IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
El cabello, estética y cultura

El cabello, estética y cultura

bg1

Escribe: Javier López Isla

Descarga aquí en pdf el artículo.

Estimado amigo Carlos: El otro día cuando hablábamos de la fotografía de viajes salió a colación el asunto de los sombreros y los gorros variopintos. Vimos que le daban a la imagen mucha mayor fuerza que cuando sacábamos la cabeza sin cubrir. Esto podría hacerte pensar que no tengo en estima el variado lenguaje del cabello y en ese caso te puedo asegurar que te equivocarías. Me apasiona.

De hecho hoy te traigo el argumento contrario al de mi última misiva. Ya sabes que llevo dentro de mí multitud de contradicciones. No soy monolítico. Decía Darwin que no sobreviven los más fuertes, sino los que tienen mayor capacidad de adaptación.

Así que dicho y hecho, hoy me propongo cantar las excelencias fotográficas del cabello.

El cabello, pugnando por escapar de los gorros y tocados, es un motivo fotográfico de primera índole.

bg2 bg3 bg4

Ya conoces de otras ocasiones mi proverbial preferencia por las mujeres. Debo de ser un pícaro incorregible,  porque siempre destaco el cabello femenino sobre el masculino.

bg5 bg6 bg7

La verdad es que el cabello femenino, sobre todo en las jóvenes, tiene algo que nos hechiza, algo que nos llega dentro y dispara un mecanismo admirativo que a veces desconocíamos.

bg8 bg9 bg10

Es algo primigenio, que a mi entender, sintoniza con la hermosura femenina. Puro lenguaje connotativo, delicada promesa de futuros goces. Y ellas lo saben, porque lo atienden con mimo. Hay muchas culturas que destacan esta  faceta.

Por ejemplo en el Sudeste asiático es una delicia recrearse en el cariño con que cuidan sus largas melenas, como un bien precioso que es necesario cultivar. Aunque se protejan del sol no ocultan sus graciosas cabelleras que a la postre son una señal de identidad, un encendido faro de su feminidad.

bg11 bg12

bg13 bg14 bg15Pero no todas las culturas profesan el mismo entusiasmo por exhibir el cabello.

Todos conocemos la rigidez con que los practicantes de la religión musulmana impiden a las mujeres mostrar el cabello en público. Y la verdad, me parece una pena.

bg16 bg17 bg18

 

Ya sabes Carlos, que yo soy un hombre liberal y jamás les digo a los demás lo que deben o no deben hacer; a ellos les parece que el pelo de la mujer es un rico patrimonio que se debe ocultar a los extraños  y son implacables. Alguien escribió que en el jardín del Islam se cultiva muy poco la flor de la tolerancia, y es cierto; pero bueno…, ellos se lo pierden.

bg19 bg20 bg21

Además el cabello se presta a ser engalanado por medio de peinados singulares, con  trenzas, con tirabuzones, con ondas o alisados  y las mujeres lo saben desde pequeñas y primorosamente lo adornan con lazos, con diademas, prendedores, horquillas, plumas y demás artilugios.

Los peinados cobran así un realce adicional, el que lebg22 prestan esos sencillos y a veces no tan sencillos objetos decorativos.

En algunas culturas se han desarrollado curiosos y ornamentales artificios para rematar el final de las largas trenzas y les dan así un toque adicional de distinción.

bg23 bg24 bg25

Algunos parecen ligeros y elegantes pero otros aparentan mayor robustez, con pinta de ser bastante pesados y de resultar algo incómodos. Pero la coquetería femenina todo lo puede.

bg26 bg27 bg28

Bueno amigo, ya sé que es imposible tener razón siempre, pero tuvimos argumentos para demostrar en nuestra anterior aportación que  los gorros y sombreros  hacen más interesante la descripción fotográfica del sujeto y hoy, sin embargo, apostamos por el cabello por el primigenio mecanismo de fascinación  que desata en quien lo admira.

bg29 bg30

Así, que puesto que encontramos razones para defender ambas posiciones, he llegado a la sugestiva solución  de que voy a proponer que cada uno haga lo que le dé la gana.

Y con esta interesantísima conclusión, que secretamente reconforta mi ácrata disposición,

aprovecho la ocasión para enviarte el mejor de mis abrazos. Tu amigo de siempre,

Javier

 

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =