IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
Los microseguros: ¿una nueva oportunidad que rompe paradigmas?

Los microseguros: ¿una nueva oportunidad que rompe paradigmas?

(N.E. Hace ya más de tres años que publicamos en este blog varios artículos sobre los Microseguros. Ahora, de la mano de César García, conocedor de esta interesante fórmula que está rompiendo con algunos de los paradigmas siempre admitidos por la industria del seguro y que se pregunta si no tendrán que implantarse también en España, lo que ahora se desarrolla en Asia, África o América Latina. Un análisis sobre los microseguros en profundidad está en preparación coordinado por César que verá la luz en una nueva e letter del BdeCB el próximo junio). 

Ver también:

Diez aseguradoras de América Latina diseñarán Microseguros.

Informe sobre Microseguros de Swiss Re

La tesis de Carlos Ruano sobre microseguros

Microseguros en Ecuador con el apoyo técnico y solidario de DKV

Microseguros, una iniciativa solidaria e innovadora.

¿Qué son los microseguros?

 

Escribe: César García, Doctor en Derecho de seguros 

La importancia de abordar la cuestión planteada estriba en una doble perspectiva, a saber, si estamos ante una nueva oportunidad de negocio para la industria aseguradora y si estamos ante una nueva oportunidad de inclusión de las capas sociales más desfavorecidas. 

Los microseguros nacieron en el remoto distrito de Lalitpur (Nepal) con la creación por parte de la United Mission to Nepal, de puestos de atención sanitaria local mantenidos por las primas recaudadas por un seguro médico, que amparaba fundamentalmente los medicamentos esenciales facilitados por los puestos de asistencia sanitaria.

Mediante este régimen, los beneficiarios abonaban una prima anual exigua y recibían gratuitamente medicamentos esenciales, así como una gama de servicios de asistencia sanitaria promocional y preventiva a precios simbólicos. Para los casos graves, los puestos de salud remitirían a los pacientes al Hospital de la capital regional, Patan, siendo, el caso de embarazos de alto riesgo, el tratamiento en el hospital es totalmente gratuito. 

Visto el origen de los microseguros, desde ésta perspectiva, podemos apreciar que en realidad, los microseguros han venido a retomar la idea de “mutualismo” que imbuía el origen de los seguros, digamos, tradicionales, y que por avatares de la historia y de la economía, han evolucionado hacia otros derroteros.

Es decir, inicialmente, los microseguros, así como, en general, las microfinanzas han surgido como una nueva oportunidad de inclusión social para las capas sociales más desfavorecidas. 

El último informe publicado sobre Desarrollo Humano recoge que las desigualdades sociales, tanto dentro de los países, como en comparación con el resto, se han venido reduciendo. Eso sí, ese informe es de 2011 y referido al 2010. Es decir, antes de que la “pertinaz” crisis se afincara en muchos de los países llamados “desarrollados”. A nadie se le escapa que todos los informes más actuales (i.e. Cáritas), indican que estas capas de poblaciones han aumentado el número de sus integrantes que han visto caer sus niveles de renta exponencialmente. 

Con éstas premisas, el Microinsurance Center calculaba ya en el año 2010 que había un mercado potencial mundial de 1.000 millones de personas de bajos ingresos en los 100 países más pobres. En opinión de Allianz los microcréditos podrían tener -en el mismo año 2010- un mercado objetivo formado por 2.000 millones de personas en todo el mundo, incluidos los países desarrollados. 

El hecho de que estén surgiendo bolsas de pobreza en los llamados países “desarrollados”, y que determinados colectivos que hasta la fecha se sentían inmunes a los vaivenes de la economía, entendemos que generan un caldo de cultivo para desarrollar los microseguros en éstas economías, y no limitar su área de actuación en los países llamados “en vías de desarrollo”. 

Pero con un añadido, que esos nichos de población, llamémosles, “nuevos pobres”, tienen mayor cultura financiera de lo que sus “iguales” en otras latitudes, por lo que a priori, entienden y conocen el sentido y finalidad de un “seguro”, aunque sea, microseguro.

Todas estas razones, coadyuvan a suponer que el  Reaseguro social pueda interesar a reaseguradoras públicas y privadas tras la culminación de la etapa de desarrollo de estos productos. Productos que, dicho sea de paso, traen su experiencia de otras latitudes, produciéndose un flujo de conocimiento contrario a lo que hasta ahora venía sucediendo en el sector financiero en general. 

En los albores de la próspera década del 2000, David Dror y Christian Jacquier indicaron que el microseguro tenía dos pilares básicos para su desarrollo: 

El primero que los aseguradores han venido haciendo muy poco por incluir dentro de sus programas y catálogos de servicios a la población marginal, y el segundo pilar es que la población excluida ha dejado de reclamar el acceso a tales servicios debido a su falta de capacidad de presión dentro de la sociedad “organizada”. 

Como estamos ante un nuevo paradigma, cabría preguntarse si ¿No estamos siendo demasiado “trágicos” y haciéndonos narcisistas, al preocuparnos por el desempleo en “nuestro mundo”, y olvidándonos de que en los países donde surgieron los microseguros, la gente, no se queda en el paro, sino que se muere de hambre? 

En caso negativo, las preguntas serían si ¿Nuestro mercado local está en condiciones de acoger a un nuevo actor que ofrezca productos de microseguros? ¿Cuáles serían las características de los productos de microseguros en los países desarrollados?

 

 

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =