Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
Bilbao y su aportación y relación con el Seguro

Bilbao y su aportación y relación con el Seguro

Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020

El 26 de marzo de 2020 se celebra en Bilbao la 8ª edición de Insurance World Challenges.

Más de 600 aseguradores, inversores, tecnólogos, creadores de empresas disruptivas, consultores, estudiantes y profesores universitarios participarán en el Gran Festival de Startups & Insurtech, la mayor muestra de la Comunidad Iberoamericana.

Queremos ofrecer a nuestros lectores una serie de artículos sobre Bilbao, escritos por quienes la conocen bien. Ciudad de larga tradición aseguradora, industrial y marítima que ha sabido re – inventarse para afrontar nuevos retos desde una visión extraordinariamente humana.

Bilbao es una ciudad abierta que recibe a todo el mundo con las manos abiertas.

Pedro Luis Mier, Doctor en CC. EE. y EE. y Actuario de Seguros. 

Es bilbaíno, nacido en el Valle de Carranza y vinculado al sector asegurador, tanto desde el ámbito académico como empresarial.

Ha sido Colaborador Honorífico de la Universidad del País Vasco en el periodo 2013- 2016, trabajando en su última etapa universitaria en el diseño del Master en Ciencias Actuariales y Financieras. Asimismo ha impartido clases en distintos máster y cursos de profesionalización en las universidades de Deusto y Cantabria. Ha sido colaborador de Colegios de Agentes, ICEA, INESE y UNESPA en Jornadas, Conferencias y Grupos de trabajo sobre profesionalización de Redes Comerciales y tiene artículos publicados en Economiaz y el Instituto de Actuarios sobre desarrollo del Sector Asegurador

En la actualidad y, desde 2016, año en que finalizó su vinculación a la Universidad, a la que se dedicaba en exclusiva desde 2008, se esfuerza en la sensibilización medioambiental en el ámbito de la Sociedad Civil.

Su trabajo de docencia, en el campo de los estudios relacionados con la función actuarial y el marketing de la Universidad del País Vasco, se inicia a mediados de los años 70, al acabar sus estudios actuariales en la Facultad de CC.EE. y EE de Bilbao; facultad en que asimismo leyó su tesis doctoral y, en la que se mantuvo compatibilizando las tareas docentes, con su trabajo en el ámbito asegurador privado.

En el sector asegurador, inició sus tareas, en 1973, como Actuario en La Polar y más tarde completó su formación en Marketing en CESEM y ESADE así como mediante la asistencia a programas de perfeccionamiento y  seminarios impartidos, entre otros, por Peter F.Drucker y Philip Kotler. Fue Director de Marketing de Aurora Polar y ya en el Grupo AXA, fue responsable de Marketing en el ámbito de Vida Pensiones y Seguros personales y posteriormente en el Área de Empresas, así como de I+D+i, desempeñando sus tareas y las del equipo que lideraba, en el marco de la Investigación, Innovación Nuevas tecnologías y Bases de Datos de clientes, así como en su explotación y el diseño e implementación de la Web de Suscripción.

El CONSULADO y Ordenanzas de Bilbao de 1737

La protección y seguro en el negocio marítimo.

A lo largo de su historia el desarrollo del seguro entendido este como crecimiento cuantitativo y cualitativo, ha reflejado como ninguno aquellos cambios en que la población una vez cubierto el estadio de sus necesidades primarias, entraba en lo que Abraham Maslow identificaba como necesidades secundarias y en el que la seguridad como mecanismo de protección de los niveles alcanzados aparece una vez resueltas aquellas.

Con la aparición de las ciudades que suponen el elemento diferenciador entre Edad Media y Moderna se inicia una fase en la civilización de la Europa Occidental en la que el comercio y capital aparecen como elementos dinamizadores y, surgen en lo que es el movimiento asociativo y de protección gremial europeo las guildas y, posteriormente las hermandades. En la Vizcaya de la época nacen las Cofradías con el objeto de fomentar la solidaridad y la ayuda y colaboración, ya que, cuando eres agricultor querrás tener garantizada la ayuda para reparación o reposición de la granja y animales ante los riesgos a los que se hallan expuestos. Una de estas Cofradías, la de Santiago, a la que en 1511 se le concede el privilegio consular, fue creada por los mercaderes navegantes de la ría bilbaína y, era además Universidad de maestros capitanes y mercaderes

