IWC19-01
IWC19-01
IWC19-01
De Caravaggio a Antonio López, pasando por Ribera.

De Caravaggio a Antonio López, pasando por Ribera.

Escribe: Carlos Biurrun

Ha hecho una temperatura agradable este fin de semana en Madrid para lo que suele ser habitual en el verano. Madrid me gusta y no tengo pereza para visitarla a menudo.

La hija de un buen amigo mío se casaba en la Basílica de San Francisco el Grande y además de asistir a su boda aprovechamos mi esposa y yo para visitar la exposición de Antonio López en el Museo Thyssen y el descendimiento de Caravaggio (1571- 1610) en el Museo del Prado.

El sábado a las 11 pudimos disfrutar de la vista del Descendimiento, cedido por los Museos Vaticanos en conmemoración del Encuentro de la Juventud en Agosto y de la visita del Papa Benedicto XVI a España. Impresiona el realismo y la expresividad de los personajes, con Nicodemo en el centro, recogiendo a Jesucristo.

Dicen los que saben que Caravaggio  elegía a sus personajes entre los humildes y dejaba constancia de su situación. A lo poderosos de la época no les gustaba el pintor cuya vida terminó en la más absoluta indigencia.

Además de Caravaggio también pudimos ver una exposición temporal del joven Ribera (1591-1652) que nació en Xátiva  pero se hizo pintor en Italia. La exposición nos presenta cuadros de su época romana con personajes en una línea realista y popular tan cercana al caravaggismo.  Los cuadros de los sentidos, San Bartolomé desollado y la Resurrección de Lázaro enlazan muy bien una obra naturalista.

El naturalismo y el realismo de la pintura de Ribera y Caravaggio los puede contrastar al día siguiente con la obra pictórica y de escultura de Antonio López. Es un pintor que me fascina por sus cuadros, por la forma de trabajarlos y por su enorme apego a su tierra manchega.

Madrid está presente en gran parte de su obra pero no es la más importante en esta retrospectiva que recoge con enorme precisión su obra íntima muy ligada a su entorno familiar y a sus preocupaciones por la búsqueda de las esencia del ser humano. Los dibujos y pinturas de los membrilleros de su jardín y las esculturas de hombre y mujer reflejan una parta importante de la construcción de una obra realizada con un enorme esfuerzo y estudio personal. Muchas de las obras han sido elaboradas durante años. Dice Antonio López que “hay que hacer las cosas con pasión pero que ésta no manipule la realidad”.

El que pueda no debería dejar de ver esta magnífica exposición.

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =