Banner superior IWC2020
Banner superior IWC2020
¡Menos diagnóstico, más acción!

¡Menos diagnóstico, más acción!

Iniciamos la III edición del Plan de Comunicación Mujer & Igualdad y Emprendimiento con la publicación de un interesante artículo del Deán de Deusto Business School, Guillermo Dorronsoro que nos hace un llamamiento a todos concreto, menos diagnóstico y más acción. Y es verdad, estamos en un mundo demasiado burocratizado, donde los cambios se producen demasiado lentos.

Mujer y Emprendimiento nace de la idea de un grupo de personas unidas por la necesidad de contribuir a que en nuestra sociedad la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad en todos los ámbitos, especialmente en los ámbitos de decisión.

Después del éxito de seguimiento en Redes, en el Blog de Community of Insurance y en los encuentros celebrados, nos parece necesario, y además lo hacemos con mucho gusto, poner en marcha este IIIpCMyE a partir de hoy, 24 de Enero de 2016.

La información del I y II plan se puede encontrar en los siguientes enlaces:

[btn link=”https://www.communityofinsurance.es/i-plan-de-comunicacion-mujer-emprendimiento” color=”forestGreen” size=”size-l” target=””]I Plan de Comunicación Mujer y Emprendimiento[/btn]

[btn link=”https://www.communityofinsurance.es/ii-plan-de-comunicacion-mujer-y-emprendimiento” color=”skyBlue” size=”size-l” target=””]II Plan de Comunicación Mujer y Emprendimiento[/btn]

Más de 40 profesionales y 4 expertos como ponentes han compartido con nosotros su conocimiento y propuestas para enriquecer un debate abierto, respetuoso, preciso y constructivo sobre la igualdad, la diversidad, la conciliación y el liderazgo en la empresa.

Creemos que es una ingenuidad:

  • Pensar que se conseguirá la igualdad de la mujer y el hombre por el puro devenir de la humanidad.
  • Aceptar sin más que las reglas y leyes para conseguir un marco de conciliación donde las mujeres y los hombres puedan desarrollar su vida personal y profesional de forma plena, es una cuestión de tiempo.
  • No darse cuenta que estamos en un mundo donde la diversidad forma parte de la naturaleza humana que hay que respetar proteger.
  • Pensar que el liderazgo de la mujer es aceptado sobre la base del talento en los Consejos de Administración y puestos directivos de las empresas.

Hay que cambiar la mentalidad, los hábitos sociales, las costumbres, las leyes y la reglas económicas para que la igualdad, la conciliación, la diversidad y el liderazgo de la mujer sea una realidad.

A lo largo de los próximos meses iremos publicando artículos y entrevistas alrededor de personas cuyas experiencias e ideas pueden ayudar a conseguir acelerar la consecución en la sociedad y en las empresas la total igualdad de hombres y mujeres porque creemos que será muy beneficioso desde cualquier ámbito que se analice.

Culminaremos el plan antes del verano con un encuentro abierto en un lugar que oportunamente comunicaremos.

Las personas, empresas e instituciones interesadas en saber más sobre esta iniciativa o participar en la misma se pueden dirigir a Mar Ramos: mar.ramos@communityofinsurance.com

Guillermo Dorronsoro,Decano de Deusto Business School, Miembro del Consejo Asesor de MET. Mujer, Empresa, TecnologíaEscribe: Guillermo Dorronsoro, Deán de Deusto Business School

 El 12 de Noviembre, el World Economic Forum publicaba el “Global Gender Gap Report 2015. Elaborado desde 2006, este informe mide la magnitud de la brecha de género en 145 países en cuatro grandes áreas: salud, educación, economía y política. Una vez más, los países nórdicos encabezan este ranking. España ocupa un discreto puesto 25 en la tabla, bastante por detrás del lugar que ocupamos por otros conceptos (como el PIB, por ejemplo).

Tan solo dos meses más tarde, esta misma semana, el World Economic Forum convocaba su encuentro anual, el Foro de Davos, que reúne en este pequeño pueblo suizo a las personas que mueven los hilos de la globalización. Un año más, la igualdad de género ha ocupado un lugar destacado en varios debates. Por ejemplo, se ha presentado por primera vez el “HeForShe Parity Report” de las Naciones Unidas.

Hasta aquí, todo bien, todo correcto. Reconocer, diagnosticar un problema es el primer paso para poder resolverlo.

Pero cuando miramos más allá de los informes, encontramos que entre las personas que han asistido a Davos, solo un 18% han sido mujeres. Ya el año pasado explicaron que ellos no tienen la culpa, se limitan a convocar a líderes con poder, y ocurre que son casi todos hombres. Efectivamente, en 2015 solo 21 mujeres lideraban las 500 compañías del índice S&P (4 menos que el año pasado, por cierto). El 4,2%, que hace que el 18% de Davos parezca una buena cifra.

Dedicamos esfuerzo a diagnosticar. Y también dedicamos esfuerzo a debatir sobre cuáles serían las acciones más adecuadas para corregir las desviaciones, para cerrar esa brecha (discriminación positiva, cuotas…). Me pregunto si no se nos va todo el esfuerzo al diagnóstico y a los debates, y cuando llega el momento de la acción se nos han acabado las fuerzas…

Davos es un ejemplo muy evidente. Reúne a quienes tienen el poder, al famoso 1%. Y les encanta hacer informes y debatir sobre la desigualdad (de la distribución de la riqueza, o de género, da igual). Pero cuando llega el momento de utilizar su poder, lo dedican a otras cosas diferentes (que tienen que ver más con cómo mantener o incrementar ese poder).

Así que cuando arranca este III Plan de Comunicación “Mujer & Igualdad y Emprendimiento”, me gustaría que lo haga con esta orientación a la acción que echo en falta en otras iniciativas. Está bien profundizar en el diagnóstico, sensibilizar, difundir, debatir… Pero también hace falta actuar, hacer, cambiar, transformar.

Claro que la acción siempre es más exigente, cuando haces cosas puede ocurrir que aciertes o que te equivoques… Yo mismo según voy avanzando en estas líneas y llego al momento en el que tendría que ser coherente y contaros cómo voy a pasar a la acción, encuentro más dificultades. Llevo parado en este párrafo un buen rato (los anteriores los he escrito de un tirón…), porque quería acabar el texto con un compromiso orientado a la acción, y no es sencillo.

Aunque cuando empiezas a pensar, no tardas en encontrar algunos:

  • A lo largo del año, me invitan a participar en foros, reuniones, jurados de diferente naturaleza, muchos de ellos con una dimensión pública. A partir de ahora, antes de aceptar preguntaré siempre si se ha tenido en cuenta un criterio de equilibrio de género. Y si no hay una presencia equilibrada (y no me valdrá que sea testimonial), no aceptaré incorporarme.
  • Dedicaré una de mis clases este curso (ya sabes qué enseño cómo se cambian las organizaciones), a pensar con mis alumnas y alumnos en cómo podemos hacer de la Universidad un espacio de mayor igualdad. Acciones, no diagnósticos…

Podría seguir (de hecho, voy a hacerlo cuando haya mandado este artículo). Pero mi lista no es la importante. Prefiero dejarte tiempo para que tú hagas la tuya.

Podrás igual pensar que mis acciones o las tuyas son muy modestas para realmente cambiar el estado de las cosas. Pero hay algo en la acción que no tiene el diagnóstico o el debate, y es su capacidad de contagio. Cuando vemos a otras personas actuar, cuando apreciamos la coherencia entre lo que hacen y lo que dicen, nos sentimos llamados. Es una reacción en cadena, que los informes no consiguen…

Así que no pienses en ello, que ya hemos pensado demasiado. Pasa a la acción, aprenderemos de esa experiencia, y luego podremos hacerlo mejor.

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Marita Osés

    Gracias, Guillermo Dorronsoro por recordarnos que no son las grandes estrategias proclamadas a los cuatro vientos sino las pequeñas acciones de cada uno las que conseguirán los cambios que nos llevarán a donde hace ya tiempo que deberíamos estar. Si no transformamos nuestras vidas, los cambios de gran escala tampoco sucederán. Felicito a Sr. Dorronsoro por su honestidad, por su coherencia y por sobre todo su paso al frente

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − tres =