virgen, se trata de una pintura del siglo XVI que ha pasado largos periodos colgado en la sacristía. En fechas recientes, finales del pasado siglo, fue restaurado por última vez y ahora luce con todo su colorido.
Lo que ha sucedido con esta pintura es que por su deficiente estado de conservación, a lo largo del tiempo ha precisado varias restauraciones y no siempre han sido afortunadas.
La Asociación de Amigos de la Basílica (A.A.B.) ha llevado a cabo una labor de estudio y análisis en torno a esta tabla, y está obteniendo unas informaciones ciertamente interesantes.
Gracias a fotografías anteriores a la guerra civil, en soporte de cristal, que obran en poder de la asociación, se ha podido constatar la situación en la que se encontraba y la “evolución” a la que se ha visto sometido por las sucesivas restauraciones. Hay constancia de que ya fue retocado en su día por el agustino P. Víctor Villán, un artista de reconocido prestigio, entre 1916 y 1918, aprovechando sus estancias en Portugalete.
bj4bj5
 En los años 30                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        En la actualidad
A pesar de la deficiente calidad de resolución de la foto antigua, quedan de manifiesto varias diferencias con la imagen actual (que ponemos en blanco y negro para mayor similitud). El primer angelito del suelo por la izquierda tenía los pies separados y ahora los tiene juntos. Estaba con la pierna desnuda y ahora la tiene cubierta por la túnica. Antes sus alitas eran paralelas a la espalda y ahora presentan un ángulo. El ángel que está de pie, también a la izquierda, ofreciendo un racimo con pámpanos, ahora tiene más pelo y menos rostro que en el antiguo y parece que le han caído diez años encima. En general, se puede afirmar que el trazo del original era más fino y delicado y la imagen tenía mayor viveza.
Pero en esta vida todo es relativo. Lo que a primera vista parecía un daño irreparable, se puede convertir en una actuación sumamente brillante, casi providencial, si tenemos en cuenta el estado previo en que se encontraba el cuadro, y como ejemplo podemos fijarnos en el estado de la citada tabla en el año 1990, antes de su última restauración, un estado lamentable que ha quedado reflejado en la fotografía siguiente, la única que disponíamos y que desgraciadamente no es de muy buena calidad.
Las tablas estaban muy separadas, los colores desvaídos y enormes zonas se encontraban dañadas y perdidas por la humedad. Algunas figuras, – el ángel de la izquierda, los angelitos del suelo o el vuelo de los vestidos de los ángeles coronadores -, tuvieron que ser totalmente rehechas. El trabajo de los restauradores hubo de ser ímprobo y su resultado no puede ser sino merecedor de elogio y reconocimiento.
Estado en 1990
bj6
bj3
                                                                                                                                                                                                                   Estado en la actualidad
Siempre se ha dicho que este cuadro estaba inspirado en otro.
Cita Juan de Pagoeta, en su ilustrativo libro sobre Portugalete y la Basílica de Santa María, que D. Ángel Chopitea, párroco entre 1932 y 1961, destacó su semejanza con un grabado de Durero que había visto en el Monasterio Benedictino de Monserrat. Parece que así se hizo constar en un pequeño cartel que acompañó al cuadro durante algún tiempo.
En el desarrollo de los trabajos de documentación que la A.A. de la Basílica está realizando para la catalogación de estas tablas y en la búsqueda de su autoría, investigó entre los grabados de Durero para tratar de verificar la autenticidad de este dato. Y lo encontró. Realmente se trata de una xilografía llamada “La virgen, reina de los ángeles” que lleva el número 101, está fechada en 1518 y mide aprox. 21 x 30 cms.
bj7
bj3
Y aquí surgió otra sorpresa destacable, un hecho ciertamente llamativo, porque al igual de lo que sucede en el Tríptico de la Coronación, el autor de esta tabla siguió la composición del grabado paso a paso, sin salirse del guión. Las alas de los ángeles que la coronan, están abiertas en los mismos ángulos y sujetan la corona con la misma mano y sus túnicas ondean de manera semejante, incluso las volutas de la nube del ángulo superior derecho son similares. El niño está en idéntica postura, sobre el mismo cojín y los pliegues del vestido de la Virgen están perfectamente reproducidos. Naturalmente, las caras de los ángeles y de la Virgen son diferentes, es la distribución de las figuras lo que reproduce en su totalidad.
En este cuadro, el autor se ha permitido alguna licencia y mientras que en el grabado hay un ángel a la derecha que toca el tamboril, en la pintura lo ha sustituido por un ramo de flores, aunque ha dejado igual al de la flauta que está a su lado y ha puesto un ángel con una banda en las manos, más a la derecha, que no está en el original. En la xilografía, a los pies de la Virgen, un angelito eleva una llamativa planta en un tiesto y en la tabla lo que sujeta es un ramo de flores.
bj8
bj9

Pero donde se manifiesta el matiz más notable es en la fruta que lleva la Virgen en la mano. Nuestra pintura tiene una inequívoca pera colorada, mientras que lo que tiene la Virgen del grabado de Durero da pie a interpretaciones subjetivas. Unos dicen que parece una pera, otros una manzana, incluso hay quien sugiere que es un membrillo.