En el devenir histórico del negocio marítimo, encontramos, por tanto, instituciones de protección que aun cuando se vinculan a la etapa pretécnica del seguro, es decir, aquella que surge antes del cálculo de probabilidades (S.XVII) que nos permitirá evaluar el riesgo más allá de los procedimientos puramente empíricos, contienen claramente el germen evolucionado de la institución aseguradora. No podemos olvidar que los historiadores de referencia resaltan que los primeros contratos de seguro está vinculados al tráfico marítimo y que es esta actividad mercantil la que alumbrará también en el tiempo y, ya en la etapa técnica, algunos de los mercados que aún perduran como el del LLoyds y que al igual que los riesgos y coberturas evolucionarán en el tiempo.

Organización y regulación propia del negocio marítimo en Bilbao.

En la actividad mercantil, vinculada al tráfico marítimo, juegan un destacado papel las Casas de Contratación, en la que emprendedores vascos mantenían desde el inicios del S.XIII una importante actividad transportando mercancías de alto valor como el hierro extraído en sus minas y tratado en sus ferrerías o lanas y materias primas procedentes de la meseta castellana e importando productos elaborados  desde Inglaterra, Amberes, Brujas etc. y, son estos mercaderes agrupados, los que consiguieron que la Reina doña Juana mediante una real pragmática de 22 de Junio de 1511, otorgara a Bilbao las mismas facultades que disfrutaba Burgos cuyas ordenanzas anteriores en el tiempo  (1494) les situaba en posición de privilegio al otorgarle jurisdicción , entre otras sobre Bizkaia y Guipuzcoa.

Este establecimiento de jurisdicción propia para capitanes, negociantes etc. que situaba a Bilbao fuera de la dependencia de Burgos y, otorgaba a la Villa competencias sobre la ría y puertos así como jurisdicción especial en cuestiones comerciales y fiscales, es lo que se conoce como: “Consulado, Casa de la Contratación, Juzgado de los hombres de negocios de mar y tierra y Universidad de Bilbao, igualando por tanto y a nivel formal a dos de los pueblos de la corona de Castilla, más activos en el comercio de la época. Hay que citar asimismo que ya en 1489 se había creado la Casa de Contratación de Vizcaya en Brujas que era un auténtico Consulado, a todos los efectos.

Es relevante asimismo señalar que las Ordenanzas que surgen, en el tiempo, del Consulado de Bilbao y en especial las conocidas como “Ordenanzas de Contratación de la Ilustre Universidad y Casa de Contratación de la M.N. y M.L. Villa de Bilbao” confirmadas por Felipe V en 1737 configuran un cuerpo que durante muchos años fue referente en la legislación mercantil, en lo que era el ámbito territorial de la corona española, tanto a nivel peninsular, hasta la publicación del Código de Comercio en 1829  del que fueron fuente; como en las colonias hasta la publicación asimismo de sus respectivos Códigos de Comercio. No porque sus redactores fueran más innovadores sino porque supieron recopilar, lo más avanzado del comercio de la época y no sólo eso sino que lo hicieron en un entorno en el que no se concebían las actuales formas o modalidades de seguros y supieron prever otras que seguirían dando soporte a nuevos negocios, tales como el reaseguro o el coaseguro.

El seguro en las Ordenanzas de Bilbao

Las Ordenanzas que constan de 29 capítulos y números, recogen en el 22 cincuenta números, en los que se trata “DE LOS SEGUROS, SUS POLIZAS y forma de hacerse” y así, por mencionar alguno de los mencionados números que se refieren tanto el ámbito, como el objeto del seguro y asegurado, la seguridad jurídica de los contratos, prohibición de la especulación y sobreseguro, la práctica del reaseguro y coaseguro, citamos:

I.- Respecto de que en este comercio se acostumbra hacer varios contratos, así por mar como por tierra.

II.- Las pólizas de seguros que se hicieren entre las partes, o por medio de Corredor, han de tener la misma fuerza y validación que las otorgadas ante escribano por instrumento público y se les ha de dar igual fe y crédito para que se cumplan, guarden y ejecuten…

XI.- Por ningún título ni caso se podrá hacer seguro de ganancias imaginarias, sueldos de maestres y marineros, ni de fletes que no se hayan cumplido efectivamente..

