IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
2.500 años separan las dos monedas griegas.

2.500 años separan las dos monedas griegas.

 

Monedas griegas

(N.E. Con la participación de mi amigo Javier Cano, excelente fotógrafo y empresario, iniciamos esta sección del BdeCB que hemos convenido en llamarla “Pie de foto”. Cada mes publicaremos en el blog una foto comentada de Javier con tema libre pero en la medida de lo posible ligada con la actualidad. Doy las gracias a Javier por aceptar mi propuesta)

Escribe: Javier Cano

La moneda de la izquierda es un tetradracma (4 dracmas, unos 17,4 gramos de plata pura procedente de las minas de Lavrio, en el Ática) acuñado con gran arte y belleza en Atenas hacia el 449 A.C., en el Siglo de Oro de Atenas, y más precisamente, durante el mandato de Pericles. En aquel momento histórico, después de su victoria sobre los persas, Atenas había desplazado a su eterna rival, Egina, como líder hegemónico del comercio, la cultura y la política en todo el mundo griego, que es como decir, en todo el Mundo, en ese periodo. Dichas monedas eran, no solo aceptadas, sino ansiadas e imitadas en otras ciudades estado, como moneda de referencia del comercio. Monedas como ésta sirvieron para pagar los impresionantes edificios de la ciudad, como el Partenón. La lechuza es el símbolo de Atenea, diosa de la inteligencia, ya que es un animal que ve en la oscuridad. La diosa, no solo cede su nombre a la ciudad, sino que otros centros de la cultura también está relacionados con ella y con su ciudad, como: Ateneo; Liceo; Academia, etc.  

El declive de la ciudad comenzó con la derrota en la Guerra del

Javier Cano

Peloponeso, frente a Esparta. Posteriormente fue conquistada por los Macedonios de Philipo II, padre de Alejandro Magno. Más adelante fue conquistada e incorporada al mundo romano hasta la división del Imperio Romano, donde quedó bajo la órbita de Bizancio. En algún periodo perteneció al Reino de Aragón. Siguió dando tumbos históricos hasta la conquista por el Imperio Otomano, bajo cuyo domino estuvo hasta la independencia del país, en 1.832, situación que fue forzada por algunos románticos ingleses encabezados por Lord Byron, que no admitieron que el país, que era la Cuna de la Civilización Occidental, quedara marginado en el Congreso de Viena, donde las potencias vencedoras de las guerras napoleónicas establecieron las nuevas fronteras en Europa, pero no tocaron al Imperio Otomano, dejando a Grecia bajo su dominio. 

Tantos siglos de dependencia externa han producido un país invertebrado, con falta de tradición y cultura política y administrativa, que no ha mejorado durante el siglo XX, marcado por invasiones extranjeras (Italia, Alemania, etc.) y por conflictos internos y externos, que han forzado a sobrecargar el presupuesto con grandes gastos en Defensa, pero sin tener una disciplina fiscal y financiera acorde a esas necesidades. Grecia no tiene recursos naturales y debe importar casi todo lo que necesita. 

En esta situación se produce la incorporación al Euro, con gran entusiasmo de la población y de los políticos, que ven en ello una forma de seguir recibiendo fondos comunitarios para sus necesidades internas. Pronto se descubrió que las cuentas no casaban con los datos presentados en Bruselas y los desequilibrios no han hecho más que agudizarse, llegando a un punto de no retorno.  

La moneda de la derecha es un Euro griego, que reproduce la moneda de la “Lechuza” de Atenas, en un intento de revivir las glorias pasadas. Esperamos que Grecia, país donde se inventó la moneda, entre otras muchas cosas que forman parte sustancial de nuestra cultura occidental, encuentre su camino y pueda reconducir su actual situación. Le deseamos lo mejor.

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 10 =