IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
Beligerantes con la violencia machista y una sociedad patriarcal

Beligerantes con la violencia machista y una sociedad patriarcal

rosa(N.E. Cuando se aplican unos determinados medios en nuestras empresas y no dan resultado, se prescinde de ellos y se buscan otros más eficaces. La violencia machista en nuestra sociedad no se está atacando bien porque no cesa y lo más grave hay un cierto ambiente de fatalismo sobre sus resultados. Nuestra sociedad, como dice Marta, todavía no ha superado una orientación patriarcal en todos los estamentos. Ante esta situación es preciso revelarse, ser beligerantes para cambiar una situación grave. El día 25 de noviembre, el día de la no violencia contra la mujer, no debería existir de la misma forma que no deberían existir los frenos al acceso de la mujer a la dirección de las empresas)

Escribe: Marta Aburto

Querido Carlos:

El otro día en nuestro viaje en metro de Algorta a Bilbao conversamos sobre tu interés en dedicar una parte de tu blog a las mujeres y su intervención social y profesional.

Coincidiendo con el 25 de noviembre día de la no violencia contra las mujeres, me ha parecido oportuno dedicarte estas líneas.

El #DíadelaNoviolencia contra la mujer es un día, como tantos, que no debería existir,

Cada año, este día, nos acordamos de todas las mujeres que han sido asesinadas y/o maltratadas, denunciando la violencia pero obviando la educación de nuestro sistema ”paternalista”. Esta cifra no desciende, incrementándose incluso, como los patrones machistas en los adolescentes, asunto este del que se habla poco.

La violencia machista se cobra más vidas que cualquier otro tipo de violencia en el estado Español.

Tratar de aislar el problema de violencia de género como si fuera un fenómeno desconectado, tiene que ver con la negación de la existencia de un sistema “Patriarcal” que estructura y fomenta un modelo de dominación y poder del hombre sobre la mujer.

En España dentro del sector asegurador trabajan 47.000 personas, el 50% mujeres de las cuales solo el 6,12% están en puestos directivos.

Las compañías de seguros  nos lanzan preciosos mensajes y videos sobre la igualdad, diversidad, y nos hablan de su creciente interés por el bien Social a través de programas de RSE, con mensajes que endulzan la realidad:

Hay múltiples violencias que se ciñen sobre las mujeres y una de las más importantes es  la falta de oportunidades laborales y en concreto de liderazgo por razón de sexo.

La Responsabilidad Social empresarial debe empezar dentro de la empresa fomentando la igualdad entre sus empleados. De nada sirve proclamarnos Responsables Socialmente si dentro de nuestra casa no trabajamos con igualdad .

El video que tienes colgado en tu blog del profesor Néstor Braidot, “¿Existen diferencias entre el liderazgo de la mujer y del hombre?”, me ha servido de inspiración para emitir conclusiones.

El cerebro femenino es diferente al masculino, ninguno es mejor ni peor, sino complementarios, El liderazgo empresarial efectivo y socialmente justo es el que complementa el cerebro del hombre con el de la mujer. Las mujeres no debemos intentar asemejarnos a los hombres, si no, ser y aportar valor por nosotras mismas.

Para finalizar y con una nota de humor, te adjunto una iniciativa antimachista nacida en Toronto (Canada) para promover “una masculinidad comprometida con la igualdad”,

“Walk a Mile in Her Shoes” (pic.twitter.com/OL5CF8Dn) le pide a los hombres caminar literalmente una milla en los zapatos altos de las mujeres. No es fácil caminar en nuestros zapatos, “pero es divertido y le ofrece a la comunidad hablar sobre algo que es realmente complicado”

Durante la caminata se desbordan las oportunidades para conseguir que las personas hablen del tema. Se brinda educación PREVENTIVA, que ayuda a los hombres a entender mejor la experiencia de las mujeres.

Estaría muy bien fomentar una jornada laboral en la que los hombres llevaran tacones , porque, como suelo decir, así se corre menos y es mas fácil que te cojan .

Constituiría una evolución positiva que este tema figurara específicamente en los foros de las compañías para “educarnos preventivamente” en la convivencia laboral de los dos sexos,:

Nuestro futuro depende del final del sexismo, el final de la superioridad masculina por la fuerza, su justificación cultural y la educación que la reproduce.

 

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

6 comentarios

  1. Lydia Arroniz

    Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión en favor de la diversidad de sexos en los Consejos/Dirección de las compañías. Los datos están ahí y, en mi opinión, la consecución de la igualdad va a ser un camino muy largo, entendida ésta, no como cuotas sino como IGUALDAD DE OPORTUNIDADES. La semilla para lograr una total transformación es la educación. Los diferentes sexos deben conocerse, saber de su diversidad, de su complementariedad, …, desde la infancia. No deben estar alejados los unos de los otros, para que cuando lleguen a la edad adulta puedan valorar y juzgar a las mujeres de su profesión de la misma manera, no como si fuéramos seres extraterrestres.
    Es muy común ver cómo se apoyan los unos a los otros, cómo son colegas de trabajo, y lo difícil que es hacerte un hueco de igual a igual. Pero es que ellos son muchos y nosotras estamos solas. Debemos, sin ninguna duda, apoyarnos las unas a las otras y no ponernos zancadillas para conseguirlo.
    Por mi experiencia, te puedo decir que nos han ido abriendo puertas en las empresas con ciertos prejuicios iniciales pero, afortunadamente, se han ido disipando con nuestro buen hacer. Pero el camino es lento, las puertas que se abren escasas.
    La RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA tiene que comenzar en el interior de las organizaciones.
    Apuesto por esa jornada laboral, de fomento de la EDUCACIÓN PREVENTIVA, que caminen en nuestros zapatos de tacón alto, y que intenten por unas horas, identificarse con NOSOTRAS¡

  2. Marta Aburto Fierro

    Amiga Marta, muchas gracias por tu opinión. Estoy de acuerdo contigo en que la igualdad llegará cuando no haya necesidad de hablar de ella, esto significara que mujeres y hombres serán valorados por sus capacidades sin necesidad de ponerse en los “zapatos” de los otros, pero por desgracia estamos muy lejos de ello, los datos son claros.
    En España alrededor de un 60 % de los títulos universitarios los obtienen las mujeres y con mejores expedientes académicos que los hombres. ¿cuál es entonces la carencia de las mujeres al pasar de los estudios al trabajo y sus perspectivas de mandato en este?
    El comportamiento humano no puede ser considerado sólo “natural”. Siempre esta combinado con la organización social de manera que, a su vez lo “normal” es en realidad el “habito” mayoritariamente adoptado: “habitus” según Pierre Bourdieu (sociologo). A no ser que consideremos natural y normal el patriarcado, habrá que reconocer que la reivindicación de los derechos de la mujer iguales a los de los hombres tienen más de 150 años de historia luchando contra una forma de dominación machista, que de natural solo tiene la ley del más fuerte físicamente.
    En España, en la alta dirección de las compañías, presidentes, consejeros delegados y dirección general, las mujeres no llegan al 10% y en nuestro mundo del seguro a un bochornoso 7%
    Nadie puede decir que no esté de acuerdo con la meritocracia. Sería falto de sentido común. Pero ¿Cuánto mérito tiene quien lo elige? ¿Cuáles son los baremos con los que decide? ¿Cuánto se ha vacunado contra los prejuicios?
    Las medidas que impulsa la Comisión Europea favorecen la contratación de la mujer en los consejos de administración son siempre que los candidatos estén igualmente cualificados. Quizás estas medidas nos hagan pensar que estos nuevos puestos discriminan al hombre en igualdad de condiciones, pero hoy en día la diversidad se hace esencial cuando la palanca de los negocios es la innovación.

  3. Marta Muñoz

    Mientras sean necesarias medidas para asegurar la paridad en puestos (directivos o no), no habrá realmente igualdad. Para ello es necesario que ésta se de forma natural, que no tengamos que hablar de ello… cuando se asuma como algo normal, entonces se habrá conseguido.
    De poco sirven medidas que “obliguen” a las empresas a tenernos en cuenta mientras todos tengamos en mente que esos puestos sólo se ocupan por discriminación positiva…
    La verdadera igualdad llegará con el tiempo, cuando las personas que hemos/han crecido con la idea de que tanto mujeres y hombres valen por sus capacidades y no por sus “zapatos”, hagamos posible la igualdad sin necesidad hablar de ella. Será entonces, cuando no necesitemos hablar de ella, cuando realmente la consigamos.