XII.- Tampoco podrán hacer seguros sobre la vida de los hombres…

XIII.- Pero todo navegante y pasajero bien podrá hacer asegurar la libertad de su persona y en este caso las pólizas deberán contener….

XV.- Si alguno hiciese asegurar más cantidad de la que tuviere en el navío o para embarcar en el y después padeciese naufragio ha de ser visto que el asegurador no ha de estar obligado a pagar más cantidad que aquella que justificare.

XX.- Si algún seguro se hiciere sin fraude, excediendo del valor de las mercancías cargadas, tendrá subsistencia hasta la concurrencia de su estimación y en caso de pérdida los aseguradores estarán obligados cada uno a la paga de la prorratea de las cantidades aseguradas por ellos…

XXIII.- Si después de haberse asegurado sobre navío o mercaderías que existen en el puerto y antes de la salida al mar, convinieren los dueños del navío y carga por cualquiera motivos, en que no se lleve a efecto el viaje; en este acaso el asegurador o aseguradores estarán obligados a anular el seguro y devolver las primas..

XXXXIII.- Los aseguradores podrán hacerse asegurar de otros (por más o menos primas de las recibidas) de las cantidades que hubieran asegurado y los asegurados podrán también reasegurarse por otros así de las primas que pagaron como de la contingencia de la cobranza de los primeros aseguradores..

XXXXX.- Y para formula o ejemplar de las pólizas de seguros que se hayan de hacer, se ponen aquí dos…para que cada Mercader tenga en su poder las que según sus comercios le parezca habrá menester: ..una de Mercaderias y otra de Navios….

La herencia del Consulado, recopilada por la Cámara de Comercio de Bilbao como continuadora de aquella Institución se perpetúa en el Museo Vasco de Bilbao, situado en la Plaza de Unamuno en pleno Casco Viejo de la Villa y en el que encuentran recogidos y expuestos fondos y objetos que pertenecieron al mismo y que recomendamos visitar para mejor interpretar su trascendencia en el ámbito del seguro durante el S.XVIII y comienzos del XIX.

El Consulado que fue en su época una Institución que posibilitó la diferenciación y el progreso de una actividad como el comercio marítimo e instituciones vinculadas al mismo como el seguro determinó asimismo que a finales del XIX y comienzos del XX con el auge de la banca y compañías aseguradoras, Bilbao se convirtiera en una relevante plaza financiera. Pero como en estas breves notas me he propuesto destacar también alguna otra singularidad más propias del momento actual, retomo la referencia al modelo de protección o mejor de previsión que inspiró en su momento la creación de organizaciones de solidaridad y ayuda mutua como las cofradías y posteriormente las hermandades no solo en Bizkaia sino en todo el País Vasco y que hoy se enmarcan en lo que se conoce como mutualismo de previsión.

El Estatuto de Autonomía ha favorecido el desarrollo de Las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV) como instituciones que se dedican a desarrollar actividades de previsión para facilitar a sus asociados protección en sus diversas contingencias.

Hoy: El mutualismo de previsión y su regulación en el País Vasco

El mutualismo de previsión, tiene regulación propia en el País Vasco a partir de las competencias recogidas en su Estatuto de Autonomía y, ha favorecido el desarrollo de las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV) como instituciones que se dedican a desarrollar actividades de previsión para facilitar a sus asociados protección en sus diversas contingencias o las de sus bienes frente a riesgos fortuitos y/o previsibles y además de englobar a las que ya existían (indiferenciadas), han facilitado el nacimiento de nuevos modelos orientados a lo que genéricamente se enmarca en los diferentes pilares de las pensiones.

Al cierre del Ejercicio 2018, las EPSV, gestionaban como parte del ahorro financiero de las familias, un patrimonio superior a 24.000 millones de euros que representaba el 31, 35 % del PIB del País Vasco, algo inferior a la media de la UE-13 (36,50%). Pagaban prestaciones por valor de 880 millones de euros y es asimismo destacable que dentro de los tres modelos existentes (individuales, asociadas y empleo) que “pagan pensiones” individuales y empleo se sitúan prácticamente al mismo nivel y por encima de los 11.200 millones de patrimonio, estando asociados en el sistema de empleo el 50,75 % de la población activa ocupada.

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − catorce =