¿Cómo la tecnología puede ayudar a una conducción más segura y agradable?

¿Cómo la tecnología puede ayudar a una conducción más segura y agradable?

En Insurance World Challenges 2018, el próximo 15 de marzo, en la Real Fábrica de Tapices de Madrid, podremos conocer las últimas tendencias tecnológicas y sus aplicaciones para ayudar a las personas a tener una vida más confortable y segura en los ámbitos de la salud, la conducción y la casa.

Expertos aseguradores y tecnológicos nacionales e internacionales compartirán su conocimiento.

Una oportunidad única para estar al día de la transformación aseguradora.

IWC2018

Javier Goikoetxea Gonzalez, Fundador y CEO de Grupo NEXT, Doctorando en Big Data

Que la tecnología está cambiando nuestras vidas, parece algo irrefutable con una cierta unanimidad. El impacto de estas tecnologías en nuestras vidas ha significado, entre otras cosas, que podemos acceder en tiempo real a casi cualquier información/dato que hay en cualquier lugar del mundo y eso redunda en que nos hace, en general, consumidores más y mejor informados.

Este contexto aterrizado en el mundo del automóvil ha significado que el vehículo se transforma, en mi opinión, bajo dos puntos de vista: el primer cambio pasa por ver al vehículo como un ordenador con ruedas y en el segundo el vehículo pasa de ser un bien a ser un elemento imprescindible en la cadena de la movilidad.

Si el vehículo es un ordenador con ruedas que debe gestionar de la mejor manera posible la movilidad, estamos juntando dos mundos que apuntan hacia el vehículo conectado, en una primera fase y al vehículo autónomo en la segunda.

Si decimos que el vehículo se ha transformado en un ordenador, estamos entonces entrando en un mundo de nuevas posibilidades donde los elementos de control, gestión y seguridad, por poner un ejemplo, permiten ya que sea el propio vehículo el que se anticipa con las respuestas que sean necesarias ante las circunstancias que se presenten en la conducción. El vehículo se puede autorregular, frenando ante determinadas situaciones o activando las luces de emergencia ante otras. Dicho de otra manera, la tecnología corrige los excesos o defectos que podamos tener los humanos para hacer de la conducción una movilidad segura.

Cuantos más elementos de control y seguridad tenga un vehículo, más gestiones se podrán realizar alrededor del vehículo y en beneficio del usuario o usuarios que lo conduzcan. En la misma línea hablamos de la sensorización de un vehículo, lo que permite acceder a la información para conocer (desde fuera y desde dentro del automóvil) el estado de los distintos módulos de nuestro vehículo.

En Grupo NEXT, estamos recogiendo eventos del vehículo cada 3 segundos. Los eventos son aquellos parámetros que podemos ir recuperando para determinar posteriormente las necesidades del propio vehículo y generar procesos para atender y solucionar dichas necesidades. Esta data compilada supone unos 50 Mb al mes, aun sabiendo que el 96% del tiempo, de media, un vehículo privado está parado.

“Cuantos más elementos de control y seguridad tenga un vehículo, más gestiones se podrán realizar alrededor del vehículo y en beneficio del usuario o usuarios que lo conduzcan.”

Pero entonces ¿por qué la data es tan relevante? Porque alrededor del vehículo, para un conductor que circula 12.562 KM al año (dato de KM medio en España. Fuente INE), se genera un gasto medio de 2.500 €. Si fuéramos capaces de gestionar una parte de esas necesidades de consumos, gastos y mantenimientos que debe hacer el usuario en su vehículo, nos encontraremos con un mercado potencial anual de más de 60 mil millones de euros.

¿Pero todo esto, cómo redunda en el conductor? Pues esta gestión responde a las necesidades de resolución de las necesidades que tiene el vehículo sin que tenga que preocuparse de ellas el conductor/propietario, ya que será el vehículo quien se conecte con la infraestructura y de manera tal que se pueda resolver la necesidad en tiempo, en forma y sobre todo en precio. Si somos capaces de ahorrar entre el 10% y el 15% de los gastos que va a tener un conductor al año en su vehículo, estaremos ahorrando entre 250 € y 375 €. Cantidad muy relevante para los bolsillos de cualquier usuario.

Además del ahorro inmediato por la utilización de los eventos del vehículo, se ofrece un componente muy relevante y valorado por los usuarios, la seguridad.

“Pero entonces ¿por qué la data es tan relevante? Porque alrededor del vehículo, para un conductor que circula 12.562 KM al año (dato de KM medio en España. Fuente INE), se genera un gasto medio de 2.500 €. Si fuéramos capaces de gestionar una parte de esas necesidades de consumos, gastos y mantenimientos que debe hacer el usuario en su vehículo, nos encontraremos con un mercado potencial anual de más de 60 mil millones de euros.”

Tener el coche localizado y monitorizado en términos de mantenimiento o estado del vehículo, es muy importante. La app de usuario permite al conductor obtener esta información (que es privada y personal de cada conductor) y la asociada de su estilo de conducción. Nuestra experiencia nos dice que un usuario no se descarga una APP para saber si es mal o buen conductor y por el contrario sí lo hace si tiene una recompensa inmediata en algo que el vehículo necesita para seguir circulando. En este contexto, los modelos de pago por uso no han sido bien aceptados por el mercado, ya que por una parte tenemos al mundo asegurador que ve un riesgo claro de reducción de primas medias sin mejora de siniestralidad al ir a un colectivo que ya de por sí tiene un precio ajustado a su siniestralidad y por otro el usuario no entiende que tenga que no tenga un ahorro muy significativo en su póliza por el hecho de llevar tecnología incorporada en su vehículo. Todos recordamos la agresividad de las ofertas comerciales de algunas compañías de seguros, en donde ofrecen una mejora del precio, seas quien seas y vengas de donde vengas, luego la canibalización por precio es algo que en el mercado español es anterior al pago por uso.

Lo que sí es cierto es que este segmento de conductores y gracias a la conducción autónoma vamos a observar una disminución muy significativa de la siniestralidad (los vehículos de google han tenido 11 siniestros menores en 2,7 millones de kilómetros, ninguno de los cuales ha sido causado por el vehículo autónomo sino por el contrario). Sin duda la menor siniestralidad traerá consigo una reducción de las primas para las aseguradoras y posiblemente en los primeros años una mejora de los márgenes lo que a medio y largo plazo se traducirá en que los márgenes del sector asegurador no darán para tanta compañía aseguradora en la industria.

Podemos concluir afirmando que la tecnología nos ofrece seguridad en la conducción pero sobre todo, permite solucionar problemas para hacer la vida más fácil al conductor. Su adopción dependerá de nosotros.

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =