Los cambios de conducta para mejorar la salud y las tecnologías digitales.

Los cambios de conducta para mejorar la salud y las tecnologías digitales.

IWC2018

Joan Cornet aborda con rigor, precisión, maestría y amenidad el gran reto de la utilización de las aplicaciones tecnológicas en beneficio de las personas. En concreto repasa detenidamente el estado de la situación de la transformación de la atención sanitaria.

Muchas de las ideas aquí tratadas se ofrecerán por expertos en ehealth en Insurance World Challenges 18 el 15 de marzo en el panel “Contribución de la tecnología en la mejora del bienestar”. Más de 16 Insurtech ofrecerán demos en directo sobre sus aplicaciones y acuerdos con aseguradoras y brokers.

Reserva tu ticket antes del 31 de enero y benefíciate de un 40%

Joan Cornet Prat

Ingeniero Técnico y Psicólogo

Ex Director del mHealth Competence Center. Mobile World Capital Barcelona.

Director ECHAlliance. Barcelona HUB.

Los cambios de conducta para mejorar la salud y las tecnologías digitales.

Cuantas veces un doctor dice a su paciente que tiene que perder peso, que tiene que seguir una determinada dieta o que tiene que seguir a la letra una determinada prescripción farmacológica, y el paciente sigue con sus hábitos, frecuentemente esconde la verdad y no sigue lo que se le ha prescrito y no realiza los cambios que le serian beneficiosos.

Sin ir más allá, personas sin patologías evidentes, sabiendo que fumar o beber alcohol en exceso perjudica su salud, siguen auto engañándose, justificando cualquier motivo para seguir practicando unos hábitos a sabiendas de lo pernicioso que es todo ello.

El comportamiento relacionado con la salud es uno de los elementos más importantes en la salud y el bienestar de las personas. Su importancia ha crecido a medida que la salud pública ha mejorado y la medicina ha avanzado. Las enfermedades que antes eran incurables o fatales ahora se pueden prevenir o tratar con éxito, y el comportamiento relacionado con la salud se ha convertido en un componente importante de la salud pública. La mejora de los comportamientos relacionados con la salud es, por lo tanto, fundamental para las actividades de salud pública.

Los factores conductuales desempeñan un papel en cada una de las doce principales causas de muerte, incluidas las enfermedades crónicas como la enfermedad cardíaca, el cáncer y el accidente cerebrovascular, que son las principales causas de muerte en los países desarrollados. Los factores conductuales más comunes que contribuyen a la mortalidad o muerte incluyen el uso de alcohol, tabaco, y la conducción irresponsable de un vehículo; patrones de dieta y actividad; comportamiento sexual; y el uso ilícito de drogas.

Un estilo de vida saludable incluye alimentación saludable, actividad física diaria, reducción de la conducta sedentaria, protección contra el sol y exámenes regulares de detección del cáncer. Además de las elecciones de estilo de vida que realiza, la salud también está determinada por el tipo de ambiente que uno y su familia viven, trabajan, aprenden y disfrutan, así como también las políticas que impactan en su vida diaria.

Estar físicamente activo y minimizar el tiempo que se pasa sentado (comportamiento sedentario) es una forma importante de mantener la buena salud que actualmente disfruta y reducir el riesgo de muchas enfermedades crónicas.

¿Pero por qué sucede esta paradoja, sabiendo que nuestros hábitos son nocivos para nuestra salud, seguimos con ellos?

Una pista para comprender mejor esta paradoja.

Homo sapiens, los primeros humanos modernos, evolucionaron a partir de sus predecesores homínidos primitivos hace unos 250.000 años. Desarrollaron una capacidad para el lenguaje hace unos 50.000 años. Homo sapiens es parte de un grupo llamado homínidos, que fueron las primeras criaturas similares a humanos. Con base en la evidencia arqueológica y antropológica, creemos que los homínidos se separaron de otros primates en algún lugar entre 2,5 y 4 millones de años atrás en el este y el sur de África. Aunque había un grado de diversidad entre la familia de los homínidos, todos compartían el rasgo de ser bípedos, o la capacidad de caminar erguidos sobre dos piernas. (1)

