IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
La luz es el motor del mundo

La luz es el motor del mundo

Javier López Isla

(Nota del editor: Desde casi el comienzo de este Blog, mi amigo Javier López viene deleitando nuestro sentido de la vista con sus excelentes y cautivadoras fotografías que siempre vienen acompañadas de sustanciosos comentarios sobre temas de actualidad, de viajes o de valores personales. Quienes conocemos a Javier desde hace muchos años sabemos que siempre nos puede sorprender con alguna novedad que saca de su enorme archivo fotográfico.Hemos pensado que sus artículos, de la misma forma que comenzamos hace unos días a ofrecer videopost con la Radiografía del Blog de Carlos Biurrun, bien merecen otra forma de presentarlos. Queremos ofrecer a los lectores interesados la posibilidad de visionarlos e incluso descargarlos o imprimirlos con total facilidad a partir de un nuevo servicio del Blog.

Po ello, a partir del presente artículo, publicamos un parte del artículo de Javier y el que lo desee puede continuar su lectura completa y con total comodidad para disfrutar de su contenido y fotos desde el servicio de publicaciones. Nos gustaría conocer la opinión de los lectores sobre la decisión que aquí explicamos)

Estimado Carlos: Ya sabes que los políticos, recurren muchas veces al idioma, a la retórica, para tratar de ocultar sus intenciones o sus innumerables fracasos. De vez en cuado, les da una ventolera lírica y nos regalan el oído con metáforas de lo más emperejilado. 

Estoy seguro que recuerdas, como recordamos todos, los famosos “brotes verdes” de la inefable ministra Salgado. Bueno, no necesito señalarte que en latín, “minister” es antónimo de “magister”.

En la actualidad, nuestros sabios rectores están echando mano de otros recursos   poéticos similares y nos regalan el oído con la luz al final del túnel o la visita de la diosa del amanecer, la de “los rosados dedos”, que diría Homero. 

El caso es que la verborrea vacía de los políticos, me ha “encendido la luz” para poder ilustrar a los fieles seguidores de esta sección de fotografía lúdica, con otro motivo plástico que pueda servir para incrementar esas locas tipologías con las que intento  sorprenderles.  

Carlos, la luz es el motor del mundo. 

La buscan desesperadamente las plantas para poder realizar el milagro de la fotosíntesis y así transmutar la energía y el carbono, en materia orgánica. Y la buscamos todos los seres vivos para dar satisfacción al sentido de la vista y recrearnos en la contemplación de las maravillas de la creación.

El administrador de la luz es el sol, nuestra estrella, que generosamente la va derramando durante el día mientras este planeta peonza, baila girando en su órbita. Lo malo viene a las noches, cuando el sol se oculta pudorosamente y nos deja huérfanos de su luz.

El hombre ha ideado la manera de conservar un trocito de sol para poder ahuyentar sus miedos, para soportar la espera y plantar cara al mundo de las tinieblas. Ha tenido una fuerte evolución, desde el fuego de las antorchas, las velas y candelabros, a las lámparas de aceite y ya casi en nuestros días al gas.

Empezó Londres en 1807, y luego París en 1817. En España se inauguró el gas en Barcelona en 1843 y la iluminación eléctrica comenzó en 1881 en un pequeño pueblo de Cantabria.

Puedes continuar leyendo desde nuestro servicio de publicaciones del Blog a través de un excelente visor y también lo puedes guardar o imprimir.

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Emma

    Una vez más, las fotos son preciosísimas (o más) . En cuanto al texto a mí me gustaría añadir que muchas veces, aun con mucha luz , tenemos la “habilidad” de no ver nada y de mantenernos en la más completa oscuridad.

    Por cierto, esta novedad del libro, pasapáginas… Creo que tendré que acostumbrarme. Así que no tardes en escribir el siguiente. Un abrazo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 16 =