IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
Flores de las montañas

Flores de las montañas

Escribe: Javier López.

Puedes descargar el post desde aquí en pdf

Amigo Carlos: Posiblemente te hayas percatado de que las montañas no dejan a nadie indiferente. En su presencia, la mayoría de los humanos siente un estremecimiento.

Hay algo misterioso, que nos seduce y nos impulsa a trepar por ellas, como en un intento por alcanzar el lejano azul del cielo.

Y la montaña es muy gratificante.  

Valeriana Officinalis

                       

Sabe premiar el esfuerzo que supone coronarlas y a su manera, te lo devuelve con creces.

En el placer de sus paisajes, el gozo de los horizontes, la umbría de los bosques, el frescor de los manantiales, los amplios pastizales, el cantar de los arroyos o el perfume de las flores.

Porque de eso quiero hablarte hoy, Carlos, de las flores que voy encontrando en mis excursiones montañeras.

Ya ves que tu “prima” la Carlina Acaulis me va dando pie para un par de artículos. A raíz de encontrarla primero en la subida al Bisaurín, más tarde clavada en las puertas y hoy, con toda su cohorte de acompañantes.

Rhododendron Ferrugineum
Campanula alpina
Porque la montaña es un hábitat especial, en el que se desarrollan multitud de flores. Tienen en común su capacidad para adaptarse a la altura y a los rigores del clima, y yo creo que aprovechan la estrecha ventana temporal que la naturaleza les brinda para reproducirse más velozmente que las de la costa. Tienen prisa. Y a veces se les nota, porque florecen con tal profusión, que llenan de color los flancos de la montaña.
Eriophorum y el Wetterhorm

La vida arbórea termina cerca de los dos mil metros, pero las florecillas son mucho más trepadoras y aún las puedes encontrar por encima de los tres mil trescientos.

Ya sabes…, la peculiar fortaleza de lo pequeño.

Muchas veces intentan alegrar con su color la incomodidad del esfuerzo y yo siempre se lo agradezco, tomando alguna foto (que me sirve para descansar con disimulo). Y así he conseguido reunir una numerosa colección.

Ya comentamos que la segunda parte de este tipo de fotografía, consiste en localizar luego en casa el nombre científico de la florecilla en cuestión, lo cual tiene una gran satisfacción añadida.

Pulsatilla Alpina

 

Gentiana VernaGentiana Lutea

En las flores de montaña como en todos los estamentos sociales, hay sus categorías.

Unas son tan frágiles y delicadas que parece que fueran a romperse con la mirada y otras más fuertes y sufridas, exhiben una aparente dureza a prueba de temporales.

Androsace Villosa
Sabe Dios...

En nuestras correrías, podemos encontrarnos con la aristocracia de las flores de montaña, el mítico Edelweis, la famosa flor de nieve de los Alpes o la Estrella de las Nieves, el símbolo emblemático de Sierra Nevada, unas plantas nobles y distinguidas.

Leontopodium Alpinum
Plantago Nivalis

O también podemos tropezar con ejemplares menos ilustres y algo más agresivos, cual guerreros acorazados para resistir la dureza de su hábitat.

Carduus Carlinoides
Cirsium Eriophorum

Para sacar este tipo de fotografía actualmente no hay que disponer de equipo especial, ya que todas las máquinas, incluso las menos sofisticadas, tienen la función macro. Un botoncito que está señalizado por el icono de una flor. Esa utilidad permite sacarlas de muy cerca sin que la foto quede desenfocada. A veces, en vez de enfocar la florecilla, se enfoca la hierba que hay detrás, pero si nos tomamos el trabajo de revisar lo que hemos sacado- la mejor herramienta de la fotografía digital- no hay problema, la repetimos y ya está.

No es como antes, que el disgusto te lo llevabas cuando te las revelaban en la tienda de fotos.

Campanula Cenisia
Crepis AureaDigitalis Purpurea

 

La diversidad de flores de montaña no es tan grande como a nivel del mar, ya que el frío de las cumbres limita la expansión de algunas especies, que no han conseguido adaptarse a las duras condiciones que la altura impone.

Trifolium Alpinum
Tussilago Farfara
Polygonum Bistorta

Pero el encuentro con alguna de estas variedades aporta una nota de complicidad y de emoción que las de la costa desconocen.

Allá arriba, donde las condiciones son adversas y exigen del visitante un fuerte desgaste, la nota de color, la fragancia, parecen un estímulo amable, una recompensa al esfuerzo que supone la conquista de la altura.

Trifolium pratense, rosa
Doronicum Clusii
Sempervivum Tectorum

Y al observarlas de cerca, cuando ya más tranquilos las vemos en casa, en la pantalla del ordenador, a gran tamaño, caemos rendidos a la finura de sus colores, a la genialidad de sus diseños a la perfección de sus simetrías.         

Linaria Alpina

                                            

Eriophorum ScheuchzeriEpilobium Angustifolium

Bueno amigo, seguiría con el tema, pero no quiero alargarme.

Ya te habrás dado cuenta de que no siempre consigo encontrar el nombre científico de la florecilla inmortalizada, y que además en algún caso puedo haberme equivocado al adjudicarlas la denominación.

Eritrichium Nanum

Si alguno de tus numerosos lectores pudiera orientarme, sabes que se lo agradecería mucho.

El trabajo de localizarlas en los libros o en Internet, no es tarea fácil, pero ya hemos apuntado en otras ocasiones que en esas tardes invernales, en las que no apetece mucho salir, es un método eficaz para estar ocupado y entretenido.  

Ranunculáceas en el Hoyo de Liordes

                       

Recibe Carlos, como siempre, el saludo más afectuoso de tu viejo amigo

Javier 

Me gustaría, con tu permiso, dedicar este pequeño artículo a nuestro buen amigo Xavier Aguirre, que tras cuarenta y cuatro años de trabajo, ha decidido, por fin, jubilarse.

Como sé que estará buscando alternativas a la vida ajetreada que ha tenido que llevar, es para mí un placer sugerirle esta actividad, ya que estoy seguro de que le puede aportar numerosas alegrías.

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

5 comentarios

  1. Silvia

    Estimado Javier,

    Mi búsqueda a dado lugar a encontrar infinidad de flores, pero ningúna ha sido la “Sabe Dios”, y por lo que comentabas en tu anterior comentario, creo que tendremos que dar por concluida la búsqueda, y dar por buena la respuesta de tu amigo.
    En la gran enciclopedia de flores de montaña, he podido ver la Tussilago Farfara en las diferentes fases de su desarrollo, y es probablemente cierto que sea una fase previa en su crecimiento.

    Felicidades Javier, y por ilustrarnos en el arte de la fotografía, naturaleza y con tus magníficos posts el poder disfrutarlo.

    Un abrazo

  2. Javier

    A los buscadores Silvia y Guillermo: Un amigo me ha comentado la posibilidad de que “Sabe Dios” sea un ejemplar de la Tussilago Farfara, que aparece también en el artículo. Lo que puede suceder es que no es lo mismo verla cuando ya está desarrollada totalmente, que cuando está naciendo y aún no está abierta en su totalidad. Pero si nos fijamos, el tallo parece presentar la misma forma y los pétalos apretados pugnando por salir, pueden corresponder a la T. Farfara.
    Parece muy razonable.
    Si no hay otra opinión más concluyente, yo la daría por válida.

  3. emma

    Querido Javi: me gustan todos tus artículos, porque aunque vivimos en un mundo vertiginoso, en el que los cambios se suceden muy deprisa y cambian los aspectos de las ciudades, los paisajes y las personas, al leerlos disfrutamos de un momento de tranquilidad y calma y nos enseñas no solo cómo mirar el mundo sino también (que me parece lo más importante) cómo es posible encontrar la belleza allí por donde pasas.

    Besitos:

    Emma

  4. Javier

    Gracias Guillermo: Encontrar los nombres tiene su trabajo, pero te recuerdo que para sacarlas hay que estar allí, en la montaña , y algunas las he sacado bastante arriba. Si te fijas bien, eso humedo que se ve, no es rocío,…es mi sudor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 4 =