IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
Muros, construcciones milenarias desde Creta a Rapa Nui, pasando por Perú

Muros, construcciones milenarias desde Creta a Rapa Nui, pasando por Perú

(Haz click aquí para descargar el artículo)

Amigo Carlos. Tengo que confesarte que los muros, las construcciones con bloques de piedra, siempre han llamado mi atención.bd1

Al principio solo veía en ellos una estructura regular, una textura fotográfica, pero con el paso de los años los he ido viendo de otra manera.

Al igual que los alfareros dejan su impronta en la obra de barro cocido y luego con el paso de los siglos, los expertos son capaces de deducir, únicamente por un fragmento encontrado entre la excavación de unas ruinas, la época y el estilo de la obra, aquellos constructores también dejaron su sello en los muros.

Las primeras fotos que tengo de muros que llamaron mi atención son de unas ruinas micénicas del año 1400 antes de Cristo. Los muros de Tirinto, en Grecia que ya citara Homero: Tirinto, la de las grandes murallas.

bd2

 

bd3Pero la persona que consiguió interesarme de verdad en estas pétreas construcciones fue Thor Heyerdahl. La lectura de los libros de este explorador y arqueólogo noruego, -que por cierto, está de excitante actualidad debido al estreno de una película singular sobre su hazaña más conocida, el cruce del Pacífico en la balsa Kon Tiki en 1947- terminó de seducirme.

bd4Heyerdahl, hace referencia a unos muros construidos con tal precisión que sus piedras pulidas no precisan argamasa. Las piedras encajan unas con otras a pesar de las formas diferentes, en un ejercicio de machihembrado perfecto.

Desde que lo leí siempre las he andado buscando.

Las busqué en las ruinas deTroya, pero allí no estaban.

Las busqué también en una de las cunas de la cultura universal, en Creta, en los palacios de Cnosos o las ruinas de Festos y encontré buenas construcciones, pero no las que citaba Thor.

bd5 bd6

Encontré algunos bloques de sillería grandes, y casi perfectos, pero si encajaban bien era porque todos eran iguales.

La primera vez que tropecé con los que Heyerdahl describía, fue en Egipto, una tierra bastante cercana a Creta, en una construcción aledaña a la gran Esfinge de Giza.bd7

Allí estaba. El granito domesticado como si se tratara de plastilina.

Como si fuera madera que puede lijarse y hacerse encajar con facilidad. Si un bloque era más grande se hacían coincidir los demás para adaptarse a él. No se desperdiciaba ninguno.

Luego los he perseguido por todas partes, pero nunca encontré otros iguales.

bd8

bd9A veces encontraba algunos, como estos de Menorca, la naveta de Tudons, en los que se utilizaban piedras desiguales, hábilmente embutidas, pero muy lejos de la maestría de los artesanos especialistas.

bd10

bd11Y por obra del destino el camino me llevó a una tierra repleta de estos muros. El Perú.

La zona incaica andina está colmada de estas monumentales construcciones.bd12

Asombra el contemplarlas. Han manejado las “almendras” que las componen como si no tuvieran peso. Y las han engarzado como orfebres, en viejos muros que por su excelencia, su precisión y entereza, han resistido el paso de los años y los embates de los seísmos, tan frecuentes en la zona.

Los más espectaculares por su complejidad están en Cuzco, el ombligo del mundo en versión incaica -Cuzco en quechua significa ombligo- en referencia a que la consideraban el centro, lo más importante del mundo.

En plena calle, en sus antiguos muros, hay piedras que tienen ocho o nueve ángulos y que encajan con las otras a la perfección. Dicen que los indios “collas” del altiplano eran los más hábiles de sus artesanos y los llevaban a trabajar a Cuzco.

bd13

bd14Esta forma de construcción se conoce como estilo “cuzqueño engastado”.

bd15La más famosa en Cuzco es la llamada piedra de los doce ángulos, un prodigio de talla y pulido sobre todo porque la citada piedrecita tiene varias toneladas de peso.

Sus ángulos están tallados y pulidos con gran precisión y el resto de las enormes piedras se ajustan a ella sin ninguna holgura.

Todo Cuzco reluce con esta diadema pétrea y los templos incas de la ciudad y las fortificaciones cercanas también presumen de este tipo de construcción.

La vemos por ejemplo en el Coricancha, el templo dedicado al sol, Inti.

bd16

bd17Sus muros están construidos según el estilo “inca imperial”, de una elegancia fuera de lo común y una aparente sencillez, falsa impresión que queda al descubierto cuando se puede apreciar la complejidad interna de las piedras en un muro curvo, caído.

También se pueden admirar estas majestuosas construcciones en la gigantesca Sacsayhuamán, donde tres filas de piedras enormes todavía nos retan desde sus emplazamientos. No conozco a nadie que a la vista de semejante fortaleza, no se pregunte cómo lo hicieron, cómo consiguieron manejar rocas tan enormes y encajarlas con semejante precisión.

bd18

bd19Estas construcciones son habituales a lo largo del Valle Sagrado, en Pisac o en Ollantaytambo.

bd20

bd21

bd22

bd23Y como no podía ser de otra manera están omnipresentes es la mágica ciudad escondida de Machu Pichu. El estilo más elegante del inca imperial aparece por doquier en los templos de este santuario oculto a los conquistadores.

bd24

bd25Pero no solo el estilo imperial se puede admirar en Machu Pichu, también el más modesto, el peculiar engastado, tiene mucha presencia en muros y andenes.

bd26

bd27Estos estilos que ya vi en Egipto y que ahora he disfrutado en Perú no son fáciles de encontrar.

Thor Heyerdhal nos relata que volvió a encontrarse con este difícil arte de colocar las piedras en un lugar insospechado. En la lejanísima Isla de Pascua, la famosa Rapa nui, separada del continente americano por más de 3.500 Km. del océano Pacífico.

Ninguna otra isla de Polinesia tiene algo semejante. Y hacia allí me fui con el ánimo de encontrarlas y si no las encontraba por lo menos disfrutar con los otros grandes misterios que la isla atesora.

Primero tropecé con construcciones de lava que me recordaron algo los muros incas, con piedras desiguales, pero muy alejadas de la perfección de sus “primos”.

bd28

bd29Y por fin los encontré. Excuso decirte que una gran emoción me recorrió al descubrirlos en el Ahu Vinapu, una robusta construcción cercana a Mataveri que sostuvo antiguamente unos altivos “moais” que ahora yacían caídos, con sus rostros clavados en la tierra.

bd30

bd31Los antropólogos sostienen firmemente la teoría de que la isla de Pascua ha sido colonizada desde la Polinesia y no desde Sudamérica. Lo confirman con las pruebas de ADN que son incontrovertibles, pero para mí también está fuera de duda el hecho de que la isla de Rapa Nui fue alguna vez visitada por los incas que les enseñaron algo de su cultura. Estos muros, que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo, si hacemos excepción de Egipto, lo ponen de manifiesto.  Allí están, tranquila pero tercamente, para recordárnoslo, bien pulidos y acogiendo piedras dispares pero tan bien encajadas sin necesidad de argamasa, que no se puede meter un cuchillo entre ellas.

No es la única evidencia de la presencia de los incas en Rapa Nui, pero de eso, amigo mío, tengo pensado hablarte en una próxima carta.

Hasta entonces, recibe Carlos, el mejor

de los abrazos de tu viejo amigobd32

Javier

bd33

bd34bd35

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

5 comentarios

  1. Javier

    Muchas gracias Alex, por tu interés.
    Yo creo que más que dominar técnicas esotéricas, nuestros ancestrales primos, lo que tenían era tiempo a raudales. Nosotros vivimos con una presión y una prisa que para ellos era desconocida.
    Esa pienso yo que es la razón de que emprendieran pausadamente esos trabajos de pulido y encaje, esos muros ciclópeos que el tiempo ha sido incapaz de abatir. Como no tenían que hacer frente a la hipoteca ni preocuparse de ahorrar para las próximas vacaciones, se tomaban la vida con más tranquilidad que nosotros. Un abrazo

  2. Alex Nuñez

    Muy buen aporte! ahora mismo estaba buscando info acerca de estos temas, ya que me llama la atención que este mismo tipo de construcción este repartido por el mundo como un testimonio silencioso de una humanidad que ya no existe. Es cierto que los trabajos Incas están datados en fechas recientes, pero las piedras no se pueden datar, ademas ya empiezan a haber algunos trabajos que apuntarían a que la leyenda de que se podrían “ablandar” las piedras podría tener algo de cierto.
    Gracias por el articulo!

  3. Javier

    Gracias Isabel por tu amable comentario.
    No creas que sé mucho sobre el colosal imperio de los hijos del sol.
    Lo único que me tiene atrapado es esta incansable curiosidad que no puedo dominar.
    Te recomiendo la lectura de los “Comentarios reales” del Inca Garcilaso de la Vega, que podrás encontrar en cualquier biblioteca , un libro donde relata sus recuerdos de juventud y describe la civilización de sus mayores.
    Seguro que te apasiona.

  4. Isabel

    Javi:
    ¡ Que preciosidad de fotografias!
    Me admira los sabios conocimientos que tienes del imperio Inca
    Gracias por enseñarme estas maravillas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 4 =