Banner superior logo
Banner superior logo
Banner superior logo
Entrevista a Rosa María Di Capua, socia de Mercer: Pensiones más bajas en tiempos de crisis

Entrevista a Rosa María Di Capua, socia de Mercer: Pensiones más bajas en tiempos de crisis

Entrevista realizada por Luis Badrinas 

(Cuando lanzamos la Newsletter de Vida y Pensiones teníamos el propósito de seguir de cerca las conclusiones de la comisión de expertos constituida por el Consejo de ministros y darle la máxima difusión posible además de invitar a expertos en la materia a darnos su opinión. A lo largo de las próximas semanas iremos comentando lo que se vaya publicando acerca de esta importante materia. Hemos tenido ocasión de publicar algunos artículos como los de Miguel Angel Vazquez y el recientemente de de Clara Armengol. Hoy hemos querido plantear algunas cuestiones sobre la materia a Rosa Mª Di Capua, Socia de Mercer y una grandísima experta que ha participado en la reciente newssletter antes citada con un artículo sumamente interesante sobre la importancia de la integración de las personas mayores en las plantillas bajo el titulo “el envejecimiento de las plantillas en las empresas”. 

Las conclusiones derivadas del informe de los expertos van encaminadas a garantizar el sistema de pensiones bajo el factor de sostenibilidad diseñado para que los desequilibrios del sistema se puedan anticipar cada año de manera transparente. Hoy queremos hacerle a Rosa algunas preguntas relacionadas con la publicación del informe así como otras que nos han surgido de lo que hemos tenido ocasión de leer recientemente en prensa) 

1.- Rosa ¿Podría aplicarse una política fiscal equitativa, como existe en otros países para mitigar en parte el impacto negativo en las pensiones más bajas? 

El principio de equidad a priori ya aplica a nuestro modelo impositivo que cuenta con una tarifa progresiva para que el “reparto de la riqueza” sea más equitativo. Ahora bien como muchos otros principios,  su interpretación pueda ser más o menos generosa depende yendo de quien lo  mida y aplique.

Por ejemplo hay que decir que en España la tarifa del Impuesto del IRPF gravaría a una pensión anual de 18.000€ con un tipo aprox. del 13% (comunidad de Madrid) mientras en Irlanda ese mismo pensionista estaría exento de pagar impuestos sobre esa pensión si tiene más de 65 años y sus ingresos no superan los 18.000€ (elevándose hasta 36.000€ el umbral de la exención si tiene cónyuge a cargo). El ejemplo de Irlanda no tiene porque ser el más adecuado a España pero sin duda nos puede abrir los ojos a que hay otras opciones para favorecer las rentas más bajas especialmente ligando la tarifa a la edad del sujeto pasivo. Conclusión: Sí creo que hay campo de maniobra para una política fiscal aplicable a las pensiones más “equitativa”. 

2.- ¿Por qué ha tenido un crecimiento tan escaso el sistema privado de pensiones?  

La verdad es que es una pregunta de no fácil respuesta y que se presta, me temo, a emitir juicios de valor si no se puede sustentar con datos contrastados. Tomad por lo tanto mi valoración como el juicio de la experiencia personal y profesional. La previsión social a nivel colectivo ciertamente ha tenido un desarrollo  preocupantemente  escaso  en nuestro país. 

La asignatura pendiente es “despertar” la conciencia colectiva (tanto a nivel empresarial como personal) de la necesidad y conveniencia de hacer ahorro-previsión. ¿Porque se dormita esa conciencia? A mi entender por 3 razones básicamente: 

(1) Falta en la cultura de nuestra sociedad la mentalidad de “planificar” lo que pueda o vaya a ocurrir mañana – Solución: Inculcar desde las aulas una “educación financiera” hoy inexistente. 

(2) Falta de un pacto social (empresas y sindicatos) para hacer de la previsión social un instrumento de negociación igual que lo son la revalorización salarial o la jornada laboral. Si los protagonistas en las mesas de negociación no se creen la importancia de este pilar de nuestras condiciones vitales, – no de hoy sino de mañana – difícilmente sus representados lo van a hacer. Solución:  Trabajar desde los dos lados de la mesa de negociación en soluciones más atrevidas e imaginativas (transformación de beneficios obsoletos, incentivos no en cash sino en salario diferido a la jubilación, etc,)  que compaginen la necesidad social de crear sistemas complementarias de ahorro y la visión empresarial de no incrementar costes sociales sin más.  

(3) Falta de compromisos político para dotar de estabilidad reguladora y congruencia una materia que ha de basarse no sólo en el consenso social sino en la estabilidad reguladora y la mejora continua. Solución: Abrir los ojos hacia otros modelos de previsión social privada más maduros y experimentados. 

La verdad es que  no es una pregunta de fácil respuesta y que se presta, me temo, a emitir juicios de valor si no se puede n  sustentar con datos contrastados. Tomad por lo tanto mi valoración como el juicio de la experiencia personal y profesional. En primer lugar he de decir que,  si bien la previsión social a nivel colectivo ciertamente ha tenido un desarrollo escaso  –  y por lo tanto  veo una clara necesidad de apuesta por el gobierno y la administración –  , la previsión social en las capas más altas de la sociedad, creo que  sí ha contado con una mayor concienciación  (y por supuesto mayor oportunidad) de ahorro finalista y para la jubilación. 

3.- ¿No deberíamos aprovechar la coyuntura para emprender una campaña de más profesionalización
– Advisor anglosajón – que ayude a poner orden en un mercado absolutamente depredador?
 

Por supuesto. De hecho nuestra experiencia ya empieza a demostrar que algunos de los mayores fondos de pensiones, aquellos que o bien tienen los recursos o bien los han contratado, ya han empezado a trabajar  en temas para asegurar su “buen gobierno”, se han reforzado para planificar estratégicamente la construcción de una cartera de inversiones más diversificada y mejor apoyada des de el punto de vista de gestión especializada (ahondando así también en la diversificación por estilo de gestión), etc. aprovechando todas las posibilidades que los mercados globales proveen. Los resultados empiezan a saltar a la vista, pero si, aun falta caminar en esa dirección y probablemente reforzar e incentivar el papel de los miembros de las comisiones  de control, personas responsables a veces de patrimonios superiores a la capitalización de las propias empresas en las que trabajan y  que representan. 

Muchas gracias

Acerca del autor

Especialista en modelos de distribución de seguros, fusiones y adquisiciones, socializador del conocimiento, Comunicador y conferenciante.Ex Consejero – Director General de AXA AURORA VIDA, Ex DG de AURORA, Ex Consejero de sociedades participadas del BBVA. Asesor de entidades aseguradoras en varios países europeos y de Corredurías internacionales.Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, Curso de Post grado en Dirección de empresas de UC Deusto.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − quince =