  4. Carlos Lluch

    Cuentan viejas leyendas que una vez hubo colegios de niños y colegios de niñas. Sus defensores decían que con ello se potenciaba a los críos que no se despistaban con asuntos poco académicos.
    A mí me parece bien que esa leyenda urbana solo sea eso porque de existir implicaría sembrar la diferencia de oportunidades, el sexismo y el concepto de casta desde la tierna infancia tarando o echando a perder una oportunidad enorme de convivencia, de aprendizaje del valor y la inteligencia en un entorno integrado, igualitario y justo con ambos sexos.

    Cuentas las leyendas que una vez hubo quienes decidían que ser madre es un problema porque no permite que se asuman responsabilidades en la empresa. La cortedad de tal raciocinio queda puesta en evidencia porque tal vez no exista en la historia de la humanidad tarea más responsable que la de ser madre. ¿O acaso no son ellas quienes sacrifican todo sin mirar el reloj mientras los machitos andamos pensando en la partida de paddel que nos estamos perdiendo? ¿Quienes tienen en sus manos los índices reales de responsabilidad y quienes los imaginarios?

    Cuentan también las leyendas que del hombre que es ordenado, pulcro, educado, bien hablado y empático con el sufrimiento de los demás se dice que es “afeminado” pues esos son atributos poco viriles. Aparte de la repugnancia que me despierta un pensamiento homófobo como el que acabo de retratar propio de muchos hombres, resulta que haciendo una pensada no estaría mal que una empresa y sus relaciones con sus stakeholders fuera “ordenada, pulcra, educada, bien hablada y empática” por lo que atisbo que sería una bendición que los Consejos de Administración y toda capa intermedia de mando fuera ciertamente “afeminándose” con el tiempo. El mejor sistema para ello es contar con esa inteligencia femenina, ese sexto sentido, que tan escaso es entre los machos dominantes que impulsan sus decisiones y las de sus empresas a golpe de testosterona.

    Si Darwin avisaba que el que mejor se adapta es el ganador y Prokotkin que las sociedades solo avanzan y progresan gracias a la colaboración, a la unión de los individuos, resulta obvio colegir que quien sea capaz de adaptar y de colaborar será quien progrese. Si alguien ha sabido adaptarse en este último siglo ha sido la mujer y si alguien está entrenado para el trabajo en equipo y para dirigir equipos es la mujer. Sumar dos y dos no debiera ser una tarea tan compleja.

    Será necia la Sociedad que siga cultivando y acariciando la discriminación.

  5. Cristina Conti

    Alegra ver el símbolo contra la violencia de género en cualquier bloc ajeno a la propia causa. No obstante, el camino a recorrer por hombres y mujeres, más allá de la caminata en tacones, es muy larga y cuesta arriba. A la caminata en tacones, le tendríamos que añadir muchas otras cosas ( por ejemplo, un portátil a la espalda, un bebé en brazos, y otro en camino, unos padres mayores de los que ocuparse, cinco fiestas infantiles a las que acudir, informes que acabar, ropa que lavar…) Algunas tenemos suerte, mucha suerte, de haber sido ya educadas en un clima de igualdad y saber diferenciar bien una cosa de la otra. Además si añadimos haber encontrado una pareja que tiene claro el concepto, conseguimos vivir sin tanta injusticia y en caso de tener hijos, “maman” esos valores desde pequeños y es más fácil alejar comportamientos discriminatorios de nuestros hogares. Otra cosa es lo que vemos a nuestro alrededor, esos comportamientos latentes, que a veces de forma subliminar se meten en nuestra cabeza e incluso hacen que dudemos de que nosotros estamos siendo equilibrados y los que “van mal” son los que no ven posible la igualdad de género. En los centros educativos, hay demasiado por hacer y poco interés en hacer algo. En la publicidad… uf! . Bueno, no se si me he ido por las ramas, pero gracias por darme la oportunidad de comentar sobre este tema. Y no me quedo sin decir lo orgullosa que estoy de mi padre, de mi compañero y de mi hijo, muestra de que los hombres pueden ser transmisores de la igualdad de género.

  6. Anna De Quirós

    El no acceso de las mujeres a puestos directivos es un tema de actualidad; aunque si soy sincera me gustaría que no lo fueses pie motivos obvios .
    Preferiría hablar del modelo de dirección femenina y si me dejáis soñar de equipos mixtos elaborados a partir de los conocimientos, actitudes y aptitudes de quienes los firman y no de su sexo.
    Que frena esa realidad?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =