Formación Profesional: mucho más que competencias técnicas

Formación Profesional: mucho más que competencias técnicas

jose-iribasSobre el autor

José Iribas, José Iribas, (@jiribas ) es Director de Expansión Académica de UNIR y colaborador en la Fundación Atresmedia como experto en Formación Profesional. Editor del blog DAME TRES MINUTOS.

En cada ciclo de Formación Profesional, como en cualquier ámbito educativo, son importantes los contenidos que se transmiten a los estudiantes. Y, desde luego, los conocimientos teóricos, prácticos o técnicos que estos adquieren.

Estamos preparando a futuros profesionales.

Pero no los formaríamos bien si olvidáramos que, además, son muy necesarios unos hábitos positivos, valores, competencias, que –siendo relevantes para cada ser humano- también nos definen profesionalmente.

Dos buenas razones (la personal y la laboral) para que nos centremos en que nuestros estudiantes adquieran esos hábitos y valores -si no los tuvieran- y los potencien. Y para saber si ello ocurre así es importante que evaluemos su consecución y progreso.

En mi blog personal, Dame tres minutos, te he hablado en varias ocasiones de esto.

En concreto, en su día, me referí a los siguientes:

1.- Hábitos y valores que facilitan la convivencia y la vida en el centro educativo (y en el de trabajo, añado)

  • Respeto hacia las personas
  • Respeto hacia las normas
  • Cuidado de los objetos y del entorno
  • Amabilidad y empatía

2.- Hábitos y valores que facilitan el trabajo y el estudio:

  • Organización y planificación
  • Interés y atención
  • Constancia y perseverancia
  • Responsabilidad

 3.-Hábitos y valores que favorecen el bienestar personal y familiar (añádele el profesional):

  • Autoestima
  • Confianza en los demás
  • Equilibrio emocional
  • Autocontrol

4.- Hábitos y valores que favorecen el compromiso con las personas y la sociedad

  • Solidaridad, generosidad y altruismo
  • Cooperación, colaboración, compromiso social
  • Proactividad y optimismo
  • Disposición hacia la justicia.

No te estoy descubriendo nada si digo que las empresas buscan, sí, buenos técnicos. Pero para que lo sean (de manera íntegra e integral) han de ser a la vez personas que se distingan por su orden, puntualidad, capacidad de trabajar en equipo, esfuerzo, amabilidad… por todos esos valores que he venido mencionando en el post y algunos más.

Como bien señala Howard Gardner, profesor de Harvard y Premio Príncipe de Asturias, ‘una mala persona no llega nunca a ser buen profesional’ (enlace). O, como nos prevenía un profesor del IESE: ‘Si te sale un colaborador perverso, pídele a Dios que te salga vago, porque como te salga activo, te hunde’.

Algunos ejemplos

¿Has tenido alguna vez una mala experiencia en cómo te ha tratado un empleado al prestarte un servicio? O al revés ¿has percibido lo bien que alguien te atendía?

Un pensamiento automático en el primero de los casos (aunque no siempre será así) es pensar: ‘Este, seguro que no es el dueño del negocio’. ¿A qué atribuyes esa idea? Obviamente a que sería ‘suicida’ para el propietario y para su empresa ese maltrato al cliente (que, muy probablemente, pronto dejaría de serlo).

Por el lado positivo: ¿Has sentido el orgullo de ver cómo trabajáis, a gusto, en tu entorno laboral? No me contestes que no… Y si así fuera, ‘tenemos un problema, Houston’. Y no es cosa nimia.

Al menos, ¿has sentido la satisfacción de volcarte personalmente en hacer las cosas bien? ¿Has disfrutado de un detalle de un compañero o de un agradecimiento de un cliente?

Por cierto -permíteme este paréntesis-, hay empresas que dicen ‘enfocarse en el cliente’ y a veces se olvidan del empleado: siempre recordaré una frase que escuché. Venía a decir que, si quieres que las cosas vayan bien, hay quien hay que cuidar es a los empleados: cuida de estos y ellos ya se encargarán -y bien- de tus clientes. ¡Qué importantes son la motivación extrínseca, intrínseca y trascendente! ¿Sabes que hay personas muy bien pagadas que… no se sienten valoradas? ¿Sabes que las hay que pudiendo cobrar más en otra empresa optan por quedarse en la suya ‘porque hay muy buen ambiente profesional’? Cierro paréntesis.

Volvamos a la cuestión: leí hace poco una noticia que decía así: ‘Un camarero recibe 500 dólares de propina por un acto de amabilidad’. Te la dejo en este enlace, por si quieres leerla. Merece la pena. Por cierto, estoy seguro que la cuantía de la propina no fue la mayor satisfacción: apuesto a que lo fue el reconocimiento y la gratitud hacia su conducta.

Y ya que hablamos de camareros (y por volver a nuestros hábitos positivos y valores y concluir) recuerdo haberle leído a ese gran asesor de empresas, coach, escritor, que es Francisco Alcaide una anécdota con el siguiente diálogo (te dejo en este enlace el texto completo):

Un cliente de un restaurante, admirado, pregunta al propietario del mismo:

– ¿Qué hace Vd. para contratar estos camareros y que atiendan con tanta amabilidad y servicio?

La respuesta es contundente:

– Yo no contrato camareros… contrato gente que sonría y luego les enseño a hacer las mesas.

Tenemos una Formación Profesional en la que -por seguir con el ejemplo de la hostelería- podemos enseñar muy bien a ‘hacer las mesas’. Pero, no es menos importante, que también nos volquemos en que nuestro alumnado ‘aprenda’ a sonreír, a ser puntual, organizado, a trabajar en equipo, a esforzarse cada día… Debemos formar también en todo ello. Naturalmente con su indispensable colaboración. Y la de su familia.

Habrá alguien que pensará que, a estas alturas, ya en FP, ‘tarde es Pedro, para cabrero’. Es evidente que la formación en etapas previas es muy relevante. Pero jamás hay que tirar la toalla por un chaval.

Cada estudiante que llega a un profesor es un reto para hacer de él una persona y un futuro profesional mejor. Así que… a trabajar con esos mimbres, desde el convencimiento de que ‘nunca es tarde si la dicha es buena’.

Y, ¿qué mayor dicha que la de contar con profesionales con una formación integral? Esa es una gran apuesta educativa. También para FP.

Acerca del autor

Somos una Empresa de comunicación y gestión del conocimiento asegurador en RED dirigida a las empresas y profesionales iberoamericanos, especializada en Comunicación Corporativa, Gestión del Conocimiento, Consultoría Estratégica y Eventos para la Industria Aseguradora.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve + cuatro =