Banner superior logo
Banner superior logo
Banner superior logo
Vietnam, un país atractivo, según Marta Uriarte

Vietnam, un país atractivo, según Marta Uriarte

Reserva la fecha para el mayor evento en España de Innovación del seguro y tecnología aplicada

"Deseo que los gobiernos de Vietnam sepan valorar a su gente y alcance un desarrollo equilibrado sin perder su identidad y sus encantos, que son muchos."

Por Marta Uriarte

“Cuán necesario se hace viajar y tomar conciencia de otras realidades y formas de sentir que te nutren y enriquecen como persona”

Si algo tiene de bueno el tener a los hijos trabajando lejos de casa, es la oportunidad de descubrir países que de otra forma, quizá  no se produciría, así he tenido la fortuna de conocer Vietnam.

Empezaré por mi vuelo, Madrid-Hanoi con escala en Dubai, país que no pisaba desde hace prácticamente 30 años. La evolución del pequeño emirato ha sido increíble, hoy en día es un cruce de caminos para todas las razas del mundo, con una actividad frenética donde empiezas a tomar conciencia de tu propia insignificancia en este mundo tan diverso.

Tras una corta escala en el emirato, antes de darnos cuenta estábamos aterrizando en Hanoi, capital de la Republica Socialista de Vietnam. La primera sensación que se tiene suele ser de agobio e incredulidad ante la locura que suponen las carreteras y ciudades en este país. Pero tan pronto como hayas alcanzado tu hotel y empiezas a tratar con los vietnamitas veras que son gente hospitalaria, tranquila, cercana y alegres, que te invitan a compartir con ellos lo poco que tienen.

Hanoi, capital administrativa de Vietnam, es una ciudad que rebosa vida y movimiento. Toda la vida trascurre en sus calles y su “Old Quarter” o Barrio Viejo es un claro ejemplo de ello. Es, además de la zona más turística de Hanoi, el lugar ideal para alojarse. Durante las noches de los fines de semana sus calles están cerradas al tráfico creando un ambiente mágico en toda la zona, con músicos tocando en directo en cada esquina y terrazas llenas de gente comiendo y bebiendo, rebosando vida por los cuatro costados .Esto, sumado a la herencia arquitectónica francesa, hacen de el “Old Quarter” de Hanoi un lugar idílico imprescindible en cualquier viaje a Vietnam.

Una vez alojadas y descansadas, comenzamos con la ruta turística de Hanoi. Comenzando por sendos paseos por el “Old Quarter”, donde andar es un riesgo, nótese la cantidad de motos que intentaran atropellarte, pero un auténtico placer para la vista. Cerca del “Old Quarter” se encuentra el Mausoleo de Ho Chi Minh, quien fuera Presidente de Vietnam durante la Guerra y, sobre todo, símbolo de la victoria y reunificación de Vietnam. Su Mausoleo, así como el Museo de la Guerra ubicado en Ciudad Ho Chi Minh, son sitios obligados  ,si se quiere entender la historia reciente de este país marcada por tres décadas de guerras absurdas , que devastaron el país,  pero no la esperanza de su gente ni la fuerza y pasion por salir adelante, todo un ejemplo de la dignidad humana.

Sorprendida por sus gentes, continuamos hacia la bahía de Ha Long. En el camino el guía, excombatiente de la guerra contra los americanos, nos da una lección de respeto y humanidad cuando nos confiesa que, sin ningún atisbo de rencor u odio, “los soldados americanos no sabían porque luchaban, sufrían igual que nosotros”. Sin darnos cuenta, estamos ante una de las maravillas naturales del mundo, la bahía de Ha Long. Uno de tantos lugares mágicos que tiene este país. Aunque maravillada por una estampa única en el mundo, es sorprendente el número de turistas que la visitan a diario y te invita a preguntarte cuanto tiempo aguantaran sus aguas este nivel de actividad, dios quiera que sepan preservarlo!!!.

Después de ver la bahía de Ha Long en el Norte de Vietnam, nos desplazamos hacia Hue, antigua capital imperial famosa por su ciudadela y las tumbas reales. Aquí tomas conciencia de la belleza de sus templos, de los lugares sabiamente escogidos e integrados en perfecta armonía con el entorno, templos que invitan a la serenidad e introspección.

Continuamos a Hoi An, antigua  ciudad de comerciantes, Hoi An es uno de esos lugares especiales donde el tiempo se detiene, al  igual que Arequipa ( Peru), nada más llegar sientes quietud, bienestar, serenidad, dan ganas de quedarse para siempre.  Su estilo arquitectónico único junto con las miles de linternas que adornan sus calles hacen de esta pequeña ciudad un destino único en el Sudeste Asiático, y probablemente en el mundo.

El viaje finalizo en Ciudad Ho Chi Minh, antigua Saigón, capital económica y ciudad mas poblada del país. Una ciudad caótica donde cruzar la calle se convierte en una odisea a ciertas horas, pero llena de vida  y fuerza . Tuve la tremenda suerte de vivir la experiencia de moverme en moto en esta ciudad, algo increíble donde miles de motos juntos con menos coches , autobuses, circulan en perfecta armonía, con total respeto y calma donde todos saben lo que va hacer el otro, todo un espectáculo !!! Lo mejor de esta ciudad, así como de todo Vietnam, es perderse entre sus calles y gentes y disfrutar de la comida local, que merecería otro capitulo aparte, sin quererlo haces una dieta de desintoxicante  a base de exquisitas verduras y frutas sin hidratos de carbono .

En resumen, cuán necesario se hace viajar y tomar conciencia de otras realidades y formas de sentir que te nutren y enriquecen como persona, solo deseo que los gobiernos de Vietnam sepan valorar a su gente y alcance un desarrollo equilibrado sin perder su identidad y sus encantos, que son muchos.

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − catorce =