Banner superior logo
Banner superior logo
Banner superior logo
El envejecimiento de la población, un factor de riesgo en el que debemos trabajar

El envejecimiento de la población, un factor de riesgo en el que debemos trabajar

FotoJesusAngelEscribe: Jesús Ángel González, Director de Comunicación del Grupo Liberty Seguros

Existen varios aspectos sociales, demográficos y culturales que hacen de la población senior un grupo cada vez más importante y a tener en cuenta. No hablamos sólo del aumento en la esperanza de vida, que ya alcanza los 82 años para los varones y 87 para las mujeres; sino también del descenso en la natalidad, que implica que este grupo tenga más peso al ser más numeroso. La previsión del Instituto Nacional de Estadística para dentro de 10 años es que la población mayor de 64 años sea de casi 10 millones de personas, lo que significa un aumento de más del 17% frente a las cifras de 2013. Las mejoras en la calidad de vida también influyen. Nuestros mayores son más activos, y las mejoras sanitarias y los avances médicos hacen que disfruten de una mejor salud, realicen más actividades y estén más presentes en el día a día de la sociedad.

Esta relevancia del incremento e interacción de la población senior, no sólo en la actualidad sino en el futuro de nuestra sociedad, justifican la necesidad de crear conciencia centrada en este grupo.

Esta necesidad se concreta en el entorno de la seguridad vial, ya que los peatones y conductores senior son considerados como uno de los colectivos más vulnerable desde la Dirección General de Tráfico. Existen cifras que indican que uno de los grupos de edad más implicado en accidentes de tráfico es aquel que va desde los 64 años en adelante y continúa creciendo progresivamente según se aumenta la edad.

Aunque la tendencia en las cifras de tráfico sobre siniestralidad vial es descendente -gracias a las campañas de concienciación y a la mejora de las carreteras y de los propios vehículos- de los 1.680 fallecidos en accidentes de tráfico en 2013, casi un 30% fueron mayores de 65 años. Si observamos también el índice de letalidad de este grupo poblacional vemos que es de 4,3%, mientras que para el resto de edades, este índice es solo del 1%.

Liberty Seguros ha indagado en este aspecto de la siniestralidad vial y ya desde el año 2013 realiza estudios con este grupo poblacional para intentar reducir al máximo los accidentes, concienciar a toda la población de la vulnerabilidad de este grupo y hacer de las ciudades espacios cómodos y seguros para todos.

Aproximación a la siniestralidad vial

El año pasado, con el estudio ‘Conductores senior y seguridad vial’, el Grupo Liberty Seguros, junto con el RACE, realizó una primera aproximación al problema de la siniestralidad vial de este grupo, desde el punto de vista de los conductores, ya que las personas mayores de 64 años conforman el 12% de los conductores censados. La finalidad del proyecto consistía en proponer una serie de medidas y actuaciones que garantizaran la movilidad de los mayores y éstas se han intentado difundir lo más ampliamente posible.

Las conclusiones del estudio arrojaron datos en los que se ha fundamentado la continuación de este proyecto, como que el peso de la siniestralidad se concentra en el grupo de peatones, representando aquellos de 65 años en adelante, más de la mitad del total de peatones fallecidos, un 55%.

Este estudio sobre conductores senior se realizó en el marco de la concienciación sobre seguridad vial, actividad que Liberty Seguros intenta promover en todos los sentidos e intenta hacer extensible a todos los sectores de la sociedad. Por su tipo de negocio, la empresa vive muy de cerca el drama de la siniestralidad vial y trabaja cada día por intentar reducirla y por hacer de las calles y carreteras, lugares más seguros.

El proyecto no sólo nos proporcionó cifras sobre la siniestralidad vial de los conductores senior sino que también analizó las conductas de movilidad de las personas mayores: qué tipo de vías prefieren para desplazarse y qué tipo de vehículos. Las respuestas indicaron que a pesar del envejecimiento inevitable, se trata de personas activas y autónomas; ya que prefieren utilizar sus propios vehículos, principalmente los fines de semana para realizar actividades de ocio y casi el 75% aseguraron conducir por autopista habitualmente. Precisamente esta es una de las conclusiones de este primer estudio que irá en aumento en los próximos años.

La unión de una buena situación de salud, el aumento de la longevidad y la situación general económica y social del país, han hecho cambiar el rol de la población mayor de 64 años. Ya no son personas de las que haya que ocuparse porque no pueden valerse; ya se han convertido en un grupo con responsabilidades. Muchos de ellos son activos, viajan, practican ejercicio, y muchos de ellos cuidan de sus nietos ya que los padres suelen trabajar y necesitan un apoyo en el cuidado de los más pequeños.

[btn link=”https://www.communityofinsurance.es/business-books/e-letters” color=”red” size=”size-l” target=””]Descarga e Letter Segurida Vial[/btn]

Un proyecto para los peatones senior

Este año se presenta el proyecto que continúa el camino trazado por el primero. Bajo el título ‘Movilidad senior, el camino de todos’, el programa se centra, en esta ocasión, en los mayores como peatones. A partir de los datos que señalábamos antes, en cuanto a demografía y siniestralidad, se entiende la importancia del desarrollo de este proyecto.

La intención, en esta ocasión, se centra en conocer las dificultades que encuentran las personas mayores de 64 años en sus desplazamientos cotidianos dentro de la ciudad, como peatones. Además de conocer sus comportamientos en la vía pública para posteriormente poder ofrecerles información, así como consejos, recomendaciones y advertencias sobre los cambios en su psicomotricidad con el paso del tiempo; los puntos peligrosos en los que deben tener especial cuidado; e inculcarles el respeto por las señalizaciones.

En esta campaña de concienciación, se detectarán los malos hábitos en conducta vial de este grupo con el objetivo de mejorar su seguridad y movilidad urbanas. Sin embargo, el proyecto no va dirigido exclusivamente a personas mayores, sino que pretende que el resultado del estudio sea interiorizado y asumido por toda la población y, de esta manera, contribuir a la reducción de la siniestralidad en el grupo senior.

Asimismo, la información recogida constituirá un valiosísimo informe para los Ayuntamientos e Instituciones Públicas, que podrán señalar y mejorar aquellos puntos considerados negros o de alta peligrosidad por las personas mayores en su rutina diaria por su ciudad. Son las Administraciones locales las que mejor pueden tomar medidas para la mejora de los espacios públicos y también las que mejor pueden hacer cumplir la normativa en cuanto a seguridad vial.

La campaña de concienciación

Este segundo proyecto se desarrolla en dos fases paralelas y complementarias. La primera consiste en un Road Show en el que gracias a un Aula Móvil, se recorrerán cuatro ciudades de la geografía española para informar y formar a la población en general y a la senior en particular sobre qué deben tener en cuenta a la hora de desplazarse por la ciudad para hacerlo de forma segura. La segunda parte de este proyecto, es un estudio basado en la recopilación de los datos que se obtengan tras una encuesta a nivel nacional, apoyado por aquellos datos que se recojan en las ciudades visitadas.

En cada ciudad se impartirán pequeños talleres de formación sobre las cuestiones a tener en cuenta por nuestros mayores como por ejemplo la evolución demográfica, la actividad de los mayores en edades avanzadas, las limitaciones de movimientos con el paso del tiempo, y algunos datos estadísticos de accidentes en los entornos urbano e interurbano.

Se trata de un proyecto que a buen seguro ofrecerá pistas sobre la interacción de los mayores en el entorno de la Seguridad Vial y que llevará a muchos a reflexionar sobre su actitud ante los mayores y sus necesidades de futuro.

 

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Enrique Gonzalez

    Jesus; estupendo tu artículo; aclara muchos aspectos que se han venido deslizando en la
    deficiente comunicación de la DGT, recogida por la prensa diaria, donde parecía
    que se iniciaba una persecución contra los conductores mayores de 64 años,
    causantes, aparentemente, de un montón de victimas y accidentes.

    Bien claro está que la mayor parte de estas víctimas mayores de accidentes de
    tráfico son peatones despistados o poco cuidadosos, y por otro lado, lógicamente,
    la mortalidad es mayor, no por el accidente, sino por complicarse las lesiones
    con el estado de salud previo de la víctima.

    Es la desventaja del envejecimiento, pero nuestros jovencitos de hoy, y los que
    ya no lo son tanto, deben ser conscientes que hay muchos más de los que ellos
    creen que no llegan a las 65 años; llegar ya tiene por tanto su merito.

    Envejecer es una fuente de experiencia, hay problemas si, pero el auténtico
    problema es no llegar a ser viejo, y no poder disfrutar de la vejez.

    Evitar el envejecimiento es algo que persigue la humanidad desde siempre, aun hoy es imposible, pero siempre ha sido posible detenerlo, basta con morir joven, pero la solución es mayor que el problema y no suele convencer a casi nadie. ¡ Afortunadamente!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 2 =