La alegoría a la manzana de Eva parece inevitable. Por una manzana la mujer trajo el pecado original al mundo y esta otra mujer, la madre de Dios, nos trae la redención del pecado.
Para aclarar este extremo, nos puede ayudar el hecho de que entre los grabados de Durero, la Asociación encontró otro de 1512 llamado específicamente “La Virgen de la Pera”, y si observamos lo que la Virgen tiene en la mano en ese grabado, es otra fruta de difícil catalogación botánica, más parecida a manzana o membrillo que a otra cosa. Parece que el grabador alemán era fiel a esa variedad frutal, o sea que al pintar esa pera jugosa, podemos decir que nuestro autor supo interpretar y respetó la voluntad de Durero.

La virgen de la Pera                                                                                                                                                                                                                    La pera en la mano

 

bj10bj11

Buscando en los tratados de iconografía y simbolismos, no se encuentra mucha información sobre el hecho de que se pintase una pera en la mano de la Virgen.   La verdad es que la Biblia no especifica el tipo de fruta que colgaba de aquel mítico árbol. El libro del Génesis dice textualmente: “Viendo pues la mujer que el árbol era bueno para comida y un deleite para los ojos y apetecible para lograr la inteligencia, tomó de su fruto y comió, haciendo también coparticipe a su marido”.
Así que bien se puede considerar que aquí la pera ha robado el papel que de manera arbitraria se le ha adjudicado tradicionalmente a la manzana. Unos autores citan la pera como símbolo de fertilidad y hay quien la describe como Cristo encarnado y otros, no sabemos con qué razones, como el símbolo del amor divino por la humanidad.
En este caso, el cuadro que cuelga en la Basílica portugaluja no representa ninguna rareza o rasgo insólito, como el tríptico de la Coronación con la peculiaridad distintiva de su Trinidad antropomorfa, porque en España son numerosos los cuadros e imágenes con este mismo tema de una Virgen con una pera en la mano, repartidos por toda su geografía, en Madrid, Castilla, Murcia o Andalucía, con la pera hacia arriba o hacia abajo.

bj12bj13bj14
¿Fernando Gallego? Van Orley 1515-1520 Virgen del Prado

Pero tras el inocente dibujo de Durero, late una historia larvada que tiene su importancia.
Duero lo realizó en 1518. Un año antes, los luteranos habían ya presentado al papa sus noventa y cinco tesis para la regeneración de la Iglesia. Pensaban, razonablemente, que poder comprar con dinero el perdón de los pecados era un obstáculo para el verdadero arrepentimiento. Es sabido que mostraban cierto respeto por la madre de Jesucristo, pero no encontraban justificado aceptar el hecho de su virginidad. La polémica estaba servida.
Una polémica que al final, terminaría en sangrientas guerras de religión.
Aun cuando poco después, Durero mostró simpatía y se adhirió a las tesis de los luteranos, en aquel turbia época de 1518 se decidió por esta representación polémica, para su tierra y para aquel tiempo, de una Virgen triunfante y coronada como reina en el cielo.
Pero el tiempo ha corrido inmisericorde desde entonces y hoy ya, ajena a los ruidos del mundo, descansa tranquila y reluciente en las paredes del templo portugalujo después de casi cinco siglos de azarosa existencia, quizá añorando el nombre que le puso su creador:
La Virgen, reina de los ángeles.
Como ves amigo Carlos, las historias nos acechan en cualquier esquina, solo precisamos rascar levemente la leve costra que envuelve lo cotidiano, para encontrarnos frente a frente con la aventura de la realidad, que siempre supera a lo imaginado.
Estoy seguro que el campo que se nos abre con la observación y documentación de estas tablas flamencas, es muy extenso y no ha hecho sino comenzar. Ya te mantendré al corriente de nuestros progresos.
Y ahora me despido como siempre, con el mejor de mis deseos y recordándote a ti y a todos los usuarios del blog, que la primavera lleva días llamando a la puerta y las flores están empezando a acicalarse para presentarse en sociedad y nos tenemos que poner a su altura estética para recibirlas dignamente.
Un abrazo de tu amigo

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 3 =