El problema es que nuestro cerebro no ha evolucionado como nuestra sociedad. Partiendo de las cifras anteriores, la mayor parte de nuestra historia como humanos se ha desarrollado en sociedades en la que la caza y el forrajear eran la actividad más importante para poder sobrevivir. Nada cambió realmente hasta hace unos 3.000 años. Si añadimos que los cambios reales empezaron hace unos 500 años y que se han acelerado desde hace 300 años, llegamos a la conclusión que en el 90% de nuestra historia, la actividad humana estaba focalizada en la supervivencia, básicamente cazar animales, encontrar frutas y vegetales, defenderse de los animales salvajes y de las tribus enemigas. Nuestro cerebro es el mismo prácticamente. Un ejemplo es la necesidad en encontrar alimentos azucarados, es decir buscar frutas por parte de nuestros ancestros, para conseguir energía, se ha convertido en nuestra época actual en un abuso de alimentos preparados con grandes dosis de azúcar, provocando una epidemia de obesidad. Ser obesos en nuestra historia lejana, era prácticamente imposible. Los humanos tenían que ser muy agiles para conseguir sus presas, tenían que pelearse con fieras salvajes, si no querían convertirse en alimento sabroso para ellas, y frecuentemente tenían que luchar con tribus enemigas.  En resumen, para sobrevivir era necesario tener una salud de hierro y una forma física extraordinaria.

Los cambios conductuales en la salud son posibles. Siempre que haya la motivación adecuada.

El descubrimiento del conocimiento sobre enfermedades, evaluaciones tecnológicas y farmacología ha superado ampliamente el conocimiento sobre cómo ayudar a las personas a incorporar los avances de la atención médica en su vida diaria (2). Se dispone de abundante información sobre la promoción de la salud, pero la calidad y fuentes (3). Hay relativamente poco disponible para ayudar a las personas a ordenar la información, y mucho menos aplicarla a sus estilos de vida. Los profesionales de la salud necesitan comprender mejor cómo se realizan los cambios en el comportamiento de la salud y su papel para facilitar y apoyar el cambio. ¿Cómo las personas cambian el comportamiento de salud que persiste en el tiempo?

Ese comportamiento es crítico para la salud de las personas es innegable. Se espera que la cantidad de personas en el mundo con diabetes tipo 2 aumente de 366 millones en la actualidad a 552 millones en 2030; y considerando que alrededor de 17 millones de personas murieron de enfermedades cardiovasculares en 2008, se espera que unos 23 millones lo hagan en 2030.(4) La respuesta y la comprensión de estas epidemias deben incluir el comportamiento humano. Sin embargo, no es solo el comportamiento individual lo que impulsa estas epidemias. El comportamiento tiene lugar en entornos sociales y los esfuerzos para cambiarlo deben tener en cuenta el contexto social y las fuerzas políticas y económicas que actúan directamente sobre la salud de las personas, independientemente de las decisiones individuales que puedan tomar sobre su propia conducta. (5)

Se necesitan nuevas teorías para comprender mejor el cambio de comportamiento de salud. Uno de ellas, ITHBC (Integrated Theory of Health Behavior Change) se basa en la suposición de que el cambio de comportamiento es un proceso dinámico e iterativo. El deseo y la motivación son requisitos previos para el cambio, y la autorreflexión facilita el progreso. Las influencias sociales positivas influencian el interés y la voluntad de uno así como las relaciones positivas ayudan a apoyar y sostener el cambio. Cada vez hay más evidencia de que las intervenciones centradas en la persona son más efectivas que las intervenciones estandarizadas para facilitar el cambio de comportamiento en la salud (6) La participación en la conducta saludable es un resultado que puede lograrse a corto plazo (un resultado proximal) y la participación en la salud el comportamiento influye y conduce a la mejora en el estado de salud, el resultado distal realizado a lo largo del tiempo.

Model of Integrated Theory of Health Behavior Change.

La percepción del riesgo, la expectativa de resultados y la autoeficacia de tareas se consideran factores predisponentes en la fase de establecimiento de objetivos (fase motivacional), mientras que la planificación, el control de la acción y la autoeficacia de mantenimiento / recuperación se consideran influyentes en la fase de persecución de objetivos (volición fase). La primera fase conduce a la formación de una intención, y la segunda fase conduce a un cambio de comportamiento real. Tal modelo de mediador sirve para explicar los procesos sociocognitivos en el cambio de comportamiento de salud. Añadiendo una segunda capa encima, se proporciona un modelo de moderador en el que se distinguen tres etapas para segmentar la audiencia para intervenciones adaptadas. Identificar a las personas como precursores, intendentes o actores ofrece la oportunidad de relacionar los tratamientos basados ​​en la teoría con grupos meta específicos.

Las tecnologías digitales pueden ser de gran ayuda.

La adherencia al manejo de enfermedades crónicas es fundamental para lograr mejores resultados de salud, calidad de vida y atención médica eficaz. A medida que la carga de las enfermedades crónicas continúa creciendo a nivel mundial, también lo hace el impacto de la no adhesión. Las tecnologías móviles se utilizan cada vez más en la atención sanitaria y la práctica de salud pública (mHealth) para la comunicación, el seguimiento y la educación de los pacientes, y para facilitar el cumplimiento del tratamiento de enfermedades crónicas.

A medida que más intervenciones de salud conductual se trasladan de las plataformas tradicionales a las digitales, la aplicación de teorías y técnicas basadas en la evidencia puede ser doblemente ventajosa. En primer lugar, puede acelerar el desarrollo de la intervención de salud digital, mejorar la eficacia y aumentar el alcance. En segundo lugar, las intervenciones de salud conductual en movimiento a las plataformas digitales presentan a los investigadores oportunidades novedosas (que cambian el paradigma) para avanzar en teorías y técnicas. En particular, el potencial de la tecnología para revolucionar el refinamiento de la teoría es posible al aprovechar la proliferación de la medición objetiva en “tiempo real” y los “grandes datos” comúnmente generados y almacenados por las plataformas digitales. Se podría hacer mucho más para alcanzar este potencial. El reto es el de aprovechar mejor las ventajas potenciales de las plataformas digitales de salud, y revisar tres de los métodos más avanzados para hacerlo: diseños de optimización, modelado de sistemas dinámicos y análisis de redes sociales.

Ejemplos de Aplicaciones para el seguimiento de hábitos de cambio de comportamiento duradero

DailyTekk

Dailytekk.com describe esta aplicación como el rastreador de hábitos más robusto que hay. Básicamente, todos los días que completa una tarea (por ejemplo, 10 minutos de meditación) marca una casilla. Entonces, se forman las “cadenas” visuales. Mientras más larga sea su cadena, es menos probable que la rompa, por lo que el pensamiento sigue constante.

DailyTekk.com

Way of life

Esta elegante aplicación también te permite crear cadenas con opciones para saltear días o establecer hábitos negativos, que lo alientan a no hacer una determinada cosa (es decir, comer azúcar). La interfaz simple te ayuda a ver tu progreso a lo largo del tiempo, para conseguir los objetivos que hagamos decidido para la mejora de nuestra salud.

Wayoflifeapp.com

Habitica

Habitica es un videojuego pensado para mejorar tus hábitos en la vida real que “gamifica” tu vida, convirtiendo todas tus tareas (hábitos, tareas diarias y pendientes) en pequeños monstruos a los que debes vencer. Cuanto mejor lo hagas, más progresarás en el juego. Si no cumples algo en la vida real, tu personaje empezará a sufrir las consecuencias en el juego

Habitica

Intelligent Pain Diary

Para tratar el dolor de manera efectiva, los expertos recomiendan que lleve un diario. CatchMyPain te ayuda a expresar tu dolor, explicárselo a otros y observar el éxito de tu tratamiento. Además de todo esto, puede conectarse con pacientes similares y apoyar la lucha contra el dolor.

Catchmypain

Esporti Revolution

Es una app para mejorar la salud de los niños y adolescentes a través dos claves: actividad física y hábitos saludables. Una excelente herramienta para familias, profesionales y organizaciones que cuidan de la salud de los más pequeños, que además posibilita la tele monitorización y la telemedicina.

esportirevolution.com

Social diabetes

Aplicación de ayuda al control de la Diabetes Mellitus tipo 1 o 2. Permite al paciente llevar un registro de las comidas, medicación y niveles de glucosa en sangre, ofreciendo consejos y recomendaciones personalizados, gráficas de evolución, base de datos de medicamentos, etc. Incluyendo además la posibilidad de compartir dietas con otros usuarios de cualquier parte del mundo, o autorizar al profesional de salud para que gestione y haga un seguimiento remoto y en tiempo real de la enfermedad, permitiendo reajustar la medicación y alimentación.

socialdiabetes.com

Vamos a jugar para cambiar nuestros hábitos.

La gamificación se define como el uso de elementos de diseño de juegos en contextos no relacionados con juegos. La idea es que, si podemos aislar los ingredientes activos que hacen que los juegos sean adictivos, los desarrolladores de intervención pueden poner esos ingredientes en sus tecnologías digitales y hacerlos adictivos también. Por ejemplo, podemos hacer una actividad rutinaria que no sea un juego, como tomar medicamentos, en un juego que sea divertido y atractivo agregando elementos del juego, como ganar puntos por tomar medicamentos.

Mango Health ha desarrollado una aplicación de teléfono inteligente diseñada para motivar a los pacientes a tomar sus medicamentos a tiempo. Los usuarios establecen las horas en que deben tomarse los medicamentos y la aplicación se los recuerda. También proporciona información sobre los medicamentos y advierte sobre las interacciones medicamentosas y los efectos secundarios. Al tomar los medicamentos de manera adecuada, los usuarios obtienen puntos por tarjetas de regalo o donaciones caritativas en rifas que se realizan semanalmente.

mangohealth.com

MindMaze ha creado dispositivos que utilizan la realidad virtual, las imágenes cerebrales y las tecnologías de juegos para reciclar el cerebro de las víctimas de accidentes cerebrovasculares. También funciona en soluciones para lesiones de la médula espinal y pacientes con amputación.

mindmaze.com

A modo de conclusión.

Los programas y dispositivos que utilizan tecnología digital (intervenciones digitales) tienen un gran potencial para mejorar la salud de la población y la eficiencia y el alcance de la prestación de servicios de salud. Las aplicaciones móviles, mensajes SMS (servicio de mensajes cortos), sensores portátiles y ambientales, redes sociales y sitios web interactivos pueden mejorar la salud al respaldar comportamientos relacionados con la prevención de enfermedades, el autocontrol de afecciones a largo plazo y la prestación de servicios de salud basados en evidencias clínicas. Dichas intervenciones también tienen el potencial de causar daño si proporcionan un asesoramiento inadecuado, implican interacciones que socavan comportamientos deseados, comparten datos de manera inapropiada o se utilizan en lugar de intervenciones de cambio de comportamiento más efectivas.

Muchas de estas intervenciones digitales buscan fomentar o apoyar el cambio de comportamiento por parte de los profesionales de la salud, los pacientes o el público en general. Los desafíos involucrados en el desarrollo, la evaluación y la implementación de intervenciones efectivas de cambio de comportamiento digital, y la prevención del uso de métodos contraproducentes, apenas han comenzado a delinearse, y aún menos a cumplirse. Algunos de los desafíos son similares a los que enfrentan otras intervenciones de cambio de comportamiento, pero muchos son únicos, incluidos los de ritmo de desarrollo, compromiso con la intervención, medición de efectividad y rentabilidad, y cumplimiento de requisitos regulatorios, éticos y de seguridad.

Bibliografía.

(1) Strayer, Robert W. and Eric W. Nelson, _Ways of the World: a Global History (New York: Bedford/St. Martin’s, 2016), 3-4

(2)Institute of Medicine . Health and Behavior: The Interplay of Biological, Behavioral, and Societal Influences: Committee on Health and Behavior: Research, Practice and Policy Board on Neuroscience and Behavioral Health. National Academy Press; Washington, DC: 2001.

(3) US Department of Health and Human Services Office of Disease Prevention and Health Promotion (ODPHP) Improved healthfinder.gov makes health information quicker and easier to use: DHHS. 2008. [September 22, 2008]. http://www.hhs.gov/ophs/news/20080922.html.

(4) L. Chen, D.J. Magliano, P.Z. Zimmet. The worldwide epidemiology of type 2 diabetes mellitus – present and future perspectives. Nat Rev Endocrinol, 8 (2012), pp. 228-236

(5) L.J. Laslett, P. Alagona, B.A. Clark, J.P. Drozda, S.R. Wilson, C. Poe, et al.The worldwide environment of cardiovascular disease: prevalence, diagnosis, therapy, and policy issuesJ Am Coll Cardiol, 60 (Suppl. 25) (2012)

(6) Development of a framework for person-centred nursing. McCormack B, McCance TVJ Adv Nurs. 2006 Dec; 56(5):472-9.

 

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + cuatro =